ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1661 Álvaro dormirá bajo el puente peatonal

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7463

Actualizado: 2019-06-08 04:10


Álvaro quería escucharla decir que también lo extrañaba.

Pero Ángela todavía estaba enojada, así que en lugar de decir algo dulce, le dijo algo para irritarlo, "No, no te eché de menos. ¡De ningún modo!".

Pero había soñado con él, soñaba con su hermoso rostro, sus abrazos y sus besos...

"¿No?", Álvaro le preguntó mientras movía lentamente sus manos por su cuerpo, luego movía juguetonamente sus dedos, lo que hizo que Ángela cerrara sus ojos al instante, mordiera su labio inferior y se sonrojara.

'¡Maldita sea! ¡Este hombre malvado y desvergonzado!'

"Álvaro... suéltame... de lo contrario, yo...", tartamudeó Ángela.

"De lo contrario, ¿qué? Dime". Álvaro le besó su cabello largo, su aliento caliente tocó sus oídos, lo que agitó sus sentimientos.

La sensación familiar de su voz y su cuerpo alivió gradualmente la inquietud de Ángela en los últimos días, y le dio una sensación de seguridad.

No pudo evitar estirar los brazos para envolverlos alrededor de su cuello, apoyó la mejilla cerca de su oreja y dijo con voz temblorosa: "Te odio..." No pudo pronunciar una palabra más cuando comenzó a llorar.

Álvaro la agarró de su cintura y la llevó hacia sus brazos, y

se abrazaron con firmeza en silencio. Cuánto deseaban poder fundirse el uno con el otro.

"Querida", dijo Álvaro con ternura. Ángela fue siempre su mujer amada. Le besó las lágrimas en sus mejillas mientras acariciaba suavemente su largo cabello.

Ángela se enamoró por completo de su dulzura, ya no podía escapar de su amor.

Solo dejó que le besara sus labios, su cuerpo y luego hicieron cariñosamente el amor.

La distancia había hecho que su deseo mutuo se volviera más apasionado que el de su primera noche de bodas. Liberaron su pasión en la cama, en la sala de estar, en el balcón, en el sofá y, finalmente, en el baño. Después de casi toda una noche de amor apasionado, se quedaron dormidos y abrazados con fuerza.

Ángela no se despertó hasta la tarde y Álvaro ya se había ido.

Se incorporó de la cama, pero de repente sintió que le dolía la barriga.

'¿Qué me pasa? ¿Tendré mi período?

¿Cuándo me vino por última vez?', se preguntó Ángela. Era tan descuidada que hasta olvidó cuándo tuvo su último período.

Fu

a aquí en este hotel?", Ángela le preguntó haciéndose la tonta.

Álvaro se echó a reír y dijo: "Tres de tus cuatro guardaespaldas son mis hombres". Así que él siempre sabía a donde iba.

También sabía que se había encontrado y hablado con Diago.

"¡Tienes razón!", dijo Ángela.

"La próxima vez que te enojes conmigo, ve al apartamento de Oujing o a la Mansión Shengfeng, pero no te quedes afuera. ¿De acuerdo?", dijo Álvaro.

"Pero ¿y si no quiero volver a verte la próxima vez?".

Álvaro sostuvo sus mejillas con la palma de su mano y advirtió: "¡No permitiré que vuelvas a pensar así!".

"¡Solo pregunto!". La voz de Ángela cambió por que Álvaro le retorció la boca.

"¡Bueno! Si en verdad no quieres verme la próxima vez, iré a dormir debajo del puente peatonal", dijo Álvaro.

'¿Álvaro dormirá debajo del puente peatonal?', Ángela imaginó el extraño escenario en su mente, era imposible de imaginar.

Y tuvo que conceder, "Olvídalo, trataré de mitigar los pensamientos de no querer verte".

"Esa es mi niña", dijo Álvaro.

Por la noche en la cama, Álvaro comenzó a desear a Ángela, pero ella lo detuvo y le dijo: "No... estoy con mi período".

De repente, la cara de Álvaro se transformó. Ángela vio la mirada decepcionada en su rostro.

Se apenó de molestarlo. Lo envolvió con sus brazos alrededor: "Cuando termine mi período, me someteré a un examen en el hospital para ver si tengo algún problema con mi cuerpo y ver si puedo quedar embarazada o no...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir