ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1603 Cubriendo sus defectos

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7296

Actualizado: 2019-05-28 00:07


"Ah, vale. ¿Quieres que te acompañe?"

"Está bien, puedes ayudarme".

"¡Genial! Pero tienes que animarte. No dejaremos de buscar a Raquel, pero tenemos que empezar a verle el lado positivo a todo, ¿de acuerdo?"

"Está bien"

...

El tiempo que pasaba con Álvaro era usualmente de noche. Como ambos estaban ocupados durante el día, no podían apartar tiempo para estar juntos.

Un día, él llevó a Ángela a su casa para cenar. A su familia le encantaba tenerla cerca. Antes de la cena, sólo le agradaba a la abuela, pero ahora, incluso a Taina y a Lulu les agradaba bastante. Al ver eso, Álvaro la miró, con el corazón lleno de alegría.

Su mirada hizo que Ángela se sonrojara, así que ella cubrió sus ojos y le prohibió mirar. Esa reacción infantil pero adorable hizo que todos se rieran.

Susana admitió que ella había sido la única culpable de lo sucedido en el vestidor del Departamento de Investigación y Desarrollo.

Dijo que quería lastimar a Ángela porque la odiaba. Debido a Ángela, Álvaro ya ni siquiera volteaba a ver a Nita.

Ángela y Álvaro bromearon por un rato. Entonces, él le contó que Susana había admitido haber colocado la serpiente en su casillero.

Sorprendida, se preguntó por qué lo había hecho. También había sido ella la que había subido el video de Ángela entrando a la oficina de Álvaro la última vez. Y ahora estaba tratando de sembrar caos con el incidente de la serpiente. Ángela se preguntaba si era demasiado fácil intimidarla.

Esa noche, llevó una frasco de medicina al Departamento de Ginecología y Obstetricia.

Ahora que Nita ya no estaba, Susana había sido designada como nueva directora.

Ángela se dirigió allá. Poco después de su partida, escuchó gritos provenientes del Departamento de Ginecología y Obstetricia.

Más tarde, se enteró de que Susana había sido enviada a la sala de emergencias.

Debido a que su condición era crítica, Álvaro fue invitado a comentar sobre la enfermedad de Susana y su tratamiento.

Él vio a la mujer, cuyo cuerpo entero se había puesto negro. No había signos de dolor en su rostro, pero sus ojos estaban llenos de horror.

Al ver que se trataba de ella, Álvaro inmediatamente le di

s de su corazón y dijo: "Nita, eres como un fantasma, apareciendo de la nada".

Nita, con una sonrisa pálida, se quedó quieta, sosteniendo su bolso con una mano y viendo a Ángela con desprecio: "Estoy aquí para hablar de Álvaro".

"¿Hay algo de qué hablar? Si quisiera saber algo de él, ¿por qué te lo preguntaría a ti?". Ángela estaba a punto de irse pasando junto a ella.

La mano de Nita que sostenía la bolsa se fue apretando gradualmente, "¿Realmente crees que le gustas? Sólo eres la chica de Álvaro porque Raquel no está cerca. Si ella regresa, te botará como si nunca hubieras existido".

Ángela se quedó quieta, mirando a Nita desconcertada. "Ya me lo has dicho varias veces. ¿No te cansas de eso? Sí, tienes razón. Así que por favor deja de decirmelo, ¿de acuerdo?".

Nita se veía en apariencia normal, pero en el fondo, parecía... ¡que estaba enferma!

Ella respiró hondo y preguntó: "¿No me crees?".

"¡No, no te creo!" No era tan estúpida para dejarse engañar por las palabras de Nita.

Estaba muy consciente de los sentimientos de Álvaro por ella, y no le correspondía a Nita hablar mal de su relación.

"¿Sabes que Álvaro es dueño de otra propiedad en la Ciudad J?"

"No. No lo sé, pero ¿y eso qué? Él es rico. Es dueño de muchas cosas", dijo Ángela de manera casual. Una pobre muchacha como ella poseía dos casas en el País C gracias a la ayuda de su padre y de su hermano.

¡Ya no digamos un hombre rico como Álvaro!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir