ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1581 Ve y pide un superdeportivo CR

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8314

Actualizado: 2019-05-23 01:17


Lulu todavía estaba pensativa, cuando Benito golpeó muy enojado la ventana del auto de Ángela, determinado a sacarla de ahí.

Ángela en ningún momento se sintió asustada De lo contrario, abrió la puerta y se bajó del auto con confianza.

Cuando Benito estaba a punto de abofetear a Ángela, ella le lanzó una patada, lo que hizo que Benito se arrodillara del dolor.

"¡Chicos! ¡Ayúdenme aquí! ¡lleven a Ángela a mi coche de inmediato! Ella necesita que le enseñe una lección", dijo Benito enojado.

Los hombres de Benito se mostraron tranquilos de la situación. Pensaron que Ángela era superada en número por ellos por lo que estaba condenada a morir.

Pero estaban equivocados...

¡Antes de que se dieran cuenta, Ángela ya había tirado al suelo a cuatro de los hombres!

"¡Maldición! Benito, esta perra es fuerte!", uno de los hombres se levantó del suelo, con el rostro lleno de furia. Tenía que enseñarle una lección a Ángela. Se tambaleó y apoyó en su auto, después comenzó a hacer una llamada telefónica. "¡Traigan más hombres aquí! ¡Tenemos que aniquilar a Ángela ahora!", gritó el hombre.

Ángela estaba escuchando lo que él dijo y rápidamente reaccionó. Ella hizo una señal a un auto cercano.

Pronto, tres guardaespaldas salieron del auto y dijeron juntos, "Señorita Ángela".

"Cuidenlos por mí. ¡Quiero irme de aquí!", le molestaba ver a Benito.

"Sí, Señorita Ángela. ¡nosotros nos encargamos!".

Uno de los tres guardaespaldas sometió a Benito cuando estaba luchando contra él, mientras que otro se sentó en el asiento del conductor del automóvil de Benito. Luego, condujo el auto hacia el otro lado para despejar el camino de Ángela.

En el momento en que Ángela estaba lista para irse, tres personas más se pararon frente a su auto, bloqueando su camino. Ellos gritaron enojados, "¿Crees que puedes escapar después de golpear nuestro auto? ¡De ninguna manera! ¡Tú vas pagar!".

"¡Así es! ¡No solo tienes que pagar, sino que también debes disculparte con nosotros, tus maestros!".

Ángela estaba estupefacta.

¿Maestros? Ella se rió cuando los escuchó referirse a sí mismos como maestros. Ángela abrió la ventana y dijo con desdén, "¿Quieren otra paliza?".

Los dos hombres que habían sido golpeados por Ángela se pusieron pálidos después de escuchar lo que ella dijo. Ellos respondieron, "¡Perra arrogante! Nuestros hombres llegarán pronto. ¡No te dejaremos escapar!".

Ángela se frotó las sienes y pensó, '¿Qué clase de personas son?'. ¡Absolut

tuvo que incluir a Ángela para escapar del castigo de Álvaro.

Ángela estaba furiosa. Ella quería saltar sobre Benito y golpearlo. No entendía cómo podía ser una persona tan desvergonzada.

Álvaro le dio unas palmaditas en los hombros a Ángela para calmarla. Entonces le dijo, "Déjame manejar todo".

Ángela se sintió relajada con esas palabras.

Entonces, Álvaro llamó a otro asistente que se encontraba detrás de él, cuyo nombre era Alonso. Le dijo a Alonso, "llama a todos los establecimientos de entretenimiento en la Ciudad J para que prohíban la entrada a todos estos tipos. Además, llama a la escuela de Benito y dile al director que permita que Benito continúe asistiendo durante algunos años más hasta que obtenga una calificación aprobatoria".

Estas órdenes asustaron a los chicos, que casi se orinan.

Nunca dudaron de la habilidad y el poder de Álvaro.

Él no era nadie antes de llegar a su actual posición. Ahora que era el jefe, tenía poder y autoridad.

Ángela se sintió abrumada por la idea de que Álvaro comprara un superdeportivo. Intentó soltarse del abrazo de Álvaro para evitar que Conrado comprara el auto.

Pero Álvaro no la dejaría.

"Álvaro, realmente no hay necesidad de comprar el superdeportivo. ¡No quise decirle eso a Benito!".

Álvaro se rió, "Está bien. Solo quiero ver correr desnudo a Benito alrededor de Ciudad J".

Ángela se sentía aturdida. Ella no sabía qué sentir después de escuchar lo que dijo Álvaro.

Parecía que Benito no se escaparía de correr desnudo alrededor de la Ciudad J.

Benito sabía que estaba en graves problemas. Lo único que podía hacer era llamar a Helen para pedir ayuda.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir