ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1565 ¿Cómo puedes ser tan mariquita

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9324

Actualizado: 2019-05-20 01:54


Había sido el Tío Cu quien había difundido la noticia de que esta perla era la más irresistible del mundo, tal como se emitía en las noticias locales, y joyeros de todo el mundo vinieron a inspeccionarla para verificar su autenticidad. Ellos encontraron que coincidía exactamente con sus expectativas. Era la gema más valiosa que había existido hasta la fecha. Las familias ricas del mundo expresaron su codicia por ella, e incluso el presidente del País C tuvo que intervenir para calmar los ánimos cuando su esposa exigió que se incautaran los bienes del Tío Cu para que él se viera obligado a vender la perla sólo para cubrir los pagos. Esto sin duda había causado conmoción en la escena internacional.

Y luego, después de una serie de eventos sin complicaciones, Álvaro se convirtió en el verdadero dueño de la perla. Y ahora le pertenecía a Ángela.

"¿Es esta realmente la perla de la que todos han estado hablando? Qué curiosidad. Fue el tema más hablado de esta década". Ángela no podía contener su emoción mientras expresaba esa opinión.

Había estado interesada en joyas raras toda su vida, y había oído hablar de esta perla durante muchas noches sola en la sala de investigación y desarrollo con sólo una televisión para hacerle compañía.

El Tío Cu asintió. Él le echó un vistazo a la perla y luego miró a Álvaro.

Al ver la sorpresa en el rostro de Ángela, Álvaro dejó escapar una sonrisa infantil.

No importaba la cantidad de energía y dinero que había invertido, valía la pena provocar la sorpresa de una niña linda y de ojos grandes como Ángela.

Cuando salieron de la casa de los Cu esa noche, llevaban varias cosas en sus manos. Todo había sido elegido por Ángela y comprado por Álvaro para ella como regalo.

Ella silenciosamente calculó el valor de estos regalos, y descubrió que este era bastante alto.

Su precio era tan alto, de hecho, que sintió que era difícil averiguar su valor exacto con cualquier medida precisa.

Sentada en el asiento del pasajero, Ángela no pudo evitar acercársele a Álvaro. "Ala Grande, ¿qué recompensa quieres?", ella le preguntó. "Voy a hacer cualquier cosa que te plazca".

Después de un momento de consideración, Álvaro le puso la mano en la nuca y la atrajo en su dirección, luego la besó con suavidad.

Oh! '¿Por qué me besa de repente? ¿Es su respuesta a mi pregunta?', ella se preguntó.

Pero...

¡Bien! Ángela dejó de hacerse preguntas y decidió dejar que él la besara cuanto quisiera.

Ella puso sus brazos alrededor de su cintura y se acercó más a él.

Al cabo de un rato, escucharon un fuerte y oprobioso sonido de toquidos. Su beso fue interrumpido por alguien golpeando el capó del auto de Álvaro.

Ambos abrieron los ojos al mismo tiempo, pero siguieron abrazándose. Esto se debía a que Ángela sint

Gonzalo se sintió mal. Empezó a dudar de si era el hermano de Ángela o no.

"¡Cállate! ¿Dónde está la perla?", Gonzalo le preguntó a Álvaro.

Este último señaló el coche.

¡Gonzalo tuvo que pensar rápido para adivinar que la perla estaba en el auto! Pero no dijo nada. En cambio, soltó un suspiro.

Si un hombre ama a una mujer, querría darle el mundo entero. Y si no pudiera hacerlo, le daría lo mejor que pudiera conseguir.

Se estimaba que la perla valía al menos mil millones de dólares, y Álvaro la había comprado para Ángela sin dudarlo, porque eso es lo que significaba el verdadero amor. Era un sacrificio simbólico.

No había duda de que Álvaro y Ángela se amaban profundamente. Gonzalo se encontró en una encrucijada moral, pues no sabía si apoyar su unión o seguir rechazándola siguiendo sus principios. Eso le causaba mucha angustia mental.

Parecía que a Ángela eso no le importaba en absoluto, pues estaba sosteniendo las fotos que acaba de tomar y hablando con Álvaro felizmente.

...

Por la noche en la sala privada 666 del Club Nocturno Tormenta

Cuando Ángela y Álvaro llegaron, Daniel estaba abrazando la cintura de su esposa con los ojos cerrados.

Irene se puso de pie al ver a Ángela. Después de saludar a Álvaro, sostuvo el brazo de Ángela y le preguntó en voz baja: "Ángela, ¿eres la novia de Álvaro ahora?". Ella los había visto entrar en la habitación de la mano justo en ese momento.

"No... todavía", Ángela negó con la cabeza a regañadientes. Era totalmente inviable; lo negó después de que, literalmente, le había comprado una perla de mil millones de dólares y había renunciado a la mayoría de sus amigos por ella, pero aún así no le había pedido que fuera su novia, así que no había ninguna diferencia.

Dos gerentes de ese club llegaron para saludarlos, ya que Álvaro se había sentado junto a Daniel.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir