ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1703 Casi cayó por su encantadora sonrisa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8240

Actualizado: 2019-06-17 09:51


Cuando Chuck descubrió que Ángela se había tomado la medicina, la hizo examinar inmediatamente, temiendo que esta pudiese hacer daño al bebe en su vientre.

De acuerdo con los controles previos, su embarazo se encontraba en etapa temprana, por lo que no habían podido determinar que iba a tener gemelos, pero esta vez, Chuck había descubierto que habían dos bebés en su vientre.

"¿Gemelos?", en este momento, esa noticia podía ser el único consuelo para Álvaro.

Frustrado, Álvaro quería abrazar a Ángela, pero esta gritó y corrió hacia Gonzalo, preguntando: "Hermano, ¿es cierto lo que está diciendo mamá, Álvaro Gu es realmente mi esposo?".

Gonzalo no sabia lo que estaba pasando, había estado fuera de casa los últimos días, así que estaba tan sorprendido como los demás.

Él asintió y dijo: "Si, estás casada con Álvaro y estas embarazada de sus bebés".

Ángela no estaba convencida y con los ojos y las mejillas rojas por el llanto, dijo: "¡Todos me están engañando! ¡Fausto es mi novio!". Al despertarse esa mañana, había una voz haciendo eco en su cabeza, diciéndole que Fausto era su novio.

Aunque realmente no podía recordar quién era Fausto, la voz se lo evocaba una y otra vez...

Entonces, Ángela miró a Álvaro, quien era un hombre frío y de ojos sin emociones.

Pensó que tenía que haber sido ese hombre malvado quién había confabulado con los demás para engañarla.

Álvaro recordó de repente que tres años atrás, él había besado a Ángela en el baño de hombres, al que ella entró por equivocación, estando borracha.

Con eso en mente, sonrió ampliamente y le preguntó: "Ángela, ¿recuerdas que bebiste cerveza con tu hermano en un bar aquel día?".

Ángela lo miró y dijo: "Claro que sí, ¿eso no fue hace apenas dos días?", recordó que lo había conocido hacía dos días en el bar.

Saber que Ángela no lo había olvidado por completo dio un poco de alivio a Álvaro.

Este, mirándola profundamente a los ojos, sonrió y le dijo: "Esta bien, siempre y cuando yo te recuerde. Ángela, eres mi esposa, ¡ahora y por siempre!". 'No es tan grave que haya perdido la memoria

y aun cuando no pueda ayudarle a recuperarla, ¡aún puedo cortejarla y ganar su amor nuevamente!', pensó Álvaro, con confianza.

Ángela se sintió atraída por su tierna sonrisa. Antes no había notado lo atractivo que se veía Álvaro sonriendo, a pesar de su actitud fría y sin emociones.

Casi se enamoró de su encantadora sonrisa.

En ese momento, alguien tomó

n emociones?".

"Bien, ¿así que eso es lo que pensabas antes de mí?", preguntó Álvaro, divertidamente, tomó su mano y amorosamente jugó con sus dedos.

"Bueno... no, no exactamente. Yo debería...", Ángela le devolvió a Gonzalo su teléfono, se puso de pie, desconcertada y dijo: "Primero, quiero volver a mi habitación... Por favor necesito... un poco de tiempo de estar sola".

'Realmente estoy casada con Álvaro...

¿Qué me ha pasado en los últimos tres años? ¿Cómo pude haber sido tan tonta?'.

Ángela necesitaba algo de tiempo para entender todo.

Álvaro también se levantó y dijo: "Te acompañaré arriba".

"No, no", negó Ángela de inmediato. "Puedo ir sola, por favor, sigan hablando ustedes".

Luego, corrió escaleras arriba tan rápido como pudo, como si estuviera huyendo de algún tipo de peligro. Los otros miraron a Álvaro con empatí.

Todos quedaron en silencio por un momento.

Los amigos de Álvaro ahora tenían que regresar a casa decepcionados, ya que no habían podido cumplir con lo que se habían propuesto a hacer, a causa de la repentina pérdida de la memoria de Ángela.

Al estar en sus casas, todos pidieron a sus esposas que visitaran a Ángela con más frecuencia para hacerle compañía, ya que tuvo que lidiar con la repentina sorpresa de descubrir que había estado casada con un hombre como Álvaro todo este tiempo

La noche llegó. Álvaro entró casualmente en el dormitorio de Ángela y se duchó en su baño, usando todos sus artículos de de aseo personal, lo hacia como una rutina diaria.

A juzgar por su comportamiento espontáneo, Ángela casi estaba convencida de que Álvaro era realmente su marido.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir