ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1634 Arrójenla

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7415

Actualizado: 2019-06-03 00:22


'¿Quién... quién... ¿Quién era el hombre? se preguntó cuando empezó a llorar.

'¿Qué pasó después de que me quedé dormida?', trató de recordar. Lo último que recordaba era que Ángela la había empujado a la piscina, y nadie vino a ayudarla.

'¿Qué pasó cuando perdí la conciencia? ¿Quién me se acostó conmigo?', se sintió preocupada al hacerse estas dos preguntas.

Como era doctora, sabía claramente lo que le había pasado a su cuerpo, pero quería saber quién era el hombre que había tenido relaciones sexuales con ella.

...

Cuando encendió la lámpara de la cama, se dio cuenta de que la habitación estaba hecha un desastre, y percibió un olor repugnante, lo que la hizo sentir náuseas.

Condones usados aventados en el suelo. Había... seis condones.

'¿Podría un solo hombre haber usado seis condones, o esto significa que fui violada por hombres diferentes?'

Nita comenzó a temblar y gritar solo al pensar que eso había sucedido. '¡Ah!

¿Quién me hizo esto? ¡Maldito! Ah!', rugió por dentro.

'Tengo que encontrar al bastardo que me hizo esto. ¡Y cuando lo haga, lo mataré!', planeó.

Esto fue un golpe fatal para ella, pues tenía la vida perfecta. Era el modelo perfecto a seguir y disfrutaba la sensación de ser admirada. Solo había tenido relaciones sexuales con Diago una vez, lo cual sucedió en realidad porque no tuvo opción.

Pero ahora, ante la posibilidad de que varios hombres la hayan violado, era imposible mantener la calma.

Sin embargo, si ese hombre era Álvaro, no se habría molestado. Su rostro se sonrojó con esta suposición.

Luego llamó a dos hombres para ayudarla a investigar lo que había sucedido en la tarde, pero los meseros dijeron que no sabían nada. Cuando solicitaron el video de vigilancia, el guardia de seguridad del hotel afirmó que la cámara de vigilancia en ese piso estaba rota. Nita no confiaba en lo que dijeron, así que fue al departamento de seguridad en persona, pero desafortunadamente la cámara estaba rota, como dijo el guardia.

Esto la enfureció, ya que era la única forma en que podía encontrar las respuestas que estaba buscando. No podía llevar los condones usados al hospital para pruebas.

... Tenía miedo de que la gente descubriera su

cuerpo cerraron la puerta inmediatamente. Estaban cansados de escuchar sus gritos.

Nita gritó aun más fuerte porque todo su cuerpo estaba entrelazado por uno de los pitones. No se dio cuenta de que estaba en un suburbio aislado. No había mucha gente ahí afuera, así que lo que estaba haciendo en este momento era completamente inútil.

En lugar de mostrar piedad, Álvaro dijo, "Es una pena que a mi esposa no le gusten los pitones. De lo contrario, le hubiera gustado ver esto".

Luego sacó su teléfono y le envió un mensaje de texto a Ángela, "¿Te gustaría ver algunas fotos?".

A Ángela le costó un poco, pero aun así se negó, "¡Nunca!".

En la habitación de los pitones, Nita finalmente se desmayó de miedo.

"Señor Gu, ella se desmayó", informó uno de los guardias. Lo que no mencionó fue que también había mojado los pantalones.

Después de poner su celular en el bolsillo, Álvaro se levantó y dijo, "¡No le quiten los ojos de encima! Eviten que los pitones se la coman.

Dejen que se quede adentro por un día, y luego llévenla de vuelta a su casa".

"¡Sí, señor!", respondió el guardia.

Cuando se subió al auto, Álvaro le ordenó a Mariso, "¡Investiga lo que le pasó a Nita esta tarde en ese hotel y dame la respuesta mañana!".

Como Nita no sabía quién la violó, a él no le molestaba obtener la respuesta para ella.

"¡No hay problema!", dijo Mariso. Mariso estaba en el camino correcto ahora. Incluso se pintó su cabello rubio de negro otra vez.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir