ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1640 No me acosté con él

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7183

Actualizado: 2019-06-04 01:19


Ángela tuvo que confiar en sus métodos efectivos para persuadir a su obstinado esposo, volvió a poner la yema de huevo en el plato y se limpió las manos con un pañuelo de papel.

Luego, agarró a las mangas de Álvaro y se disculpó con él, "Ala, lo siento. Tuve la culpa. Aunque no fue del todo culpa mía, pero aún así me disculparé contigo. Por favor, perdóname, ¿sí?".

Era la mayor concesión que podía hacer.

Álvaro dejó el tenedor y le preguntó: "¿Ahora te das cuenta de que fue tu culpa?".

"Sí, Sí. ¡Ya lo sé!", Ángela se disculpó con sinceridad.

"Termina tu desayuno en cinco minutos, luego vístete en quince minutos y sal conmigo", instruyó Álvaro. De hecho, incluso sin que Fausto le recordara la noche anterior, Álvaro siempre supo que Ángela seguía siendo juguetona como una niña.

Ya había planeado salir con ella hoy y también era consciente de que Ángela por fin se disculparía con él.

A Ángela se le cayó el rostro cuando lo escuchó, miró su desayuno y respondió: "¿En cinco minutos? ¡No hay forma de que pueda terminar esto en cinco minutos y no puedo vestirme en solo quince!". Por lo general, las mujeres tardaban más de quince minutos en maquillarse y vestirse antes de salir.

Álvaro la miró con los ojos entrecerrados y dijo: "En ese caso, me iré solo".

"¿Ir a dónde?"

"A divertirme"

... Cuarenta minutos más tarde, Ángela agarró su bolso y terminó de prepararse para salir con Álvaro.

Luego de abordar el avión, descubrió que Álvaro ya había empacado su equipaje y los había llevado al avión.

Ángela miró al hombre arrogante, sin palabras. '¿Ya me había perdonado? Entonces, ¿por qué se molestó tanto con la disculpa? Cielos, ¡Qué hombre malvado!', pensó Ángela.

Ahora ella empezaba a emocionarse con el viaje sorpresa, se había olvidado por completo del descontento y preguntó: "Ala, ¿a dónde vamos a divertirnos? ¿Por qué sigues usando tu traje occidental?".

Estaba vestido como si fuera a trabajar y no por diversión.

"Al país Green Cold", Él le respondió a secas y continuó navegando en su celular.

Por supuesto que él la ignoraba y la hacía sentir infeliz. Golpeó la mesa con la palma

cabina del piloto. Cuando vio lo que estaba sucediendo en la cabina, Conrado se dio la vuelta de inmediato y dijo: "Lo siento, lo siento mucho. ¡No quise interrumpir!".

No esperaba que Álvaro perdiera el control sobre sí mismo y le hiciera el amor apasionadamente a su esposa en la cabina.

Solo quería ir al baño, pero se encontró con ellos accidentalmente.

La pareja se acomodó la ropa. Ángela miró por la ventana, sonrojada, y Álvaro recuperaba su compostura y se sentaba a su lado. "¡La próxima vez, ve y toma un avión solo!", le dijo a Conrado.

Él se quedó mudo, era tan inocente.

Ángela no pudo evitar defenderlo diciendo: "Tú eres el descarado, no culpes a Conrado".

Conrado apreciaba la amabilidad y consideración de Ángela.

Álvaro ya había regresado a su estado normal, pero ahora su rostro se oscureció nuevamente;

su cambio de humor confundió a Ángela; se suponía que las mujeres siempre eran un poco impredecibles, sin embargo, pensaba que su marido era más impredecible que una mujer.

Señaló al hombre que se dirigía hacia el tocador, Álvaro sostuvo a Ángela y le dijo: "Si te vuelves a aliar con él, lo arrojaré del avión de inmediato".

Ángela estaba estupefacta, se merecía el apodo 'Sr. Celos'.

Conrado también se quedó sin palabras, se juró a sí mismo que cada vez que Ángela y Álvaro estén juntos en la cabina, prefería morir por contenerse que entrar a la cabina para usar el baño.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir