ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1670 ¿Quieres ser justa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7624

Actualizado: 2019-06-10 02:14


Ángela pensó, 'Qué suerte tengo de tener a Álvaro para mí sola porque todos saben que es un hombre extraordinariamente guapo y excelente como persona'.

Cuando ella conoció a Álvaro en el país C por primera vez, le pidió a la mujer que había ofendido a Ire que le pusiera una trampa a él, afortunadamente para Ángela, esa mujer no hizo nada.

Si aquella mujer hubiera tenido éxito, seguro ella lo habría lamentado.

Álvaro levantó la vista y vio a su esposa sentada en una silla, mirándolo con la barbilla apoyada en las palmas, "Ángela", dijo él con voz ronca.

"¿Sí?", Ángela respondió con indiferencia.

Con una mirada amorosa, Álvaro frunció los labios y le dijo: "Si sigues mirándome así, no me importaría tener sexo contigo aquí mismo".

"¡No sigas!", ella saltó de su silla y corrió a cubrir la boca de su marido, Álvaro pensó que era muy tierno lo que su mujer acababa de hacer y se rió entre dientes.

"Tú... tú... sigue con lo que estás haciendo y yo... te esperaré afuera", después de soltar su mano, Ángela salió con la cabeza agachada ya que era realmente inapropiado para ella quedarse aquí porque había sentido el deseo en la mirada de Álvaro.

"¡Quédate aquí!", entonces él tomó su mano.

Ángela se dio la vuelta para mirarlo.

"Ayúdame con esta fórmula, por favor", Álvaro se quitó los guantes y le entregó la fórmula a su esposa.

"¿Yo?", Ángela se señaló a sí misma con sorpresa.

Por lo que ella sabía, la fórmula era muy delicada e importante, ella no podía creer que él se la hubiera dado. '¿Esto significa que definitivamente confía en mí?', pensó Ángela.

"Sí, necesito tu ayuda, comencemos", por supuesto que él tenía confianza en la capacidad de su esposa.

"Oye, ¿no tienes miedo de que pueda escribir la fórmula y vendérsela a mi padre?", Ángela respondió en tono de broma mientras miraba la fórmula.

Álvaro levantó la barbilla de su esposa y dijo: "Te he vendido mi alma, ¿cómo podría importarme una fórmula? Puedes tomarla si quieres, una vez que se haya desarrollado con éxito, estaré encantado de poner tu nombre primero".

Mira, de esta forma es como eran los hombres, podían decir las palabras más dulces sin siquiera pensarlo, mientras tanto, la mayoría de las mujeres serían engañadas por las tiernas palabras de cualq

onable, Álvaro la miró y le dijo cortésmente: "Señorita Li, es un placer conocerla".

"Sr. Gu, ¿por qué viene solo? ¿Dónde está su esposa?", pregtuntó ella, ya que todos en Ciudad J sabían que Álvaro se había casado con Ángela, la hija de la familia Si.

A lo que él respondió: "Mi esposa está ocupada en este momento, por eso no pudo acompañarme", no obstante, cuando se referían a Ángela, Silvia pudo notar el amor en la mirada de Álvaro.

Esta última había intentado hablar un poco más con él, pero después de percibir su desinterés, inventó una excusa para irse.

Después de que Silvia se fue, Álvaro miró su reloj, entonces se dijo a sí mismo: 'Me iré en cinco minutos'.

A Ángela no le gustaban ese tipo de reuniones y tampoco a Álvaro.

Incluso si tenía negocios con alguien, preferiría no hablar aquí.

Después, él puso su vaso sobre una mesa, en ese momento, una mujer cayó en sus brazos, "¡Ay! Lo lamento mucho Sr. Gu, me torcí el tobillo".

Él se enojó por el comportamiento de la mujer y su voz coqueta lo espantó.

Ella simplemente tembló ante la indiferencia de Álvaro. La mujer sintió que era peligroso incluso acercarse a él.

Pero ella se encontraba entre la espada y la pared.

Luego, puso sus brazos alrededor del cuello de Álvaro, lo que inmediatamente provocó los celos de las otras jóvenes que estaban allí, sintiendo la envidia de la gente, la mujer se volvió complaciente y se esforzó por seducir a Álvaro con un tono más suave, "Sr. Gu, como puede ver, me torcí el tobillo".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir