ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1579 Capitulo Superdeportivo CR

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8735

Actualizado: 2019-05-23 00:17


Tarde o temprano, Ángela debía llegar a aprender todo bajo la guía de Álvaro, su gran maestro. En realidad, ese no era un buen momento para llamar a Nancy, ya que ella y Simón estaban enfrascados en una batalla de genitales.

Pero Ángela de hecho estaba un poco enojada con Álvaro. Él no tenía que hacer eso mismo con ella... Ángela podía entender por qué Álvaro le diría la verdad. Eran amantes después de todo. Pero, ¿tenía que decírselo de esa manera tan sexual?

¡Era un día soleado! Ángela se dio la vuelta en la cama, abrió los ojos y, sorprendentemente, podía ver todo.

Sin que ella se diera cuenta, Álvaro le había quitado la gasa de los ojos cuando ella estaba profundamente dormida. Además, ella sintió un poco de ungüento alrededor de las cuencas de sus ojos.

De pie frente al espejo del dormitorio, inspeccionó cada ojo para descubrir que estaban casi completamente curados gracias al ungüento chino especial que Álvaro había confeccionado para ella.

Originalmente, sus ojos estaban rojos e hinchados. Pero ahora, parecían estar bien y nadie podría encontrar ninguna lesión o deterioro en ellos. Al menos, mientras usara un poco de maquillaje.

Pero Ángela no usó ningún tipo de maquillaje. Simplemente se lavó la cara y salió por la puerta principal de la Mansión Shengfeng.

Sin embargo, de repente un coche Audi bloqueó su camino.

Ángela descubrió que era Benito quien bloqueaba el camino. ¡Él abrió su ventana y le sonrió a Ángela de manera obscena!

"¡Ángela, te he estado esperando! ¡Sabía que estarías aquí!". Cuando fue al Departamento de Investigación y Desarrollo para buscar a Ángela, ¡le dijeron que no había ido a trabajar ese día!

Por lo tanto, preguntó y finalmente descubrió que Ángela estaba en la casa de su primo.

A pesar de que llevaba gafas de sol estilo Hepburn, ¡Ángela seguía viéndose muy hermosa! Benito no pudo evitar sonreírle obscena y lascivamente.

Después de un minuto, Ángela se dio cuenta de que no iba solo. Lo seguían tres autos en los que había muchos tipos guapos y hermosas chicas listas para comenzar la fiesta. Todos abrieron sus ventanas y miraron a Ángela.

A ella Benito le caía tan mal que no quería hablar con él en absoluto. Por lo tanto, cerró la ventana y trató de dirigirse a una rotonda.

Desafortunadamente, Benito no se rindió. ¡Él aceleró y volvió a bloquearle el camino!

Además, los otros tres autos también bloquearon su auto.

Al final, los cuatro autos la tenían rodeada y le resultaba imposible salir.

¡Ángela se enojó! Abrió la ventana de inmediato y le gritó: "¿Qué estás haciendo aquí? ¿Estás loco?".

B

ermana Ángela, ¿por qué estás aquí con Benito?", Lulu conocía a esas personas. Todos ellos eran ovejas negras y amigos de Benito.

Él le respondió de inmediato cuando vio a Lulu: "¡Prima Lulu, me encontré con Ángela aquí!".

"¡Bien! Pero vi que estaban peleando el uno con el otro. ¿De qué estaban hablando?" '¿Se acaba de encontrar con Ángela? Pero, ¿por qué los cuatro coches la están rodeando?', Lulu pensó para sí misma.

Benito recordó lo que había dicho Ángela, así que sonrió con desdén, "Ella estaba muy confiada y me pidió que hiciera una apuesta acerca de si mi primo le compraría o no un superdeportivo CR! ¡Acaba de atraer la desgracia hacia su propia cabeza! '¿Cómo puede ser posible que Álvaro le compre un superdeportivo CR?'.

En cuanto a Benito, ¡nunca gastaría tanto dinero en una mujer! Si tuviera dos mil millones de dólares, preferiría gastarlos en más mujerzuelas de las cuales abusar y tener sexo con todas ellas, ¡igual que un chulo rufián común!

'¿Qué es un superdeportivo CR?', Lulu pensó un poco y recordó lo que era. Evidentemente, no había ninguna razón para hacer tal pregunta o incluirla en el flujo narrativo. El superdeportivo CR era el nuevo automóvil lanzado apenas el mes pasado por el Grupo SL.

Era un poco caro... Ella se golpeó la frente con la mano y dijo "¡Duh!"

Ángela se colocó las gafas de sol sobre la cara y se dirigió hacia el otro lado. Luego sonrió y dijo: "¡Era solo una broma! ¿A dónde vas?"

Lulu dijo distraídamente: "Fui al hospital, pero no estabas allí. Mi hermano me dijo que estabas aquí". En ese momento, Lulu sacó su teléfono y le envió a escondidas un mensaje a Álvaro: "Hermano, si Ángela quisiera un superdeportivo CR, ¿serías tan bueno como para comprárselo?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir