ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1714 Aléjate de Ángela

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8445

Actualizado: 2019-06-21 00:07


Gonzalo preguntó: "¿No es mi hermana una niña amable y indulgente?".

Ángela respondió con una sonrisa: "Debes haber ganado el corazón de muchas chicas inocentes con estas dulces palabras".

Gonzalo inmediatamente levantó las manos y gritó: "¡Soy inocente! Amo a mi esposa con todo mi corazón y juro que nunca la he engañado".

Ángela miró a su esposo a su lado, después le dio un suave pellizco y le dijo: "¿Ves cómo mi hermano trata a mi cuñada? Debes aprender de él".

Álvaro sonrió ligeramente, se acercó a su esposa y le susurró al oído: "¿Qué quieres decir con eso? ¿Acaso te engañé o coqueteé con otra mujer?", cuando sintió su cálido aliento, Ángela se sonrojó de inmediato. '¡Debe haberlo hecho deliberadamente!', pensó ella.

"No, no lo hiciste, pero cuando entré, te vi rodeado de varias mujeres", respondió Ángela. 'Incluso ahora, esas mujeres siguen mirando a mi marido', dijo ella para sí misma.

Ángela estuvo lejos de ciudad J durante dos años, durante este período, algunas de sus conocidas se fueron al extranjero y otras volvieron.

Algunas de ellas no sabían que Álvaro se había casado con Ángela, así que todavía tenían la esperanza de seducirlo.

Varias mujeres se sintieron avergonzadas de sí mismas al ver el regreso de Ángela, pero varias otras insistían y no querían renunciar a un hombre rico y guapo como Álvaro.

Este último se echó a reír de repente y preguntó en voz baja y masculina: "¿Y qué? ¿Acaso te estás poniendo celosa?".

El rostro de su esposa se ruborizó, luego miró a Álvaro y dijo: "¿Celosa? No digas tonterías, un día nos vamos a divorciar".

Gonzalo agitó suavemente su copa de vino con un suspiro y dijo: "Has estado diciendo eso desde hace tres años, ¿de verdad quieres divorciarte de Álvaro?".

Ángela hizo una mueca con molestia y dijo: "Por supuesto que sí, pero...".

'Álvaro fue quien no firmó el acuerdo de divorcio, además, se ha mostrado renuente a ir a la Oficina de Asuntos Civiles para hacer el procedimiento conmigo... Por si fuera poco, nadie está de mi lado, así que no tengo otra opción', pensó ella.

En este momento, Álvaro la abrazó contra su pecho y dijo juguetonamente: "Cariño, deja de hablar de eso, ya no es gracioso, ¿qué tal si jugamos otra cosa?".

Antes de que Ángela abriera la boca, Gonzalo chilló: "Saben que estoy aquí solo sin mi esposa, así que ustedes están haciendo esto a propósito para ponerme celoso, dejen de mostrarse afecto delante de mí, cuñado, sal de mi vista con tu esposa".

Álvaro no escuchó a Gonzalo y en l

ió mal, no volveré a perder el tiempo en mujeres como ella'.

Álvaro estaba hablando con los padres de Mariso, de pronto, olió un perfume tan penetrante que lo hizo fruncir el ceño.

Entonces, una voz suave, pero pretenciosa llegó a su oído: "Hola Sr. Gu, mi nombre es Keren, la gerente de ventas de la empresa cooperativa de equipos médicos en nuestra ciudad".

Pronto, la multitud curiosa se preguntó sobre la relación que ella tendría con él. Sin embargo, Álvaro sólo asintió con la cabeza de manera gentil, luego continuó hablando con Conchita: "En los últimos días, Mariso ha progresado bastante en su trabajo, tío, tía, no tienen nada de que preocuparse".

Conchita se dio cuenta de la vergüenza de aquella mujer por haber sido ignorada y se empezó a reír. En tanto, Mariso respondió: "Estoy tan contento de escuchar eso de usted, ¡gracias Sr. Gu!".

Elias asintió y preguntó: "Sr. Gu, ¿cuánto tiempo planea quedarse aquí esta vez? Me gustaría invitarlo a cenar, esta vez, no puede rechazar nuestra invitación de nuevo".

Álvaro pensó en Ángela justo cuando escuchó eso, entonces respondió con una ligera sonrisa: "Depende de mi esposa".

Elias se rió y dijo: "Es un buen hombre, bien hecho. Usted trata a su esposa muy bien, necesito aprender más de eso". Luego de esas palabras, los tres se rieron al unísono.

Pero nadie le habló a Keren. En ese momento, ella quería que la tierra se la tragara.

Sin embargo, la multitud todavía la miraba, como si fuera el hazmerreír del grupo. Ella golpeó su copa con la de Álvaro y dijo: "Sr. Gu...".

Antes de que Keren terminara de hablar, él le pidió directamente a la mesera que estaba cerca una nueva copa de vino.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir