ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1598 Qué hombre tan atractivo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7479

Actualizado: 2019-05-27 00:07


Álvaro bajó la cabeza y besó sus labios rojos, "Hagamos un poco de calentamiento antes de dormir. ¡Nos ayudará a dormir mejor!".

"..." ¿Qué estaba diciendo?

Al final, Ángela no pudo escapar de él.

El sol de la mañana brillaba perezosamente en el dormitorio de color oscuro. La mujer que yacía en la cama se dio vuelta, chocando accidentalmente con un cálido pecho.

Hmm... Había dormido bien, pero algo no estaba bien... ¿Con qué había chocado?

Abriendo lentamente los ojos, Ángela contuvo el aliento al ver algo increíble justo delante de ella.

Junto a ella estaba un hombre guapo, sumido en su ensueño. ¡Qué pacífico bello durmiente!

Su perfecto perfil, sus dedos delgados y sus abdominales parcialmente cubiertos por la manta... Todo eso la hacía fantasear.

Álvaro había quedado rendido la noche anterior, por lo que dormía profundamente en ese momento. Ni siquiera sintió que ella lo había golpeado.

Ángela, tranquilamente, sacó su teléfono, se paró en la cama y tomó varias fotos de esa maravilla durmiente.

Luego, riéndose, puso una de esas fotos como fondo de pantalla de su teléfono.

¡Guauu! ¡Es tan agradable estar con un chico súper guapo! Debía estar soñando. No podía creer que semejante espécimen estuviera justo delante de ella.

No. Tenía que parar. ¡Ya no podía mirarlo, o babearía sobre él!

Sostuvo su teléfono con cuidado y silenciosamente entró en el baño.

Después de asearse, Ángela fue a la cocina y preparó el desayuno para ambos.

Después de hacer dos platos de omellette en forma de corazón, Ángela hervió un poco de leche de soya mientras canturreaba una melodía. Vio el reloj y eran las 8:20 de la mañana. ¡Diez minutos más para que todo estuviera listo!

Dejando la cuchara, se dio la vuelta y de repente chocó nuevamente con un cálido pecho.

Ella soltó un pequeño grito, asustada por el hombre que había aparecido silenciosamente en la cocina. Palmeó las grandes manos que rodeaban su cintura y dijo: "¿Cómo diablos llegaste aquí sin hacer ningún ruido? ¡Me asustaste!".

Álvaro la besó junto a la oreja y se defendió inocentemente. "Te llamé, pero me ignoraste".

La había estado buscando después de que se despertó, y finalmente la encontró en la cocina.

"¡No

r lo que Ángela dejó de ser poco razonable y dijo: "Correcto. Bueno. ¡Benito ha admitido su error!"

Su respuesta hizo que los ojos de Álvaro se oscurecieran un poco. Sólo habían pasado tres días, pero ellos parecían ser más cercanos.

Álvaro pasó junto a ellos y entró en la sala de Camila.

Finalmente, justo cuando Ángela había bajado la cabeza avergonzada, escuchó a Álvaro decir: "Ángela, ven conmigo. ¡Dime cómo le administraste los primeros auxilios a la paciente!".

Ángela se quedó sin habla, al igual que todos los que estaban ahí.

¿Por qué el mejor médico del hospital preguntaba eso? ¿Era sólo una excusa para tener a Ángela a su lado?

¡Qué astuto se había vuelto!

En la sala, él primero tomó el pulso de Camila, y luego le hizo una serie de exámenes.

Entonces, se quitó el cubrebocas y le dijo a los médicos que estaban detrás de él: "La paciente está lista para la cirugía. Llévenla a la sala de operaciones inmediatamente".

"De acuerdo, Director Gu. ¡La sala de operaciones está lista!"

"Muy bien. ¡Iré allá ahora mismo!"

Cuando Álvaro estaba a punto de irse, la madre de Camila de repente lo detuvo, "¡Director Gu, por favor espere!".

Él volvió la cabeza y miró a la mujer, cuyo cabello se había vuelto parcialmente blanco con la edad, "¿Sí, señora?"

Lo que hizo a continuación sorprendió a todos. Se arrodilló frente a Álvaro y le rogó: "Por favor, Director Gu. Por favor, salve a mi hija, aunque me cueste todo lo que tengo. Por favor...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir