ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1646 Estar ocupado no era excusa.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7631

Actualizado: 2019-06-05 01:42


Después de que el guardaespaldas se fue, Conrado entró: "Señor Gu, he reservado la isla que usted mencionó, pero el yate todavía tiene un pequeño problema. Tendremos que esperar un poco más ya que la fábrica no tiene en existencia suficientes productos terminados".

"¿Por cuanto tiempo?", preguntó Álvaro.

Conrado respondió: "Alrededor de dos meses".

'¿Dos meses? Espero que Ángela no se preocupe'. "¿Y respecto al vestido de novia?"

"Los diseñadores están en una gira mundial y terminarán en aproximadamente medio mes", respondió Conrado. Los diseñadores de vestidos de novia que Álvaro invitó eran algunos de los mejores diseñadores del mundo. Desafortunadamente, eso significaba que todos tenían horarios increíblemente ocupados para poder coincidir. Sin embargo, Álvaro se las arregló para ir un paso adelante de los demás.

"Está bien".

Ayer, Álvaro investigó para averiguar lo que estaba pasando por la mente de Ángela. Ángela dijo: "Si una mujer pudiera casarse con el hombre de sus sueños, no se preocuparía por las fechas de la ceremonia de boda. Si el hombre tiene algunas dificultades, está bien si no se llega a tener una ceremonia de boda. Mientras la ley, sus familiares y amigos estén allí para reconocer y acreditar el matrimonio, con eso debería ser lo suficiente".

... Ángela era el amor de su vida. ¿Cómo no podía él darle una ceremonia de boda? No solo le daría una ceremonia, también se aseguraría de que fuera la mejor.

Al día siguiente, cuando Ángela se despertó, Conrado había entregado muchos regalos.

Había corales, conchas, productos de belleza del mar, fotos de ella y Álvaro buceando juntos y recuerdos de los lugares que habían visitado. Tantos de ellos.

Había dos pares de corales de primera calidad y diferentes colores. Ángela puso un par en la mesa de té en su sala de estar, y el otro par lo llevaría a la casa de la familia Gu.

En cuanto al caparazón, quería que Álvaro lo tuviera, ya que ella lo había recogido del fondo del mar para él.

Ella podría dar algunos pequeños recuerdos a Nancy y Madina. Madina tenía una hija que amaría este tipo de cosas pequeñas.

Cuando los compró, Álvaro se había burlado de ella y preguntó si eran para su futuro bebé.

Ángela pensó en la expresión de Álvaro de ese entonces y se

"No es necesario que lo hagas. ¡Estás embarazada! Solo necesitas cuidar de tu bebé".

"¡Entonces le pediré a Simón que le diga por ti!"

"Nancy, realmente no hay necesidad de...", después de pensar un rato, Ángela dijo: "Si él realmente me ama, ¡la ceremonia de boda seguramente sucederá!".

Ella creía en el amor que sentía Álvaro por ella. Ella podía esperar.

Nancy negó con la cabeza al ver la expresión tonta en el rostro de Ángela. Las mujeres enamoradas no tienen remedio. '¿Yo me veía sin remedio?', pensó Nancy.

La noche cayó lentamente. Hombres y mujeres, todos vestidos para la noche, entraban y salían del club nocturno más grande de Ciudad J.

En la habitación 666, varios hombres brindaron con sus copas de vino blanco de lujo, bebiéndolo todos juntos.

Galo miró con celos a sus tres amigos y se quejó: "Los envidio. Cada uno de ustedes está enamorado. Ya sea con una esposa embarazada, casado o en una relación estable. A diferencia de mí, que he estado soltero durante treinta años. Pronto me convertiré en un viejo soltero".

Diago arrugó las cejas con menos obviedad. No respondió a Galo con ningún comentario ya que acababa de regresar del extranjero y no entendía muchas cosas.

Simón luego miró a Galo: "Como tu cuñado, supongo que estoy obligado a ayudarte a resolver los problemas de tu vida".

Galo bebió su medio vaso de vino blanco y asintió con aprobación: "Genial. Preséntame a una de tus chicas. ¡Prefiero una que sea salvaje!". Sería emocionante tratar de domesticarla.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir