ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1616 Qué hay de mí

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7524

Actualizado: 2019-05-30 07:59


Raquel ya se había acostumbrado a su indiferencia, así que caminó hacia él y se le paró de frente, cara a cara, "Tú y Ángela... tienen un certificado de matrimonio".

"Sí".

Las lágrimas brotaron de los ojos de la mujer, "Entonces... ¿Qué hay de mí?".

Álvaro la miró con una mirada difícil de interpretar, "Lo que sucedió en el pasado permanece en el pasado. Hay mejores hombres esperándote".

Antes de conocer a Ángela, él pensaba que cualquier pareja podía casarse y tener bebés siempre y cuando no se odiaran.

Pero después de conocerla, aprendió lo qué era el amor, el afecto mutuo y la felicidad.

Lo que Ángela había traido a su vida no se lo podían proporcionar otras mujeres.

Raquel dejó caer la cabeza, sintiéndose realmente molesta por haber nacido con un destino tan desafortunado. Realmente había extrañado a Álvaro.

Sabía que en su corazón no había espacio para ella, ni siquiera un poquito, pero no podía rendirse... por Nita, y también por su bebé...

Ella de repente se hundió en su pecho, "Álvaro, ¿sabes? Durante los siete años que desaparecí, pensé en ti en cada momento de cada día... porque todavía te amo. Álvaro, estoy de vuelta. No me alejes, ¿de acuerdo?".

Él mantuvo la distancia entre ellos y dijo: "Raquel, por favor no hagas esto. Ya estoy casado".

Raquel lloró y su rostro se llenó de lágrimas. Ella miró su cara indiferente y dijo: "Álvaro, divorciate de ella, ¿de acuerdo? Yo soy tu prometida. Nosotros... ¡Estábamos comprometidos antes!".

"Es demasiado tarde". Esas dos últimas palabras al instante los separaron.

Ella lloró más fuerte, "¡Álvaro! ¡Mi amor por ti nunca ha cambiado en más de diez años! Por qué... ¿estás siendo tan cruel conmigo?". Tan pronto como terminó su pregunta, la respiración de Raquel comenzó a acelerarse, y su rostro palideció.

Álvaro sabía que algo estaba mal. Él la confortó apresuradamente, "Cálmate. No pienses demasiado en eso ahora, ¿de acuerdo?".

Pero ya era tarde.

Raquel se apretó el pecho y se desplomó en el suelo.

Álvaro no tuvo más remedio que abrazarla.

Ella apretó fuertemente sus manos, "Álvaro, duele..." Le dolía el corazón, realmente le dolía...

Álvaro la estaba tratando de aliviar, como si estuviera cuidando a un paciente, "

se encargó de avisarle al esposo de Ángela.

"Hola Sr. Gu... Ejem... Su esposa... fue a una fiesta".

"Está bien, déjala que se divierta".

El guardaespaldas, que había sido enviado por Álvaro, agregó: "Pero, es un baile de máscaras. Se decía que la hija del presidente iba a elegir novio allí, así que... era una fiesta para damas y caballeros solteros".

La voz de Álvaro se volvió fría de repente: "Envíame la ubicación y vigílala. Estaré allí en dos horas".

Sólo le tomó dos horas ir de la Ciudad J hasta el País C en su avión privado.

En el crucero Princess

La anfitriona de la fiesta era la hija del presidente, por lo que asistieron muchas personas y todas eran solteras. Era un crucero enorme, cargado a su capacidad máxima.

En un baile de máscaras como ese, sólo se puede juzgar a una persona a través de su silueta y su ropa, pues no es posible verle la cara.

Cuando las cinco damas que llevaban elegantes vestidos negros aparecieron juntas en el crucero, inmediatamente captaron la mirada de muchos hombres.

A juzgar por su apariencia, nadie podría haber adivinado que eran mujeres casadas, y que algunas incluso tenían bebés.

En el momento en que subieron a la embarcación, muchos solteros ricos se apresuraron a saludarlas.

"Hermosas damas, soy el gerente del grupo XX, y mi nombre es XX". Decían los hombres con voz arrogante.

Irene les respondía con una voz igualmente soberbia: "Esta bella dama que está a mi lado es la gerente general del Grupo SL".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir