ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1663 Profundo arrepentimiento

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6144

Actualizado: 2019-06-09 00:07


En los últimos siete años, ella siempre se había recordado a sí misma que nunca sería lo suficientemente buena como para casarse con Álvaro, pero no pudo evitar sentirse atraída por su encanto al volverlo a ver. Estaba loca por él.

Sus lágrimas cayeron sobre la cama y la tristeza la había dejado sin palabras.

Álvaro no se conmovió al verla llorar. "Descansa un poco, ya me voy", dijo con indiferencia.

"Álvaro..."

Lo llamó para convencerlo de que se quedara, ya que estaba listo para irse.

Al darse cuenta de que sus lágrimas no funcionaban, se secó la cara. "Mi enfermedad... tú siempre la has tratado. Si te remplazara otro médico, me sentiría incómoda y extraña. Así que, ¿por favor podrías seguir tratándome?", le preguntó.

Álvaro no se dio la vuelta, pero ella podía sentir que lo estaba reconsiderando. Después continuó: "¡estuve desaparecida por tanto tiempo por culpa de Nita! ¡Me obligaron a hacerlo!".

Álvaro la volteó a ver: "ya tienes una bebé con Alonso", dijo en tono afirmativo.

Raquel se sorprendió. No podía creer que lo supiera. Trató de justificarse. Y dijo nerviosamente, "yo... él... yo...". Estalló en lágrimas una vez más y gritó desesperada: "¡nunca fue mi voluntad dar a luz a su hija!".

Sus emociones se salieron de control y comenzó a respirar con dificultad. Álvaro sintió lástima por ella, así que caminó de regreso hacia su cama para tranquilizarla. "Necesitas mantener la calma. Seguiré atendiendo a tu enfermedad", la consoló.

Raquel lo miró con sorpresa y asintió con la cabeza, "gracias, Álvaro", dijo con aprecio.

"¿En dónde está la niña ahora?", le preguntó Álvaro.

"No lo sé...", Raquel no pudo evitar llorar, "la escondieron y me amenazaron. Álvaro, viví aterrada cada día durante siete años. Me tuvieron encerrada en un sótano". Se asustó al recordar el pasado. Sost

ó con entusiasmo. "No competiré con Ángela, pero espero que no te alejes de mí. Me da miedo que no pueda tener la oportunidad de verte cuando muera".

Lo que dijo Raquel era verdad. Álvaro claramente sabía que podía morir en cualquier momento debido a su enfermedad.

Ambos se quedaron en silencio. Después, Álvaro asintió, "Ángela..." Estaba a punto de decir algo, pero lo interrumpió la voz de Samanta afuera de la puerta.

"¡Ángela!, ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Qué quieres hacerle a mi hija?", preguntó Samanta en voz alta.

Raquel soltó el brazo de Álvaro inmediatamente. Álvaro se dio cuenta de que Ángela lo había visto todo y comenzó a preocuparse por si se sentiría triste.

De pie junto a la puerta, con las manos dobladas en los bolsillos, Ángela los observaba en la sala.

Después de mirarla a los ojos, Álvaro se calmó rápidamente. Le dijo a Raquel: "te ayudaré a salir del hospital. Puedes irte a casa y descansar un poco ahora".

"Está bien, pero Ángela... Álvaro y yo... no hay nada entre nosotros. Yo solo..." Raquel le tenía miedo a Ángela, pero finalmente juntó coraje y le dijo: "prometo que no intentaré seguir a Álvaro". No me envíes al extranjero, por favor. Me quiero quedar en Ciudad J".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir