ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1584 No Aceptación

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7551

Actualizado: 2019-05-24 00:17


Las enfermeras y los médicos empujaron a un paciente fuera de la sala de operaciones, horrorizados por la multitud. Un médico gritó: "Por favor, evacuen y dejen que el paciente regrese a la sala". Por el bien del paciente, los periodistas se calmaron un poco.

"Por favor, déjenos pasar primero..."

Los guardias de seguridad tardaron mucho tiempo en crear un camino para que el paciente pudiera abandonar el área.

Álvaro se vio rodeado rápidamente en la otra esquina y una enorme ola de periodistas con micrófonos le hacía preguntas.

Mientras tanto, él permaneció en silencio, mirando los informes de la operación y esperando tranquilamente a que los guardias de seguridad se deshicieran de los reporteros.

Un reportero comenzó a impacientarse, "Sr. Álvaro, ¿no sabe que es descortés ignorar a todo el mundo de esta manera?".

"¡Todos están muy preocupados por sus asuntos!"

Al ver que él guardaba silencio, algunos reporteros comenzaron a molestarse, subiendo el tono.

Su táctica no afectó a Álvaro, quien siguió callado e ignoró a los periodistas. En ese momento, fue el turno de Conrado de presentarse y decirle a todos que se callaran antes de hablar: "Por favor, comprendan que estamos en un hospital, así que, por favor, muestren cortesía. Lo que es más, el Sr. Álvaro acababa de terminar una operación que tomó dos horas, por lo tanto, está agotado. Si quieren entrevistarlo, búsquenos y reserven una cita..."

Tan pronto como terminó de hablar, Álvaro levantó la vista hacía los reporteros y le dijo: "Conrado, sólo aceptaré entrevistas acerca de mi trabajo y del hospital. No aceptaré entrevistas sobre mis asuntos personales".

Conrado parecía un poco avergonzado. Pensó: '¿No puede ser un poco más diplomático?', luego suspiró y dijo: "Sí, señor".

Los reporteros continuaron: "Entrevistaremos a Ángela si no nos dice nada. Oímos que ella trabaja en su hospital".

Otro reportero hizo eco: "Por lo que sé, la Srta. Ángela es alegre y despreocupada. Podríamos obtener alguna información de ella".

Todos se callaron.

Todos pusieron atención a las amenazas.

Como no iban a obtener nada de Álvaro, los reporteros iban a ir a importunar a Ángela, una chica tranquila.

Álvaro se quitó el cubrebocas y miró fríamente a

dos eran ahora el centro de atención.

Álvaro dijo con calma: "¡Deja que pasen las cosas!". Si todo el mundo se enteraba de que Ángela era su amante, él sería muy feliz. Para empezar, la razón para mantener el asunto en secreto era para que Ángela no saliera lastimada Después de todo, el problema de Raquel aún no se había resuelto.

El tono indiferente de Álvaro hizo que ella se calmara y se relajara. "Está bien, vamos a cenar primero. ¡Yo cociné!".

Al escuchar que ella había preparado la cena, Álvaro tomó su mano y la acompañó a la mesa. Ella inmediatamente tomó algunas toallitas y se las entregó, "¡Sr. Álvaro, aquí tiene!".

"Bien, cariño!", él sonrió, tomó las toallitas que ella le entregó y las usó en sus manos.

Ángela había cocinado un total de cuatro platillos para la cena, incluidos tres platillos vegetarianos y uno de carne. También cocinó un poco de papilla de ñame y semillas de loto.

Mientras los hubiera cocinado Ángela, Álvaro se podía comer casi todos los platos.

Y esta vez no fue diferente. Había muchos vegetales, pero él se los comió todos fácilmente después de que Ángela hubiera comido.

Después de la cena, él le dijo: "Te llevaré de vuelta ahora mismo".

Después de pensarlo un poco, Ángela comprendió. "¡Está bien!".

Álvaro salió de la Mansión Shengfeng con ella, desacreditando con ello los rumores de que vivían juntos.

Vivir juntos y estar enamorados eran dos cosas diferentes. Habían hecho eso para que la imagen de Ángela no se manchara.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir