ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1588 Mariso Jia

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8241

Actualizado: 2019-05-25 00:07


"Hola, Ángela Si. Lo más probable es que no sepa quién soy, pero... usted conoce a Benito Li, ¿no es así?", dijo una mujer al otro lado de la línea.

Ángela quedó perpleja ante esas palabras. ¿Qué tenía que ver Benito con eso?

Pero de repente recordó su apuesta con él. Benito había perdido y se suponía que iba a correr desnudo por la ciudad al día siguiente. ¿Estaría mentalmente preparado para hacerlo?

Así que Ángela respondió: "Sí, sí, lo conozco. ¿Se muere de ganas de pasearse desnudo tan pronto como le sea posible? Si ese es el caso..." Quería decirle que como no tenía nada que hacer en ese momento, podían adelantar las cosas para un día antes, pero la mujer se rió y la interrumpió, "No. Srta. Si, esa no es la razón por la que la llamé".

"¿Ah no? ¿Entonces, quién es usted?".

"¿Recuerda a un chico rubio que estaba con Benito?", preguntó la mujer, quien luego hizo una pausa, dándole a Ángela tiempo para que hiciera memoria.

Inmediatamente, Ángela recordó el Ferrari, y luego al chico rubio, así que respondió: "Sí, lo recuerdo". ¡Había chocado deliberadamente su auto contra ese Ferrari! ¿Cómo podría olvidarlo?

Ahora que lo pensaba, se preguntó por qué ese chico no había regresado a exigir una compensación. Además de ello, Benito había estado muy callado por esos días. No había causado ningún problema.

Entonces, escuchó a la mujer decir, "Hmm... Bien. Soy la madre de ese chico. Estoy llamando para ofrecerle mi más sincero agradecimiento".

"¿Ofrecerme su agradecimiento?", Ángela no podía creer lo que había escuchado. ¿Acaso no era lo lógico que aquella mujer le pidiera una compensación? ¿Sería que estaba siendo sarcástica?

"Sí, muchas gracias de verdad. Mi hijo se llama Mariso Jia. Usted dañó su auto, y gracias a eso, temiendo que su padre lo castigara, se buscó un empleo".

"..." Ángela seguía sin entender lo que estaba pasando.

La madre de Mariso continuó, "Déjeme explicarle. Verá, Mariso ha sido educado en un ambiente de lujo y riqueza desde que nació. Se graduó de la escuela hace tres años, pero nunca ha trabajado, pues se dedica a parrandear, a salir con chicas y a crear problemas.

Después del daño causado a su Ferrari, buscó trabajo por su cuenta, y ahora vive como una persona normal, ganando su propio dinero. Yo contraté a alguien para que lo vigilara. En los primeros días, al salir del trabajo, seguía yendo a bares y clubes nocturnos para divertirse, pero en ninguno de estos lugares se l

a sintió que no sabía que decir. Después de un momento de vacilación, preguntó: "¿Qué tal si le doy a su hijo un nuevo Ferrari en lugar de lo que me pide?".

"Oh no. Srta. Si, sé que usted es una buena mujer, pero de verdad quiero que mi hijo cambie. Por favor ayúdeme a salvarlo. Por favor..." La mujer parecía estar a punto de estallar en llanto, ¡y Ángela se sintió totalmente impotente! ¿Por qué se había involucrado en ese asunto...

"¡Bien, vale! Lo intentaré, pero no estoy segura de que Álvaro esté o no de acuerdo, así que, por favor, ¡no se haga ilusiones!", concedió.

"¡No hay problema! También puede decirle al Sr. Gu que si él está de acuerdo, ¡lo ayudaré a persuadir a Samanta Ye!" Por casualidad, la madre de Mariso había sido amiga de Samanta Ye durante mucho tiempo.

"¿Quién es Samanta Ye?", preguntó Ángela. Nunca había oído mencionar ese nombre.

La madre de Mariso hizo una pausa y luego dijo: "No sé cómo explicárselo, pero el Sr. Gu entenderá. Por favor, sólo dígale estas palabras, ¿de acuerdo?".

"¡Muy bien! Así lo haré", dijo Ángela.

"Gracias, Srta. Si. ¿Volverá al Apartamento Oujing más tarde?".

"Mmm... Todavía no lo sé".

"Bueno, si vuelve, por favor dígamelo. Hoy he hecho algunos postres, y quiero darles algunos".

"..."

¡Esa mujer era demasiado entusiasta!

Pero a Ángela todo ese asunto le parecía muy divertido, así que asintió y dijo: "Está bien, ¡se lo agradezco!".

"¡No hay de qué! Por favor siga con su trabajo. No dude en venir a visitar mi casa aquí abajo". Incluso la había invitado a visitarla.

Ante todo ese entusiasmo, Ángela asintió y dijo: "Está bien, lo haré".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir