ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1667 Cinco Millones

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7602

Actualizado: 2019-06-09 13:57


En cuanto Diago Luo regresó a su oficina, su asistente le entregó un teléfono celular y le dijo: "Sr. Luo, la señorita Zhen lo llamó cuando usted se encontraba en la reunión anterior. "

'¿Nita me llamó?' Eso alegró a Diago, así que tomó el teléfono y dijo: "Está bien, ya veo. Retírese, por favor". Estaba tan ansioso que no podía esperar un minuto más, así que inmediatamente le devolvió la llamada, incluso antes de que su asistente saliera de la oficina.

Nita estaba esperando que Diago la llamara, así que contestó tan pronto como escuchó el sonido del teléfono: "Diago. "

"Nita, ¿dónde estás? ¡Te he estado buscando por días! ¿Dónde fuiste? "

Nita sintió desprecio pues ya se había enterado de su aventura con otra mujer. Sin embargo, logró controlarse y ofendida dijo: "No sé qué le pasa a Álvaro. Le pidió a la policía que me arrestara, así que tuve que ocultarme en diferentes lugares porque no puedo ir a casa. "

"¿Dónde estás? ¡Ya mismo voy por ti!". Diago se levantó de su asiento, listo para recogerla.

"No, Diago. Quiero mantenerme al margen por un tiempo hasta que las cosas se calmen. Te veré luego. ¿Está bien?". dijo Nita.

"Bien". Molesto, Diago se recostó en su asiento.

"Pero... Diago, estoy pasando por una difícil situación... podrías..." Escuchó que Nita vacilaba al otro lado del teléfono.

Diago reflexionó. Supuso que a Nita le haría falta dinero ya que no tenía ninguna posibilidad de trabajar, por lo que sus ahorros podrían haberse agotado para entonces. Le preguntó de inmediato: "¿Cuánto dinero necesitas? Te lo transferiré pronto".

"Cinco millones".

A Diago le sorprendió la cantidad de dinero que Nita pedía. Su compañía estaba en déficit debido a las recientes y negativas noticias. Incluso si su compañía no estuviera perdiendo dinero, Diago no podía sacar esa cantidad en poco tiempo porque algunos de sus ahorros estaban bajo el control de su madre y otros se habían invertido en productos financieros.

Aun así, él le respondió: "Está bien, trataré de transferirte el dinero mañana".

"Gracias, Diago. Siempre he sabido que eres el hombre que mejor me trata en este mundo. Diago, por favor espérame. ¡No dudes que iré a verte cuando salga de esta situación!" ¡Con cinco millones, ahora Nita podría enviar a a

familiares. Los miembros de la familia Zhen estaban más felices que los de la familia Luo, cuyos integrantes mostraban su enfado en silencio.

Cuando el sacerdote de la iglesia les pidió que intercambiaran los anillos de boda, la puerta se abrió repentinamente. Todas las personas miraron hacia la puerta. Una mujer que solía estar cargada de maquillaje ahora estaba con su cara lavada y pálida. La mujer gritó agitadamente, "Diago Luo, no puedes casarte con ella. Estoy embarazada. ¡Y el bebé es tuyo!

...

Cuando vio a la mujer, Diago se puso nervioso. Sabía quién era ella.

Esa noche estaba borracho y esta mujer había venido a seducirlo... En un instante, Diago volvió a la normalidad y miró a Nita. Notó la mirada de asombro en sus ojos.

Nita se dio cuenta de que Diago la observaba así que giró sus ojos hacia él, con incredulidad.

"Nita, por favor escúchame..."

Nita negó con la cabeza y señaló a la mujer que caminaba lentamente hacia ellos. Lo confrontó con mirada angustiada, "Ella está embarazada. ¿Qué otra razón hay para eso? ¿De verdad es tu bebé?".

"Diago, te juro que es tu bebé. Esa noche, ¡me dijiste que te harías responsable de mí si tuviera a tu bebé!". La mujer, de nombre Inés, parecía ofendida. Comenzó a caminar más rápido.

El padre de Diago volvió a sus sentidos después de tal conmoción y gritó: "¡Qué desastre!".

Inés se sobresaltó con la repentina y fuerte voz del hombre y se detuvo a medio camino. Estaba desconcertada y no sabía si debía seguir avanzando.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir