ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1568 Mantén a tus amigos cerca, pero mantén a tus enemigos aún más cerca

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8589

Actualizado: 2019-05-21 00:07


Ella parecía sincera. No parecía ser del tipo de persona que mentiría. Álvaro bajó la cabeza para mirarla y pensó: '¿Cometí un error?

Tal vez sólo sea que deseaba tanto que la chica de aquella noche fuera Ángela, que vi lo que quería ver y la confundí con ella...' -----

Él se acercó a la oreja de ella. "Ángela, si creyera que alguna vez me has mentido, sabes que el castigo será severo, no te... será tan malo que no podrás levantarte de la cama durante tres días, ¿me oyes?".

Si la mujer de aquella noche era Ángela, él no solo la ataría a la cama durante tres días, sino también... la haría rogar por su misericordia en diferentes posiciones.

Mmm... ¿Qué tipo de castigo era ese? Al pensar en esa noche maravillosa, Ángela se sonrojó: "Hay mucha gente aquí, Álvaro, libérame ahora mismo".

Sin embargo, su comportamiento ya había atraído la atención de muchas personas. Muchos pares de ojos los miraban fijamente.

Ángela dejó escapar un suspiro de alivio después de ser liberada. Luego escuchó que Álvaro le decía: "Dile a Fausto que salga".

Estaba claro que Fausto lo había estado menospreciando, y Álvaro deseaba devolverle el favor.

Ángela asintió y corrió a la habitación, sin aliento, le dijo a Fausto: "Álvaro quiere verte, está afuera".

Como en trance, Fausto se quedó sin aliento al pensar en lo que había visto antes. Miró a Ángela con una expresión peculiar y salió de la habitación.

Álvaro estaba parado muy recto en el pasillo con sus manos carnosas colgando al final de cada manga. No se aventuró a hacer nada al ver a Fausto, pero cualquiera se sentiría inferior si se atreviera a acercársele.

Fausto caminó hacia Álvaro, y se apoyó contra la pared. '¿El Director Gu está celoso de mí?', él se preguntó.

Álvaro lo miró de reojo: "Fausto Li, el hijo ilegítimo de Teo Li de la familia Li de Shine Empire, y tu madre sufre de asma..."

Fausto se enfureció ante las palabras de Álvaro. Sus ojos se volvieron de un rojo intenso.

Sus antecedentes eran su mayor agonía. Él había dejado a su familia hacía más de diez años con el propósito específico de dejar atrás todas las trampas de esa vida de la que huía.

En cuanto a mantener el apellido de su familia, era porque su madre se lo había rogado...

Él sabía que, tarde o temprano, su pasado lo alcanzaría.

Pero no esperaba que Álvaro, que no tenía intereses en un conflicto con él, lo hubiera investigado.

Además, él no era más que un médico. Si ese médico era capaz de descubrir su historial encubierto, entonces él debía ser alguien importante en el mundo de l

enamorado de esa perla! La atesoraría por siempre.

Ella siempre había sido una persona de mal genio, por lo que inmediatamente lo llamó. Álvaro respondió a su llamada de inmediato, y Ángela no pudo evitar levantar la voz y gritarle: "¡Álvaro, eres muy malo! Tú... ¡No puedes ser llamado un hombre! Tú... ¡Eres un cachorro!".

Así es, Ángela no sabía cómo insultar a la gente.

Tenía que esforzarse demasiado para organizar y trazar sus oraciones antes de abrir la boca para decirlas. A pesar de que se había devanado los sesos, terminó llamándolo cachorro...

Ninguno de los dos habló. El único sonido provenía de Ángela, quien respiraba rápidamente debido a su ira.

Mirando por la ventana, Álvaro se quedó callado con una sonrisa brillante, tratando de imaginar la cara de enojo de Ángela y sintiéndose divertido por ello.

Después de un largo período de silencio, Ángela estaba ansiosa, "Álvaro, ya que no quieres hablar conmigo, ¡no nos contactemos más!".

¡Ella también tenía carácter! ¡Creía que podía vivir una vida mejor sin él!

Pero seguía sin haber respuesta desde el otro lado de la línea...

Ángela no pudo evitar llorar, "¿Por qué estás tan molesto... Álvaro... ¡De ahora en adelante ya no te amaré!".

Ella lo había amenazado con no contactarlo más, pero él no dijo nada para persuadirla de lo contrario... ¿Acaso él quería que así fuera?

De repente, Álvaro habló: "¿Acaso mi memoria me engaña? Pensé que habías dicho que te gustaban Marcos y Fausto."

¿Marcos? ¿Y Fausto? "Sí, me gustan. ¡El príncipe que Marcos interpretó en esa telenovela era tan guapo!".

La sonrisa en la cara de Álvaro desapareció. Él le era indiferente a Ángela, "¿Entonces por qué me llamaste?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir