ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1711 ¿Quién te dijo semejante mentira

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7316

Actualizado: 2019-06-20 00:17


Álvaro tenía una sonrisa viciosa y satisfecha, mientras que lo único que Ángela quería era echarlo del avión.

¡Sus hijos eran un par de traidores! Había sufrido nueve meses de embarazo y había tratado de criarlos lo mejor que podía, ¡aunque Álvaro había ayudado mucho, ella fue la que quedó embarazada y dio a luz a sus hijos!

En el camino de regreso a Ciudad J, Ángela estaba un poco molesta, pero su esposo y los niños estaban muy felices.

Toda la familia Gu se reunió esa noche, sabiendo que Álvaro y su esposa estaban de vuelta con sus hijos, Valeria Gu, la hija de Aarón, estaba emocionada de ver a sus dos primos y jugar con ellos.

Marta y Lily no estaban allí, Lily había ido al país Green Cold por el fallecimiento de una vieja amiga y Marta la había acompañado.

Desde que Álvaro regresó a la casa de la familia Gu, se había quedado en el Hospital Yao durante dos días y una noche ya que había estado ocupado trabajando.

Ya era tarde cuando Ángela tuvo tiempo para estar sola y fue entonces cuando se sintió un poco culpable, su esposo había estado viajando entre Ciudad J y País C durante los últimos tres años debido a ella...

En la mañana del tercer día, cuando todos estaban desayunando, Álvaro regresó.

Él estaba agotado por las docenas de horas que había estado trabajando sin parar, pero en el momento en que vio a su esposa e hijos, se sintió renovado.

No desayunó, sino que fue directamente a la habitación a descansar, en ese momento sufría de un fuerte dolor de cabeza.

Después de almorzar, Ángela se quedó mirando la puerta del dormitorio durante mucho tiempo, finalmente se decidió y subió las escaleras con algo de comida.

Luego abrió la puerta y encontró a su esposo dormido, ella dejó la comida en el escritorio y trató de despertarlo.

"Álvaro... Álvaro...", Ángela le habló suavemente, pero él mantuvo los ojos cerrados, parpadeó un poco, pero no se despertó.

Ella pensó que su esposo estaba agotado, pero cuando estaba a punto de salir de la habitación se dio cuenta de que había algo extraño en él.

Entonces se agachó y le tocó la frente. ¡Dios mío! ¡Está ardiendo!

¿Acaso Álvaro tenía fiebre?

Ángela sacó de inmediato u

Ella se sonrojó de inmediato, no sabía qué decir. Ángela fingió estar molesta y gritó: "¡Déjame ir! De otra manera... ¡me enojaré contigo!".

Álvaro la besó en la oreja y dijo en voz baja: "Escuché que el sexo puede curar la fiebre...".

Ángela se quedó estupefacta, "¿Quién te dijo semejante mentira?".

Era la primera vez que escuchaba algo así.

Él le dio un beso en la mejilla y respondió: "No importa quién lo dijo, lo que importa es... ¿estás dispuesta a curarme con tu cuerpo?".

¿Qué? ¿Por qué? ¡Es sólo una fiebre! ¿Por qué tenía que sacrificarse ella misma?

"Álvaro, eres un... ¡degenerado! ¡Déjame ir! O de otra forma yo... hmm", sus labios rojos estaban amordazados por los de su esposo.

Álvaro tenía los labios calientes porque tenía fiebre, Ángela se sintió extraña al respecto.

Mientras él estaba besando su frente, ella sostuvo sus manos y dijo: "Álvaro... Te he hablado de las reglas...".

Él se paralizó y detuvo sus movimientos.

Entonces se miraron el uno al otro, en los ojos de su marido, Ángela pudo ver claramente amargura y agonía.

El corazón de ella se suavizó y dijo: "Tú...", para ser honesta, le dolió el corazón cuando vio que su esposo tenía fiebre, pero no estaba dispuesta a admitirlo.

Antes de que Ángela pudiera terminar sus palabras, Álvaro se dio la vuelta y se tendió a su lado, suspiró profundamente y dijo: "Puedes irte ahora".

Ella no se movió, pero se pellizcó la palma de la mano.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir