ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1587 Tendrás que regresar

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7271

Actualizado: 2019-05-24 05:15


Ella no se dio cuenta de lo que estaban haciendo hasta que Álvaro la presionó contra el sofá. Cuando se dio cuenta de que Álvaro todavía estaba en pijama y de que ella estaba desnuda, la invadió la timidez y lo miró con los ojos entrecerrados. Luego, ella lo mordió en el hombro y le dijo: "¡Eres muy malo!".

Álvaro no pudo evitar sonreír mientras miraba su linda cara.

Encontró un cojín y lo puso debajo de su cuerpo para que se sintiera más cómoda. Entonces, él tomó su mano y la ayudó a que ella le quitara el pijama...

Shine Empire

En el extremo este de la ciudad, había un depósito de chatarra para coches. Una mujer con un cubrebocas y un sombrero echó una mirada alrededor; parecía estar alerta cuando abrió la puerta de un automóvil destartalado y entró en él.

Ella levantó un asiento en la parte posterior, y un pasaje subterráneo quedó a la vista.

Caminó por un pasaje hasta que llegó a una puerta con dos guardias a cada lado. Ellos asintieron educadamente ante la mujer y no dijeron nada. No podían hablar debido a que tenían las cuerdas vocales lesionadas.

Dentro había una habitación limpia donde un bebé estaba llorando y una mujer extremadamente delgada lo estaba consolando.

Junto a esa habitación había otra igualmente limpia. Era la sala de operaciones.

La mujer que estaba consolando al bebé ni siquiera levantó la vista cuando escuchó los pasos.

Sólo eran dos personas las que podían ir, un hombre y una mujer.

Basándose en el sonido de sus pasos, la mujer con el bebé supo de inmediato que se trataba de una mujer quien caminaba hacia ella.

La mujer del cubrebocas tocó suavemente la cara del bebé con el dedo, "Déjame ponerte al tanto de las noticias. Su relación se ha convertido en un tema candente en Internet. Álvaro acababa de gastar unos dos mil millones de dólares en un auto súper deportivo y se lo dio a esa perra como regalo. Además, gastó alrededor de mil millones de dólares en una perla para hacer feliz a esa perra..."

La madre del bebé no dijo nada, sólo disolvió un poco de leche en polvo en agua tibia y lo alimentó.

Sin embargo, la mujer del cubrebocas no dejó de contarle las noticias sobre Álvaro

o! Por favor, espere un momento. Volveré pronto".

"Está bien, gracias, Sierra". Sierra solía trabajar para Álvaro en la Mansión Shengfeng. Ella hacía el trabajo de la casa y cocinaba la cena.

Ángela estaba familiarizada con ella porque a menudo la veía en la Mansión Shengfeng.

"¡De nada! Por favor, siéntese y espere". Sierra se lavó las manos y entró en la cocina.

Después del almuerzo, Ángela recibió una llamada de Nancy, "Ángela, ¡vamos de compras!".

Nancy sabía que Ángela no estaba en la Mansión Shengfeng y que tampoco iba a trabajar. Pensó en su soledad, por lo que quería acompañarla y animarla.

"¡De acuerdo! Iremos de compras ahora mismo. ¿Qué tal si nos vemos donde siempre?".

"¡Está bien, no hay problema!"

Entonces, Ángela colgó el teléfono y caminó hacia el guardarropa. Como era de esperarse, había mucha ropa de mujer para ella, la cual había sido dispuesta por Álvaro.

Ángela se sujetó su dolorida cintura y sonrió felizmente al ver eso.

Luego se vistió y se arregló. Cuando estaba a punto de salir, sonó su teléfono.

Se trataba de un número desconocido. Ángela no iba a contestar al principio, ya que había recibido muchas llamadas de extraños últimamente, pero como no estaba muy ocupada, contestó el teléfono.

"Hola". Una elegante voz femenina habló: "¿Habla Ángela?"

"Sí. ¿Qué pasa?" Ángela preguntó casualmente. Si la llamada era de un periodista, ella colgaría el teléfono de inmediato.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir