ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1605 ¿Esa era la razón por la que estabas enojada conmigo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7127

Actualizado: 2019-05-28 02:47


La cara de Álvaro se desmoronó cuando escuchó que ella no quería verlo. Él preguntó: "¿Qué pasó? ¿Por qué estás tan molesta? Dime la razón".

"¡Porque tú eres molesto!". Estaba molesta porque él todavía conservaba una habitación para Raquel. La foto de Álvaro y Raquel también la molestaba. Parecía que ella todavía estaba en su mente.

A Álvaro lo confundieron sus palabras, así que le preguntó: "¿Estás en tu periodo?".

'Eso no está bien... ¡Todavía faltan algunos días antes de que comience su período!', él pensó.

"¿Por qué los hombres siempre culpan a nuestro periodo cuando estamos molestas? ¡Álvaro, te odio porque me has ocultado muchas cosas! ¡Adiós!", Ángela gritó, colgando el teléfono de inmediato.

Ella yacía en la cama, dando vueltas y girando. Entonces, escuchó a alguien entrar a su apartamento. Se sentó y pensó que era Nancy.

Medio minuto después, la puerta de la habitación se abrió. Ángela le lanzó una mirada feroz a la persona frente a ella tan pronto como la vio entrar.

"¿Qué? No me quieres ver". Él notó su rostro molesto, pero no sabía qué había hecho para que se molestara tanto.

Ángela se cubrió la cabeza con la manta y guardó silencio.

Álvaro se sentó junto a la cama y dijo con resignación: "¡Si me vas a hacer pasar por esto, al menos dime la razón!".

"¡Eres molesto!". Esa frase de nuevo...

Álvaro se le acercó. Cuando le quitó la manta de la cabeza, vio que sus ojos rojos se llenaban de lágrimas. "Dime. ¿Qué diablos está pasando?", dijo con tono autoritario, que era como sonaba normalmente, pero a Ángela le sorprendió.

"¿Por qué estás enojado conmigo? ¿Qué te dio derecho a estar enojado conmigo?"

Álvaro se quedó sin habla. ¿Cuándo se había enojado?

De repente, él se puso de pie. Al verlo alejarse, Ángela se puso nerviosa. Ella pensó para sí misma: '¿En verdad está enojado conmigo? ¿Se va a ir?'.

Cuando vio que Álvaro se quitaba la chaqueta del traje y la colgaba en el perchero, se sintió aliviada.

Entonces, él se tendió en la cama y la abrazó, pero ella lo apartó.

Álvaro se alejó, pero dijo suavemente: "Si no vas a ser razonable, yo tampoco

se preparó para salir de la casa.

Todavía recordaba lo que había pasado la noche anterior y seguía enojada con él. ¡No lo perdonaría a menos que él le diera una explicación sensata!

Álvaro miró la comida chamuscada en el plato... Luego dijo: "Si no comes la comida, se la daré a...".

"¿A quién se la darás? ¿A otras mujeres? ¿O a la mujer que te envió flores ayer por la mañana? ¡Dime, dime!", Ángela caminó de prisa hacia él y perdió... una de sus pantunflas.

Nunca sabría lo amorosa que se veía cuando se ponía celosa.

Álvaro contuvo su risa, la miró inocentemente y dijo: "¿No acabas de decir que no la quieres?".

"¡Sí, lo hice! Pero incluso si no la quiero, ¡no puedes dársela a otra mujer!", ella le quitó el desayuno.

Pero... ¿Qué había en el plato?

"¿Qué es... esto? ¿Lo hiciste tú mismo?", Ángela se sorprendió y luego miró al hombre, quien estaba un poco avergonzado.

Él había querido decirle que si ella no quería la comida, se la daría a... los perros.

Él se aclaró la garganta y dijo: "Umm... Eso es bistec".

Ella estaba enojada con él ayer, así que para hacerla feliz, le había preparado el desayuno.

Ángela lo miró con asombro. Eso significaba que... si ella alguna vez se casaba con él, ¡tendría que cocinar para los dos!

¡Nancy le había dicho que debía casarse con un hombre que supiera cocinar, de lo contrario se vería como una vieja sirvienta varios años después!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir