ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1658 Debería haber admitido su truco antes, señorita Si.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7359

Actualizado: 2019-06-08 00:07


Mariso nunca esperó que Álvaro pudiera oír su voz. Poco después, Álvaro le preguntó bruscamente: "¿Dónde lo has escondido?".

Mariso alarmado por la voz de Álvaro, le mintió: "No señor Gu, no escondí nada, solo estaba bromeando con Ángela", y se echó a reír a carcajadas para intentar aliviar su vergüenza.

Álvaro estaba molesto por la forma en que Mariso se dirigía a Ángela, así que presionó a Ángela contra la puerta con fuerza y violencia;

Ángela apretó los dientes intentando soportar el dolor, y trató de colgar el teléfono, pero Álvaro no le dio una oportunidad.

Finalmente, Mariso escuchó un sonido extraño en su teléfono, y al descubrir lo que estaban haciendo, colgó inmediatamente.

'¡Maldición! ¿Por qué me dejan oír eso?', se quejó en silencio.

Lo hicieron durante mucho tiempo; al principio Ángela se resistió, pero pronto se vio arrastrada por el amor de Álvaro.

Cuando Ángela se despertó, Álvaro ya se había ido, y al ver las marcas que le había dejado en su cuerpo, protestó: "¡Álvaro, eres un imbécil!".

No había nadie en la oficina en ese momento, todo estaba en profundo silencio.

Ángela se sentía exhausta, abrió la puerta y salió de la oficina. En ese momento vio a Mariso, quien la había esperado durante mucho tiempo.

"Ángela... No, señora Gu". Álvaro ya le había advertido a Mariso que no volviera a llamar a Ángela por su nombre.

Ángela al mirarlo y le preguntó: "¿Dónde está la muñeca?".

Mariso respondió a regañadientes: "Su marido me la ha quitado".

"¿Dónde está él?"

"Se fue de viaje de negocios"

...

De repente Ángela recordó que Álvaro le había dicho que tenía que atender algunos asuntos en la Ciudad D y le pidió que lo esperara en casa durante unos días.

Al principio pensó que era un sueño, pero ahora se había dado cuenta que todo era real.

Al salir del hospital, ella recibió una llamada, "Ángela puedes salir, tenemos que hablar", no encontraba familiar la voz del hombre. Ángela le preguntó con curiosidad: "¿Quién eres?".

"Soy Diago", respondió.

En Starbucks, Ángela estaba en la mesa mientras comía un pastel, Diago estaba sentado al otro lado de la mesa con una taza de café, además, detrás de Ángela estaba

ó a Diago, poco después le dijo: "Sr. Diago, me alegra mucho saber que piensas tan bien de mí, primero le robé el patrimonio de la familia Si y después me casé con el hijo de la familia Gu; sí, admitiré que sé cómo jugar un truco o dos".

Parecía que Diago estaba insinuando que Gonzalo no podía heredar el hospital porque era el hijo bastardo de Chunk.

Ángela se sintió burlada al pensar en la idea de Diago. ¿Cómo podría ser posible que su padre hiciera algo así, que era un hombre tan recto y fiel? Ángela sintió lástima por su padre.

Cogió su teléfono y le envió un mensaje a Gonzalo: "Hermano, alguien cree que te robé el derecho de heredar el Hospital Privado Chengyang, ¿Hay algo más ridículo que eso?", luego agregó un emoji de sonrisa al mensaje y se lo envió a Gonzalo.

Al escuchar las palabras de Ángela, Diago se sintió feliz: "Debería haber admitido sus trucos antes, señorita Si", dijo él.

"Los trucos que he jugado están más allá de la imaginación de Nita, de lo contrario, yo nunca hubiera tenido oportunidad para atraer a Álvaro, ¿no te parece?", le preguntó Ángela.

Diago asintió con la cabeza.

Ángela se burló: "Gané la batalla entre Nita y yo, y me convertí en la esposa de Álvaro, ¿entonces? ¿Tienes algún problema con eso?", Diago frunció el ceño y miró a Ángela con disgusto, mientras ella se reía, después le dijo: "Solo vine aquí para pedirte que liberes a Nita, no me interesan tus conquistas, ni tus relatos de victoria".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir