ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1687 Uvas rojas con sabor a uva morada.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7524

Actualizado: 2019-06-13 23:13


"¡Quiero comer unas uvas rojas frescas de Estados Unidos!", dijo Ángela.

"¡No hay problema!", dijo Álvaro. Él podría disponer de su avión privado para ir allí y conseguir algunas para Ángela.

Ángela puso una sonrisa astuta y dijo: "Quiero comer uvas rojas de Estados Unidos, con sabor a uva morada. Señor Gu, ¿cree que podrá satisfacer las necesidades de su bebé?". Después, Ángela frotó ligeramente sus manos sobre el estómago.

"¿Uvas rojas con sabor a uva morada? Ángela, ¿también te gustaría probar algunas manzanas con sabor a plátano?", dijo Gonzalo. Se preguntó cuáles eran las verdaderas intenciones de Ángela.

Con una sonrisa burlona, Ángela miró a Álvaro, el cual ni siquiera reaccionó: "Bueno, señor Gu, ¿puede hacerlo? Si no puede...", 'Entonces debería marcharse'.

Antes de que Ángela pudiera terminar de hablar, Álvaro asintió con la cabeza y dijo: "Espera un segundo. Le pediré a mi gente que las compre ahora mismo".

... Gonzalo y su hermana miraron a Álvaro con asombro mientras se preguntaban dónde iba a encontrar las uvas rojas con sabor a uvas moradas.

A la mañana siguiente, Ángela fue despertada por Álvaro para desayunar, que era lo que Álvaro había estado haciendo recientemente.

Ángela dormía mucho desde que estaba embarazada. Hubo tantas ocasiones en las que Álvaro tuvo que despertarla, levantarla de la cama y bajarla para desayunar.

Cuando los padres de ella vieron a Álvaro mimar incondicionalmente a Ángela, gradualmente comenzaron a perdonar a Álvaro por salvar primero a Raquel en lugar de a su hija.

El desayuno de hoy fue un desayuno de estilo chino hecho por un cocinero retirado que fue invitado por Álvaro. Había pequeñas empanadas al vapor rellenas de sopa, pequeñas empanadas de camarones, papilla de hortalizas con ñame chino, pasteles de castaña, maíz y ñame, crepas de verduras y rollos de huevo.

Todo se veía fabulosamente delicioso.

Álvaro invitaba de vez en cuando a diferentes tipos de chefs. Gonzalo a menudo traía a sus dos hijos para que vinieran y comieran con ellos.

Ángela no pudo resistir toda la deliciosa comida que Álvaro había preparado, así que se la comió toda.

Desafortunadamente, a menudo vomitaba lo que había comido.

Ver a Ángela vomitar todo el d

u cumpleaños, Álvaro se había ido para ver a Raquel. Mientras fuera algo concerniente a Raquel, Álvaro sería la primera persona al lado de Raquel.

Ángela podía perdonar a Nita, pero no podía perdonar a Raquel.

"No quiero decir nada. Si Álvaro quiere quedarse aquí, deja que lo haga. Mientras a ti y a papá no les importe, puedo seguir ignorándolo", dijo Ángela. Su padre siempre había querido que Álvaro fuera un yerno inquilino. Funcionaría perfectamente bien si ella no lo echara.

Daisy se encogió de hombros con impotencia y dijo: "Ángela, puedes hacer lo que quieras, siempre y cuando mantengas a mi nieto a salvo. No hablaré más de este asunto. La niñera en la casa de tu hermano no está disponible hoy, así que tendré que ir a cuidar de mis dos nietos. Si quieres salir a caminar, recuerda ir acompañada de alguien".

Para ser honesta, Ángela podía entender las buenas intenciones de su madre. Aunque Daisy favorecía a Álvaro y estaba de su lado muchas veces, siempre puso la felicidad de su hija en primer lugar.

Todos cometemos errores. Lo que importaba era el grado del error y la actitud al rectificar el error de una manera adecuada.

La gravedad del error de Álvaro no había cruzado la línea de tolerancia de Daisy. Y Álvaro se había estado disculpando con Ángela con una actitud sincera. Daisy quería que Ángela y Álvaro se reconciliaran y volvieran a estar juntos.

Por lo tanto, Daisy a veces pasaba la noche con Ángela, tratando de mediar la relación entre ellos dos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir