ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1704 Déjame cortejarte.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7122

Actualizado: 2019-06-17 23:10


Ángela había planeado tener una conversación con Álvaro una vez que él terminara de bañarse. Al ver a Álvaro con solo una toalla de baño puesta, Ángela se sonrojó de inmediato y desvió la mirada. "Tú... ¡Ponte la pijama!".

Su figura era... tan esbelta y en forma!

Sus músculos... ¡estaban tan tonificados! Tenía la figura perfectamente esculpida...

¡Oh! Ángela se preguntó por qué sentiría la necesidad de beber una poción para olvidar algo, dado que ella ya tenía a un marido tan guapo.

Álvaro caminó hacia ella y trató de seducirla. La arrojó con delicadeza sobre la cama y se apoyó contra la cama con sus fuertes brazos, uno a cada lado de ella. Entonces él le dijo suavemente: "No me pondré la pijama porque me dijiste que te gustaba verme desnudo".

En el momento en que lo escuchó decir eso, la cara de Ángela se sonrojó. Su cara sonrojada lo excitó aún más...

Ángela estaba empezando a perder el control. Ella no podía creer que él le hubiera dicho cosas tan sucias.

"Por favor... póntela... ahora". Sin querer, el dedo de Ángela tocó su pecho.

¡Guau! ¡Estaba muy firme!

Luego movió los dedos hacia abajo, pero Álvaro le sujetó la mano.

Ella miró dentro de sus ojos misteriosos y embriagadores. "¿Me estás... seduciendo?", preguntó él.

Álvaro descubrió que Ángela era más atractiva de lo que era antes de perder la memoria.

Significaba que en la mente de Ángela, ella todavía era una niña de veinte años. Así que... él la trataría bien.

"No. No. ¡No lo estoy haciendo!", ella respiró hondo y se tranquilizó. "Quiero hablar contigo. ¡Por favor, primero ponte la pijama!", insistió ella.

"¿Por qué? Tendré que quitármela de nuevo si me la pongo ahora. Ángela, ya estás acostumbrada a verme desnudo. ¡Si persistes en hacerme vestir algo, me sentiré incómodo!", Álvaro la rechazó.

'¡Ya me siento incómoda porque no llevas casi nada puesto en este momento!', se quejó Ángela en su mente.

Antes, Ángela sentía que Álvaro siempre había sido frío y hostil con ella. Pero ahora, ella se sentía extraña al estar tan cerca de él. "Puedes... hacerte a un lado y dejar que me siente".

¡Oh! A Á

engañarte para que huyeras con él a pesar de que sabía que eras mi esposa. Cuando te recuperé, comenzaste a pelear conmigo todos los días. Ángela, prométeme que no volverás a ver a Fausto. ¿De acuerdo? Admito que me he cometido errores antes. ¡Pero a partir de ahora, renunciaré a una parte de mi negocio para pasar más tiempo contigo!".

"Huir... ¿con Fausto?", Ángela se sorprendió. Ella estaba confundida. ¿Cómo pudo ella hacerle esto a su marido?

Álvaro se había preparado mucho para hacer que Ángela creyera lo que estaba diciendo. Tomó su celular para encontrar un video. Luego se lo dio a Ángela. "Si no crees en mis palabras, puedes ver el video. El video no puede mentir, Ángela".

Umm... Eso sonaba cierto.

En el video, ella vio a Fausto tomándole la mano y discutiendo con diez guardaespaldas dispuestos por Álvaro en el aeropuerto.

Pero ella no podía escuchar claramente lo que estaban diciendo. 'Tal vez el video se dañó', pensó.

Vio que ella todavía estaba dispuesta a irse con Fausto, a pesar de que se enfrentaban a muchos guardaespaldas.

Ahora ella creía totalmente en Álvaro.

Se arrepintió de lo que le había hecho a Álvaro y comenzó a detestar a Fausto.

¿Cómo podía él seducir a la esposa de otro hombre?

Ella también se odiaba a sí misma por lo que había hecho. Como una mujer casada, se sentía pecadora por haber sido seducida por Fausto y haber traicionado a su marido.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir