ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1625 Ella irrumpió en nuestra casa con sus guardaespaldas y abofeteó a Raquel

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10001

Actualizado: 2019-06-01 08:30


Por supuesto, ella no planeaba quedarse allí por mucho tiempo. En ese momento, lo primero que tenía en mente era encontrar un trabajo para que ella y su hija no se murieran de hambre.

"Puedes quedarte todo el tiempo que necesites. No será ningún problema porque Nancy y yo rara vez venimos aquí. Le diré a nuestra sirvienta que venga aquí para ayudar con el trabajo de la casa". Ángela sentía pena por ella y su terrible matrimonio, especialmente ahora que se había convertido en madre soltera.

Hinchándose de gratitud, Madina la tomó de las manos y dijo: "Muchas gracias, Ángela. Si no fuera por ti, estaríamos durmiendo en la calle esta noche". Había quedado en bancarrota después del divorcio y, literalmente, no podía pagar un hotel en ese momento.

"Está bien. Cuida bien de tu hija y no dudes en llamarme si necesitas algo". Mientras decía eso, Ángela vio su reloj para ver la hora. Álvaro debía estar camino a casa en ese momento. Era hora de que regresara.

Al darse cuenta de su gesto, Madina sintió que Ángela tenía prisa por irse "Parece que tienes prisa. No ves la hora de ver a tu marido, ¿eh?" Aunque sus ojos aún estaban rojos e hinchados debido al llanto, se había calmado y estaba de un humor más ligero.

"Sí". Ángela le devolvió la sonrisa tímidamente. Recordó que Álvaro le había dicho que fuera a casa temprano esa mañana y lo esperara allí.

Su rostro resplandecía al pensar en su marido. Ver eso haría que cualquier mujer sintiera envidia, ya que así era como se veía estar enamorada.

Madina le dio una palmadita en el hombro y le dijo: "Ángela, espero que siempre estés tan feliz como ahora. El Sr. Gu es un buen hombre. ¡No lo dejes escapar!".

Conmovida por sus palabras, Ángela se acercó a Madina y le dio un abrazo. "¡No lo haré!". El juicio de Madina acerca de Álvaro había coincidido con el de ella: era un buen hombre. Ángela ya había estado con él el tiempo suficiente para saber que había elegido al hombre adecuado.

Después de despedirse de Madina, ella salió del apartamento, entró en el CR que Álvaro le había comprado, y luego corrió hacia la Mansión Shengfeng.

Conducir un súper auto CR hacía que llamara demasiado la atención, pero ella decidió soportar esa carga, ya que no le gustaba la idea de tomar un taxi cada vez que tenía que ir a algún lugar.

Podía comprar un auto nuevo, uno que atrajera menos la atención en las calles. Pero aún así dejaría el problema sin resolver, ¿qué pasaría con ese auto sumamente caro? No podía dejar que se pudriera en el garaje.

Además, lo había conseguido de una manera justa, pues se lo había regalado su esposo. ¿Por qué tenía que estresarse tanto al conducirlo con las calles?

Después de sopesar los pros y los contras en su cabeza, Ángela finalmente decidió usarlo diariamente.

Unos cuantos mensajes entraron mientras ella conducía. "Debe ser Álvaro", pensó. Esperó hasta que llegó a un cruce con un semáforo en rojo y tomó su teléfono para un escaneo rápido.

Tan pronto como puso

nfundida. '¿Puedo seguir confiando en él, aun cuando todas las pruebas contradicen sus palabras?', Ángela pensó para sí misma.

Raquel se mordió el labio nerviosamente y miró a Nita, que obviamente estaba sorprendida por lo que había sucedido. Determinada a atenerse a su plan, Raquel insistió: "Álvaro, sabes lo que pasó, ¿por qué no lo admites? ¡Dijiste que me querías y que te divorciarías de Ángela por mí! Y..."

"¡Suficiente!" El rostro de Álvaro se oscureció y su voz se volvió fría.

Un tirón en su mano lo sacudió: Ángela estaba tratando de zafarse de su agarre. Él le soltó la mano. Tan pronto como estuvo libre, Ángela se acercó a Raquel y le dio una bofetada en la cara.

Un grito doloroso fue lo siguiente que se escuchó. Esa era la segunda bofetada que Raquel había recibido de Ángela.

Cuando ella acababa de entrar en la casa, se adelantó y lo primero que hizo fue darle una bofetada en el rostro a Raquel en cuanto la vio. "Maldita perra. Nunca pensé que fueras tan desvergonzada. Álvaro y yo estamos casados ahora. ¿Qué sucede contigo? ¡Ofreciéndotele y tratando de llevártelo lejos de mí!".

Aunque la había golpeado bastante fuerte, Raquel no se enfureció. En cambio, sólo escondió su rostro afligido, lo que fue una sorpresa para Ángela, quien se sintió frustrada. Pero la mera idea de lo que había sucedido entre ellos la irritó nuevamente, así que presionó: "¿Por qué no dices nada en este momento?

Raquel, tu relación con Álvaro ha terminado! Te fuiste por siete años. Lo siento pero una relación no puede sobrevivir así. ¿Por qué querrías volver ahora y sabotear la felicidad de otras personas?".

Ángela acababa de casarse con Álvaro. Lo que estaba sucediendo en ese momento era demasiado para ella.

Estirando su mano hacia Samanta, quien también estaba agitada, Raquel respondió: "Sí, tienes razón. Álvaro y yo tuvimos nuestra oportunidad. Pero ahora simplemente quiero darle otra. Todavía hay una posibilidad de que pueda recuperarlo, ¿no es así?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir