ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1712 Capitulo Pobre mami

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6875

Actualizado: 2019-06-20 02:48


Álvaro y Ángela ya tenían dos hijos, y Álvaro no aceptó divorciarse. Además, a veces se abrazaban y besaban. Si ella todavía insistía en mantenerlo a distancia ... ¿Cuál era el punto de hacerlo?

Ángela volteó a ver a Álvaro y lo vió cerrando los ojos. Una mirada de dolor le rozó la cara.

Ángela se mordió el labio con fuerza y se preguntó qué hacer.

¿Qué debería hacer ella?

Sabía que Álvaro estaba tratando de llamar su atención, pero aún así hizo lo que él quería, como si cayera ante su mirada de lástima. Se giró y presionó a Álvaro debajo de su cuerpo.

Él sonrió secretamente. Ángela tenía un corazón sensible. Él fingió negarse, "bájate".

Al ser rechazada, ella realmente quería bajarse, pero ... siguió moviendo sus dedos en círculo alrededor del cuello de Álvaro y dijo: "tienes fiebre".

"Lo sé. Iré al hospital a buscar una bolsa de suero. Si no funciona, me haré una cirugía. Si eso tampoco sirve, moriré", dijo Álvaro. Estaba siendo dramático.

¡Dios mío! Ángela se quedó sin habla. Una pequeña fiebre había sido exagerada como una cuestión de vida o muerte.

A través de sus finas pijamas, ella podía sentir su temperatura corporal extremadamente alta.

Ángela apretó los dientes y besó sus labios cerrados.

Álvaro casi no pudo contener la alegría que le causó su beso.

Ella llevaba dos años enteros sin tomar la iniciativa de besarlo.

En ese momento, finalmente la tuvo.

De haber sabido que estar enfermo llevaría a Ángela a la cama, no le hubiera importado enfermarse cientos de veces.

Dentro de poco, la pareja se calentó. Ángela había tomado la iniciativa, pero de alguna manera él tomó ventaja y sostuvo su cintura con fuerza, sujetándola bien entre sus brazos.

Justo cuando estaban a punto de llevar las cosas un paso más allá, alguien llamó a la puerta. "Álvaro, ¿estás dormido? Voy a pasar".

Era Taina, que quería ver a Álvaro.

Ángela de repente abrió los ojos y miró a Álvaro sobre su cuerpo. Entonces, ella volvió a recuperar la sensatez.

¡Oh Dios mío! ¿Qué estaba haciendo ella? ¿Por

e dormir. Cuando vio a Ángela cenando sola, se sentó a su lado con su pijama y dijo: "mi querida esposa, ¿por qué no me despertaste para cenar contigo?".

Ángela miró débilmente a Álvaro, quien se veía mucho mejor y dijo con amargura: "estás enfermo. Sé que tienes malestar estomacal y que no vas a comer nada, así que no te desperté".

Mientras hablaba, tomó los platos que tenía alrededor y se los acercó.

Álvaro se rió entre dientes y le susurró al oído: "he trabajado duro esta tarde. Si no me dejas comer algo, ¿cómo tendré fuerza para continuar más tarde?".

"Entonces, no lo hagas", respondió Ángela. Él se había aprovechado de su situación actual. Ángela puso los ojos en blanco. De todos modos, se veía mucho mejor que antes, así que ella se sintió un poco aliviada. Por lo tanto, Álvaro debería abandonar la idea de aprovecharse de ella.

Él sonrió y no dijo nada. Tomó el tazón y los palillos que la ayudante puso en la mesa y estaba listo para comer algo.

Pero Ángela le ganó. Sus palillos estaban en la comida que él quería.

Álvaro sonrió y pensó para sí mismo: "¡es realmente buena para guardar rencor!". Él agarró su mano y llevó el tofu que estaba sus palillos hacia su boca.

Levantó las cejas con orgullo y dijo: "gracias por alimentarme".

"¡Idiota!", dijo Ángela. Ella dejó los palillos para tomar el caldo enojada y lo dejó solo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir