ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1676 Aarón, ¿estás loco

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7024

Actualizado: 2019-06-11 01:18


Mientras Aarón seguía llamando a Álvaro, Ángela estaba a punto de entrar a la casa de la familia Yin. Si Álvaro realmente hubiese estado haciendo algo, no hubiera tenido tiempo de ocultarlo, incluso si hubiera llegado la llamada.

Ángela, con voz áspera, ordenó al ama de llave, quien ya estaba asustada: "¡llévame a la habitación de Raquel!".

El ama de llave subió inmediatamente las escaleras, los llevó a la puerta de la habitación más íntima y dijo: "Ésta... es... la habitación... de la señorita Raquel".

Ángela giró el picaporte. Si la puerta hubiese estado con llave, hubiese querido que su guardaespaldas la derribaran. Pero, inesperadamente, no lo estaba...

Al abrir la puerta, Ángela casi se desmaya al ver lo que estaba frente a ella.

Un hombre y una mujer tumbados y acurrucados en la cama, con una colcha liviana que apenas cubría la parte superior de sus cuerpos.

Ángela, de repente, se puso pálida. Desconcertada, dio un paso atrás y se agarró de la puerta para sostenerse.

Estaba equivocada acerca de Álvaro. Él todavía amaba a Raquel.

Las dulces palabras del pasado se habían convertido en las mentiras más repugnantes.

Quería dejar ese lugar asqueroso de inmediato y olvidar que tenía a su bebé en el vientre.

Bajó las escaleras deprisa, ignorando a Alberto y a Samanta que estaban anonadados al verla ahí.

También, se topó con Aarón en las escaleras. Antes de que Aarón pudiera reaccionar, Ángela ya lo había apartado y había salido furiosa de la casa.

"¡Ángela, espera!", gritó Aarón. Quería alcanzarla, pero los guardaespaldas ya estaban siguiéndola y, por eso, decidió subir y corroborar primero.

Álvaro escuchó un rugido difuso: "hermano, ¿qué estás haciendo? "

Intentó abrir los ojos solo para encontrar la cara furiosa de Aarón. Luego, los cerró y se frotó las sienes, "Aarón, ¿estás loco?"

"¿Yo estoy loco?", Aarón preguntó. "¡Mira lo que has hecho!", él se burló.

Si no lo hubiera visto con sus propios ojos, nunca creería que su hermano engañaría a su esposa.

Como sentía que algo estaba mal, Álvaro saltó de la cama. La colcha s

presenciar la escena en la que él la engañaba. Estaría tan devastada que saldría corriendo de la casa de la familia Yin. Entonces, alguien que ya había sido colocado cerca de la puerta debió haber secuestrado a Ángela.

Álvaro golpeó fuerte el volante. '¡Qué mujer malvada! ¡Cómo se atreve a secuestrar a Angela!', Álvaro pensó.

Eran las doce y media. Álvaro no podía esperar a que fueran las tres, así que primero se contactó con Simón y luego, condujo hacia el lado oeste.

Cuando Ángela se despertó, no podía ver nada porque sus ojos estaban cubiertos de trapos.

También su boca, las manos y las piernas estaban inmovibilizadas.

Solo podía usar los oídos para escuchar a su alrededor. Se movió ligeramente y alguien notó su presencia.

Al cabo de un rato, los trapos sobre sus ojos fueron removidos para que pudiera ver.

La miraban varias personas sentadas alrededor de una mesa de cuatro patas, eran Nita, Alonso, Raquel y Rafael.

El ver a Raquel, hizo que la ira de Ángela aumentara, mientras pensaba en lo que había sucedido ayer.

Era esta mujer la que se había acostado con Álvaro.

Como si supiera lo que Ángela estaba pensando, Raquel sonrió levemente, se levantó de la silla y se acercó a ella: "te han engañado. Nada pasó entre Álvaro y yo anoche". Ángela se sorprendió al escuchar eso, pero no podía hablar debido a que su boca estaba cubierta con cinta adhesiva.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir