ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1660 Mañana a primera hora.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8122

Actualizado: 2019-06-08 04:10


Ángela fue directo al grano y dijo: "Ya me causaste muchos problemas, así que me puse en contacto con un hospital en Estados Unidos. Puedes tomar el dinero e ir allá para la terapia. Simplemente no vuelvas nunca más".

Como la vez pasada, sacó una tarjeta dorada de su bolso y se la dio a Raquel.

Tenía cincuenta millones en ella.

Ella la había tomado prestada de Gonzalo.

El hospital en Estados Unidos también lo consiguió Gonzalo.

Raquel miró la tarjeta en su mano y sonrió amargamente. Ella dijo: "Si mi enfermedad pudiera curarse en Estados Unidos, Álvaro nunca me habría dejado vivir con dolor durante tantos años". Aunque ella padecía una afección cardíaca, la enfermedad variaba de persona a persona.

¿A qué se refería al decir que Álvaro nunca la hubiera dejado vivir con dolor durante tantos años? Eso fue absolutamente absurdo, e hizo que Ángela se pusiera bastante incómoda.

Ella sonrió y jugó con la tarjeta dorada con sus uñas blancas incrustadas de diamantes, diciendo posteriormente: "Creo que deberías tomarla".

Ángela no era una persona que fingiera ser amable cuando se encontraba agitada.

"Puede irse ahora, señorita Si. No me iré de Ciudad J". Ella rechazó la tentación del dinero de manera decisiva.

Ángela sonrió y le preguntó a la ligera: "Entonces, ¿todavía esperas algo de mi marido?".

¿Cómo podía Álvaro siempre tener tantas chicas persiguiéndolo? Ahora, ella tendría que alejarlas una por una.

"¿Tiene miedo de algo, señorita Si?", dijo Raquel con un suspiro.

"¿Qué? ¿Crees que me siento amenazada por ti?", respondió Ángela. Por el bien de su futuro con Álvaro, ella tendría que alejar a Raquel a cualquier costo.

"Sí. Ahora que estás segura de que tú eres a quien ama Álvaro, ¿por qué aún necesitas mandarme lejos?", Raquel miró a Ángela con amabilidad.

Ángela sonrió fríamente y dijo: "¡No me gusta cuando estás aquí!".

"¡Cómo te atreves!" Raquel se sintió bastante enojada cuando escuchó eso.

Al darse cuenta de que la cara de su hija se estaba poniendo más pálida, Samanta trató de consolarla. Miró fijamente a Ángela y le dijo: "Señorita Si, mi hija no se siente bien. ¡Será mejor que sea cuidadosa con lo que está diciendo!".

Ángela preguntó: "Entonces, señora Yin, ¿cree que su hija puede imponerse ante el marido de otra persona solo porque está enferma?".

Samanta no tuvo con qué responderle.

Ángela se dio cuenta de que no podía convencerla

ltó, se dirigió con largas zancadas a la sala de estar contigua y trató de llamar a la recepción: "No me saludes. ¡Estoy muy enojada en este momento! ¡Tengo una queja que hacer! ¿Qué diablos está mal con tu hotel? ¡No puedes dejar que nadie entre en las habitaciones de las personas! ¿Qué pasa con mi privacidad? Sólo espera y verás. Pronto tendrás noticias de mi abogado", gritó Ángela. Du... du... du. Antes de que la persona al otro lado de la llamada pudiera escuchar la última palabra de Ángela, Álvaro cortó la llamada. Ángela miró al hombre que estaba delante de ella.

Hubo un fuerte sonido cuando ella aventó el teléfono hacia atrás. Ángela se dio la vuelta y entró directamente al dormitorio.

Antes de que pudiera avanzar unos pasos más, Álvaro la levantó en el aire. "¡Suéltame!", dijo ella.

Álvaro no respondió. La arrojó sobre la cama grande y presionó su cuerpo contra el de ella. Usó su mano derecha para sostener las manos de ella sobre su cabeza y luego dijo: "Creo que necesitas que alguien se haga cargo de ti".

¿Alguien? Ángela, ¿quien soy? ¿Eh?"

"¡No lo sé!", Ángela volteó la cara hacia el otro lado e intentó no mirarlo directamente a los ojos.

Al ver que ella se resistía a su amor, Álvaro casi perdió los estribos, pero se contuvo porque realmente la extrañaba mucho. Bajó la cabeza y besó sus labios rojos.

"Cariño, te he extrañado tanto...". Realmente la había extrañado mucho.

Ella ni siquiera le habló cuando él estaba fuera en su viaje, lo que lo hizo extremadamente infeliz. Así que concluyó su negocio tan pronto como pudo y regresó a Ciudad J antes de lo planeado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir