ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1629 Ángela, ¿mujer de quién eres

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9002

Actualizado: 2019-06-02 00:22


Álvaro apretó los dientes mientras veía la puerta cerrada. Finalmente entendió por qué esa mujer había estado tan activa esa noche.

Ella escapó intencionalmente momentos antes de que él hiciera su siguiente movimiento.

'¡Bien hecho, Ángela, así que ya sabes cómo engañarme!', pensó Álvaro.

Enojado tocó la puerta y dijo con voz ronca: "Sal ahora y me olvidaré de lo que me has hecho".

Ella era la única persona en este mundo que podía jugar con todas sus emociones.

"¡De ninguna manera! ¡Me hiciste bullying esta noche! ¡No voy a salir! ¡Te dejaré que te quemes con tu lujuria! ¡Eh!", Ángela se inclinó hacia la puerta y, mientras sacudía alegremente la cabeza, tocó el anillo de diamante en su dedo.

A pesar de que había sido su culpa, él todavía había tenido el coraje de intimidarla y no le permitió enojarse con él.

Ángela no era una persona que admitiera la derrota tan fácilmente.

Gotas de sudor salían de la frente de Álvaro. Apoyó el puño en la puerta y le recordó: "Ángela, debes saber que no podrás ocultarte de mí para siempre. Tarde o temprano caerás en mis manos".

... Ella sintió ganas de llorar. Sabía que tenía razón acerca de que ella no podía esconderse de él para siempre. Ella sollozó y se sintió impotente.

Pero luego dijo: "Entonces, ¡deberías disculparte conmigo ahora!".

Álvaro respondió:"... ¿Por qué?".

"¡No necesitas una razón para disculparte con tu esposa!", ella dijo con una voz descontenta.

Él cerró los ojos con amargura. Se sentía atormentado y no podía tolerar más esa sensación. Así que recurriría a cualquier cosa que pudiera hacer para que ella saliera. "Lo siento, cariño. Es mi culpa..."

Ángela se sintió encantada de escucharlo disculparse. Tanto así, que alegremente abrió la puerta de inmediato, y como resultado, estúpidamente se puso en una posición peligrosa.

Esa noche, Ángela se sintió mucho más miserable de lo que solía ser el caso.

Hasta altas horas de la noche, el sonido ensordecedor de sus súplicas atravesaba las paredes el dormitorio.

...

A la mañana siguiente, todos los medios estaban concentrados en la misma noticia.

No importaba si se trataba del periódico, el canal de noticias, una página web o incluso Twitter, todos tenían el mismo titular. "Nita Zhen, la experta autorizada en ginecología y obstetricia, pasó la noche en un hotel con un hombre misterioso".

"Nita Zhen, la Maestra en Ciencias Médicas, pasó la noche con su Sr. Correcto".

"Los dos días y noches secretas de la especialista con un hombre desconocido".

...

En las fotos, el rostro de Nita era muy claro, sin embargo, el rostro del hombre a su lado estaba borroso. Pero si la gente lo observara con más c

i Álvaro había logrado hacer que Benito se casara con una mujer que no amaba, por supuesto que no tendría problemas para hacer que Nita se casara con Diago.

En la casa de la familia Zhen.

"¡Crash!" Un elegante jarrón de porcelana color azul y blanco cayó al suelo y se rompió en pedazos.

Al ver el jarrón roto en el suelo, a Jaime Zhen se le partió el corazón. Estaba valorado en alrededor de cientos o miles de dólares.

Pero había sido su propia hija la que lo había roto, por lo que no podía pronunciar una palabra para recriminárselo.

Francisca Du apartó a su hija para evitar que tirara la tetera y dijo: "¡Nita, detente! ¡Estas preciosas pertenencias son de tu padre!".

"¡Déjame en paz! ¡Quiero deshacerme de ellas!" Nita apretó los dientes y gritó con resentimiento. Se había vuelto loca de celos.

El mundo entero ahora era consciente del hecho de que ella se había acostado con Diago. ¿Ahora cómo iba a poder estar con Álvaro? ...

"¡Crash!" El marco de cristal de una pintura al óleo se hizo pedazos al chocar contra el suelo.

Jaime jaló apresuradamente a su hija y la reprendió: "¡Nita, ya has tirado a la basura cientos de miles de dólares en artículos!". ¡Cientos de miles! Esa ya representaba una gran cantidad de dinero para Jaime.

"¡Suéltame! ¿Por qué Álvaro tiene que tratarme de esta manera? ¡Todo por culpa de Ángela Si! ¡Todo es su culpa!", gritó Nita en voz alta. Ella había intentado vengarse de Ángela muchas veces, pero siempre tenía guardaespaldas que la protegían. Nunca había encontrado la oportunidad adecuada para hacerlo.

"Nita, Diago es bastante bueno. No es una mala idea casarse con él". Francisca trató de persuadir pacientemente a su hija. Su aventura ya era bien conocida por los demás. No tenía más remedio que casarse con Diago.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir