ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1693 Ella es mi esposa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7083

Actualizado: 2019-06-15 00:13


Viendo a Ángela alejarse, Fausto se sintió un poco afligido, por lo que se apresuró a darle alcance.

Apenas ella salió del aeropuerto, encontró su CR Supercar rodeado de unos cuantos BMW de color negro.

Los guardaespaldas le instaron a subir a su Supercar y se encargaron de detener a Fausto. Los transeúntes estaban sorprendidos y envidiosos.

Ángela era nuevamente el tema central de las redes sociales debido a su sobresaliente apariencia y su intento de abandono.

Gracias al vídeo publicado en Internet, las personas se enteraron que los guardaespaldas fueron enviados por Álvaro, pero creían que se trataba de que Álvaro recogía a Ángela en el aeropuerto y que estaban, simplemente, haciendo alarde de su romance.

Entre tanto, Fausto también atrajo mucha atención, después de todo, era un hombre atractivo y el hermano político de Ángela. y la gente estaba enloquecida por encontrar más información sobre él.

Sin embargo, era extraño que en Internet no se pudiera encontrar nada más.

Ángela contuvo su ira y se fue a casa con los guardaespaldas.

Álvaro aún no había regresado, estaba negociando una cooperación con el Hospital Privado Chengyang.

Ángela se quedó sola en la habitación. Se sentía cada vez más enojada cuando pensaba en lo que había sucedido en el aeropuerto y finalmente, decidió ir al Hospital Privado Chengyang en busca de Álvaro.

De camino al hospital, llamó a Mariso y este le dijo que Álvaro estaba en la oficina del subdirector.

Ángela se bajó del auto, entró al hospital y fue saludada por los médicos y las enfermeras que pasaban: "¡Señorita Si, me alegro de verla!".

"¡Hola, señorita Si!", "¡Señorita Si, mucho tiempo sin verla!"

...

Ángela controló su ira, y respondió a sus saludos con una sonrisa.

En la oficina, Gonzalo debatía con Álvaro sobre una conferencia y cuando estaban a punto de tomar una decisión, la puerta se abrió de golpe.

Ángela estaba parada allí, con sus ojos brillando de rabia.

Ambos hombre se pusieron de pie, rápidamente. "¡Nena!", dijo Gonzalo, que estaba un paso más cerca de Ángela. Y cuando estaba a punto de abrazar

Aunque sus palabras eran agudas, su rostro se suavizó.

Álvaro le susurró al oído: "Es mi culpa. Nena, te llevaré a donde tú quieras, ¿puedes dejar de estar enojada, por el bien de nuestro bebé?".

Como médico, Álvaro sabía que cuando una mujer estaba embarazada, su estado de ánimo se ve afectado por el cambio de los niveles de progestrerona, haciéndola propensa a las variaciones de humor.

Por ello, por más que Ángela volcara su enfado sobre él, no se enojaría.

Por el contrario, la trataría bien, la complacería y satisfaría sus necesidades.

"Bueno, quiero ver una película de terror 5D en el cine. También quiero montar en la montaña rusa y en una noria... ¡Acompáñame!".

Álvaro se quedó sin palabras. ¿Quién buscaría la exaltación después de quedar embarazada? "Está bien, podemos ir al cine, pero, teniendo en cuenta los cuidados prenatales, ¿qué te parece si vemos una película animada?", dijo Álvaro, sugiriendo hacer algo menos arriesgado.

"¡No! Termina tu trabajo, voy a ir a casa". El hecho de no saber cómo afrontar su relación con Álvaro la hacía estar incómoda cada vez que le veía, por lo que pensó que era mejor mantenerse alejada de él.

Älvaro la miró y guardó silencio. La llevó al ascensor.

Después de salir del hospital, fueron a un centro comercial.

"¿Por qué me traes aquí?". Álvaro aparcó en el estacionamiento subterráneo, pero Ángela no quería ir de compras.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir