ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1614 Es bueno para el desarrollo de tu bebé

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8208

Actualizado: 2019-05-30 00:17


"¡Correcto! Casi lo olvido. Le pedí al chef que nos hiciera la cena. ¡Vamos a comer primero!", dijo Ángela. Antes, se había dado una ducha pero cuando estaba a punto de ponerse la pijama, recibió la llamada de Álvaro.

Se sintió muy emocionada y nerviosa después de la llamada, así que aturdida se quedó sentada en la cama durante un par de minutos. Incluso se olvidó quitarse la toalla de baño y ponerse la pijama.

Entonces, antes de que ella pudiera reaccionar, Álvaro ya había llegado a la habitación. Ángela se arrojó a la cama de prisa y contuvo el aliento.

"¡Pero no quiero comer!", dijo Álvaro. Tiró la corbata a un lado y comenzó a desabotonarse la camisa.

Mirando cada uno de sus movimientos, Ángela seguía tragando.

Álvaro era... una criatura seductora. Con el tiempo, se había convertido en un hombre maduro y capaz. Era tan encantador y varonil que ella no podía resistirse. Cada vez que lo veía, su corazón simplemente no quería parar de latir.

"Si no... quieres... la cena que he preparado, ¿qué ... quieres hacer?", Ángela estaba complacida, mirando al hombre frente a ella, y tartamudeaba estúpidamente su pregunta.

Con una mirada cariñosa en sus ojos, Álvaro se acercó a ella y le dijo, "¡Quiero tenerte... a ti!". Ella era tan bonita y atractiva para él. Estaba hambriento de ella.

"¿Quieres tenerme? ¡Bien!", dijo Ángela. Ella aun no estaba consiente de lo que estaba diciendo.

Al oírla decir bien, Álvaro no podía esperar más. Puso su mano sobre su cuerpo. Inmediatamente, Ángela tomó conciencia de lo que dijo y corrigió, "No, no ... ¡Quise decir que deberíamos cenar primero! ¡Cenar!". Ella no era comida. ¿Cómo podría él comerla? Se había perdido en la seducción del hombre. ¡Qué estúpida!

Finalmente, para no despreciar los esfuerzos de Ángela, Álvaro se detuvo y le trajo una bata de baño. Después de que ella se la puso, él la llevó a la mesa donde estaba la cena.

Apagaron todas las luces de la habitación y encendieron las velas. Había rosas, vino tinto, comida deliciosa y una pareja que estaba apasionadamente enamorada. Todo era perfecto.

Después de la cena, mientras Álvaro se duchaba, Ángela hacía ejercicio en el gimnasio dentro de la habitación para ayudar a digerir su comida.

Estaba de buen humor esta noche, así que comió mucho, por lo que estaba realmente llena.

Cuando Álvaro salió del baño, vio a Ángela en la máquina de ejercicios hablando por teléfono con Nancy.

"Bueno, sí.

"Álvaro, bueno, nada importante. Ángela ya es un miembro de nuestra familia. ¡Deberías hacer que se quede en nuestra casa con más frecuencia!".

"Mamá, estás interrumpiendo nuestra noche de bodas. ¡Por favor, dedica más tiempo a preocuparte por el matrimonio de tu segundo hijo!".

Ángela quería taparle la boca, pero no lo hizo a tiempo. Avergonzada, Taina tosió y dijo, "Oye, son las siete en punto. No es demasiado temprano para..."

"¿Tiene algo que ver con el tiempo?". Gotas de sudor ya salían de su frente. Ya no podía soportar su lujuria.

"Umm ... tienes razón. El tiempo no es un problema. Cuida tu salud y lleva a Ángela a casa cuando estés libre. Pídale a tu abuela que te dé un poco de medicina china para fortalecer tu cuerpo".

Álvaro miró a la mujer que estaba jadeando y jadeando y dijo, "Mamá, puedes preguntarle a Ángela. Ella te dirá si necesito tomar alguna medicina".

Al instante, Ángela negó repetidamente con la cabeza. ¡Oh no! Si Álvaro tomara más medicina china para fortalecerse... Ella definitivamente moriría.

Muy pronto, Álvaro colgó deteniendo lo que decía su madre y apagó el teléfono para poder disfrutar el momento romántico con su esposa.

A la mañana siguiente, Ángela se vistió y luego siguió a Conrado para abordar el avión privado de Álvaro.

Antes de que Álvaro comenzara su trabajo, la llamó y le recordó, "Recuerda llamarme todos los días".

"¡Sí señor. Gu!"

"Bueno. Mantente alejada de cualquier otro hombre, incluidos los hombres casados".

Umm... Esos hombres casados eran Daniel, Gerardo y los otros dos amigos de su hermano.

"¡Sí, lo sé, Sr. Gu!", dijo Ángela.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir