ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1591 ¡Esa mujer entró corriendo en el hipódromo!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8341

Actualizado: 2019-05-25 15:37


Benito se puso pálido después de escuchar lo que dijo la mujer. Miró al cielo durante unos segundos, buscó una tarjeta en su bolsillo y con calma le dijo a la mujer, "Hay 200, 000 en esta tarjeta. ¡Usa el dinero para que te practiques un aborto!".

"..." Camila estaba muy sorprendida al escuchar lo que Benito decía. '¿Cómo puede Benito decirme esto? ¡Me había hecho una promesa! ¡Nunca pensé que Benito sería tan irresponsable!'.

"¡De ninguna manera! El médico me dijo que era muy difícil que quedara embarazada, por lo que para mí este bebé es muy importante. ¡No me voy a practicar un aborto!", ¡Estaba hablando de una vida inocente!

Benito se burló y le preguntó a Camila, "Entonces... ¿Tomarás o no la tarjeta?".

Camila negó con la cabeza y le dijo, "¡No! ¡Nunca!".

Camila no abortaría al niño. ¡Era su pequeño bebé!

Al ver la firmeza de Camila, Benito le quitó su tarjeta y llamó a un camarero que se encontraba cerca, "Ve a comprarme un caballo".

"Sí, joven maestro Li!", el camarero actuó de manera respetuosa con Benito porque sabía que era el primo de Álvaro. Como Álvaro era uno de los principales clientes, su primo también era bien atendido.

Todo el mundo estaba atento, sin saber lo que haría Benito. Susurraban entre ellos, mientras Benito se mantenía tranquilo.

Antes de que le trajeran un caballo color marrón, Benito se volvió a poner la camisa y el abrigo.

Él inmediatamente se subió al lomo del caballo sin revisar el equipo de equitación.

Benito se dirigió lentamente en el caballo hacia Ángela, extendió su mano hacía Ángela, diciéndole, "Vamos, Ángela. ¡monta el caballo conmigo!".

Ángela no respondió porque estaba asombrada por la forma en que actuaba Benito. Ella no quería tener nada que ver con él.

Benito comprendía el silencio de Ángela, pero él no se rindió. En cambio, se agachó agarró el brazo de Ángela y luego la levantó hasta el lomo del caballo. Ángela estaba desconcertada por lo que había hecho Benito. '¿Qué está pasando?' Ángela pensó. ...

Ángela luchaba con todas sus fuerzas intentando liberarse, pero era en vano. "¡Benito, bastardo! ¡Suéltame!"

Benito ignoró la resistencia de Ángela. Puso sus brazos alrededor de Ángela para mantenerla firme. Todos se quedaron callados. Pero muchos pensamientos pasaban por sus mentes. '¿Qué está haciendo Benito? ¡Ángela es la novia de Álvaro!' '¿Qué está pasando aquí? ¿Benito se ha vuelto loco?'

Antes de que todos reaccionaran, Benito y Ángela ya se habían alejado en el

amila y gritó, "¡Llamen al 911!".

Cuando finalmente llegó, descubrió que Camila estaba cubierta de sangre. La respiración de Ángela se podía ver, era rápida como si estuviera sufriendo un ataque de asma, pero seguía hablando con Camila, solo para que no se desmayara.

"¡Camila, abre los ojos! ¡Mírame! ¡Estoy aquí para ayudarte! ¡Háblame!". Entonces, Ángela bajó la cabeza para comprobar si Camila todavía respiraba.

'No, esto no es bueno. Ella no esta respirando ¡Espera! Todavía puedo sentir tu pulso'.

Ángela se sentía aliviada después de escuchar los latidos del corazón de Camila. Sus emociones subían y bajaban como una montaña rusa. Lo que ella hacía era correcto. Primero verificó si la persona inconsciente todavía respiraba o no. Aunque Ángela había practicado esto muchas veces, ahora estaba perdida sobre qué debía hacer a continuación.

Después de unos segundos, frotó la boca de Camila y le dio reanimación boca a boca.

Sin embargo, parecía que no funcionaba. El latido del corazón de Camila se hacía más lento. Ella podría morir en cualquier momento. Ángela entraba en pánico minuto a minuto. Ella hizo todo lo posible para mantenerse tranquila. Después de unos segundos, comenzó a hacer compresiones en el pecho.

Afortunadamente, un médico en el hipódromo llegó antes de que Ángela se desmayara.

De repente, Ángela y Camila se vieron rodeadas por una multitud de personas. Al ver que otro doctor salvaría a Camila, Ángela se sintió aliviada. Ella se sentía cada vez mas mareada, hasta que finalmente se desmayó.

Aturdida, oyó que la gente la llamaba. Parecía haber escuchado a Conrado, Lulu y otras voces que no reconocía.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir