ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1601 ¡Ay! Mi cintura

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10246

Actualizado: 2019-05-27 04:17


'¡Mierda! Yo sabía que algo estaba pasando'. Ángela pensó esto por un minuto y puso sus ojos como los de un cachorrito. "¿Realmente tienes corazón para preguntarme sobre esto, después de todo lo que ha pasado esta noche?", ella puso cara de niña consentida. y derramó una lágrima o dos mientras hablaba del incidente.

'Debería dejar que se vaya, después de verme así', pensó ella.

"Está bien, esta vez lo dejaré pasar". "Pero todavía tengo algo que preguntarte, ¿Algún día voy a tener que ver que pases con él a solas otra vez?". Esto era algo que realmente le preocupaba. Álvaro preguntó, mientras pasaba sus manos sobre el cuerpo de Ángela, parecía que ella había aumentado un poco de peso y su piel se sentía muy suave.

Ángela levantó rápidamente su mano derecha y juró: "No, no volverás a verlo, ¡Lo prometo!".

"Bueno. Y otra cosa... Veo que tú y Benito se han vuelto más cercanos recientemente, y sobre el mensaje que te envió esta tarde..." Como a Ángela le preocupaba esta situación, Álvaro le dijo que esto era otra cosa que él consideraba inapropiada.

'¡Oh, eso! Dios, este hombre realmente descubre todo'.

Ángela sabía que no debía hacer cosas que molestaran a Álvaro, o para ser más preciso, no debía hacer cosas que lo pusieran celoso, porque una vez él estuviera celoso, ella estaría en un gran problema.

En este punto, ¡Álvaro estaría muy enfadado con ella!

'¿Qué debo hacer?', Ángela buscaba una solución en su mente. Finalmente, ella gruñó bajo la mirada de Álvaro, "Parece qué tú también te has portado mal, le pediste a Nita que fuera a cenar contigo, y lo peor, es que incluso la llevaste a tu casa para conocer a tus padres". "¿Y tú?" "Yo sólo he salido con Rafael, y ni siquiera hicimos ninguna de esas cosas románticas que ustedes hicieron juntos, por no mencionar que conocieron sus respectivos padres".

Álvaro quedó desconcertado ante la inesperada acusación, se congeló por un minuto y luego dijo: "¿Quieres decir que yo soy el culpable?".

Ángela asintió agresivamente y dijo: "Sí lo eres, tienes tantas mujeres a tu alrededor. Eres como un emperador que tiene una casa llena de mujeres para elegir, ¡Y yo nunca dije nada sobre eso! Pero ahora, ¿Tienes el descaro de reclamarme por qué le envié un mensaje a otro chico?".

Álvaro estaba asombrado, pero no se apartó del tema y dijo: "Bien, hablando de admiradores, cuando fui a tu casa por primera vez, vi que tenías un tipo que sostenía un ramo de 999 rosas azules y que te iba a pedir que fueras su novia".

Ángela estaba sorprendida, ¿Cómo sabía Álvaro sobre esto?

Es cierto que cuando llegó a su casa esa noche, había un tipo que iba a declararle su amor, era el hijo de algún doctor amigo de su padre. El chico había comprado un ramo de 999 rosas azules y trató de darle en ramo frente a toda su familia, la situación fue todo un espectáculo.

Sin embargo, para ese momento, Ángela estaba de mal humor ya que había tenido una pelea con Álvaro, así que lo rechazó sin rodeos y ni siquiera recibió las flores antes de ir directamente a su habitación.

Lo

de vuelta al sillón, su mirada estaba llena de preocupación.

"Pensé que estaba en la cama, así que me dí vuelta..." Ángela miró a Álvaro avergonzada, mientras que él se divertía. Para evitar que ella se cayera de nuevo, él la levantó del sillón y la llevó a la cama. "Quédate aquí, te traeré una toalla y un secador para el cabello, tienes que secarte el pelo antes de dormir". Álvaro le dio unas palmaditas suaves en la cabeza y salió.

Cuando regresó, se puso de rodillas para envolver el cabello de Ángela en la toalla que había traído y luego le dio vuelta para que estuviera boca abajo sobre la cama. "¿Dónde te duele?", le preguntó.

Ángela señaló con su muñeca una parte de su espalda. Álvaro puso sus manos allí y le dio un masaje;

aunque esta no era su especialidad, él conocía algunas técnicas profesionales de masaje. Rápidamente Ángela sintió como mejoraba del dolor y fue quedándose dormida.

Era pasada la medianoche cuando Ángela se durmió, Álvaro guardó el secador y la toalla, justamente cuando estaba a punto de ir a la cama con ella, su teléfono sonó, era Conrado.

Él sabía que Conrado nunca lo llamaría a esa hora a menos que fuera algo realmente importante, así que silenció su teléfono y caminó hacia el balcón. "¿Sí?"

"Señor. Gu, me enteré de algo sobre el incidente. Fue un pasante del Departamento de Investigación y Desarrollo quién puso la serpiente en el vestidor. El pasante fue pagado por Susana para hacer eso".

"¿Susana?"

Él recordó que ella era la asistente de Nita.

"Sí, pero no ha sido posible localizarla hasta este momento. He enviado más personas a buscarla".

'¿Por qué Susana querría lastimar a Ángela?', Álvaro frunció el ceño, estaba confundido, luego de unos minutos preguntó: "¿Qué ha estado haciendo Nita últimamente?".

"Después de dejar el hospital Yao, varios hospitales le ofrecieron puestos altos con buen salario, pero ella los rechazó a todos. Ahora, pasa la mayoría del tiempo en casa, apenas sale", respondió Conrado.

"¿Susana sigue asistiendo al trabajo?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir