ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1716 Ahora puedo estar con Madina

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9144

Actualizado: 2019-06-21 05:12


Madina se echó a reír justo después de ver la expresión en el rostro de Ángela.

"Ángela, han pasado dos años desde la última vez que nos vimos. Eres mucho más hermosa que antes. ¡Realmente te envidio!". Madina y Ángela se abrazaron con fuerza.

En los últimos dos años, Ángela visitó Ciudad J en varias ocasiones, pero siempre tenía el tiempo muy limitado. Por otra parte, Madina estaba ocupada en el trabajo todo el tiempo, por lo que no tuvieron la oportunidad de verse, ni una sola vez.

Ángela le sonrió a Madina, luego miró al hombre que estaba a su lado y preguntó: "Ustedes dos son..."

Madina volteó a ver al hombre y agachó un poco la cabeza con timidez. Por este acto, Ángela se dio cuenta que lo que suponía era correcto.

Diago le propuso un brindis a Álvaro, luego se dirigió a Ángela y dijo: "Pronto nos comprometeremos, y nos gustaría invitarlos a asistir a nuestra ceremonia de compromiso".

"Compro... ¿compromiso?", ¿Madina y Diago?

Eran muy diferentes el uno del otro, por lo que Ángela no podía entender cómo es que llegaron a convertirse en pareja.

Mientras miraba a Ángela con un sentimiento de culpa y vergüenza dentro de su ser, Diago respondió con suavidad: "Sí, aunque tu esposo siempre estaba bastante ocupado con el trabajo, aún se tomaba el tiempo para preocuparse por mi matrimonio. Gracias a él, ahora puedo estar con Madina".

¡Oh! ¡Así que Álvaro fue su casamentero! Ángela le echó un vistazo a Álvaro, mientras se tomaban de la mano, y se burló de él alegremente: "¿Desde cuándo nuestro Director Gu se convirtió en un experto en los matrimonios y el amor?"

Frunciendo el ceño, Álvaro dijo: "El destino fue el único responsable de que se encontraran y enamoraran uno del otro. ¡Yo no tuve nada que ver con su relación!".

De hecho, no había de forma de considerar a Álvaro como su casamentero, ya que lo único que hizo fue animarlos a conocerse más entre ellos.

Después de que Ángela abandonara Ciudad J, Madina renunció y comenzó a trabajar como secretaria en la compañía de Diago.

En una ocasión, en la compañía, Madina escuchó que alguien hablaba sobre Ángela. Cuando se acercó para escuchar más de cerca, vio a Diago hablando con una mujer que no conocía.

Después, le oyó decir: "¿Ángela la convenció para que cometiera un asesinato?"

Diago solo estaba repitiendo las palabras que la mujer había dicho momentos antes, pero Madina lo malentendió y pensó que él estaba difamando a Ángela.

Ya que Madina estaba tan agradecida con Ángela por toda la ayuda que le había brindado a ella y a su hija, se molestó con Diago de inmediato. Por lo que se acercó a él de forma impulsiva para defender a Ángela, "¡Eso es una absoluta insensatez! ¿Cómo demonios podría Ángela inci

ones, no pudo evitar echarse a reír.

Sebastián estaba durmiendo con la cabeza apoyada en la pierna de Ángela, mientras que Saúl presionaba su rostro contra el vientre de su madre y con los pies sobre su rostro. Todos estaban profundamente dormidos...

Álvaro besó las mejillas de sus dos hijos y los llevó a su habitación.

Aturdida, Ángela sintió que alguien la abrazaba. Entonces, se despertó y percibió un fuerte olor a alcohol en el dormitorio.

El hombre continuaba diciendo su nombre suavemente al lado de su oreja, "Ángela... Querida, déjame abrazarte..."

Ella abrió un ojo y vio como Álvaro la tocaba por todos lados.

¿Por qué bebió tanto? Ángela se quitó sus manos de encima de inmediato.

Pero en lugar de apartarse, el hombre le dio un gran beso en los labios. Casi la emborrachaba con el fuerte olor a alcohol.

"Por favor déjame en paz. ¡Le pediré a la Tía Liu que prepare una sopa para que vuelvas a estar sobrio!". Ángela hablaba con un hombre borracho, por lo que no era de sorprender que él no la escuchara.

Álvaro, como si fuera un niño, abrazó a Ángela con fuerza y dijo: "Cariño, te extrañé mucho. Tu fragancia es tan rica..."

El suave aroma floral penetró en ella después del baño de hace unas horas.

Después de los besos y abrazos de Álvaro, Ángela quedó exhausta mientras seguía alejándolo una y otra vez.

"Álvaro, dame un respiro... Oh..."

Pero Álvaro estaba tan borracho que se puso mucho más apasionado y varonil. Simplemente no había manera de que ella pudiera resistirse. Tenía que hacerlo con él.

No pudo evitar cerrar los ojos y disfrutar del momento tan íntimo. Así, no pudo notar la pizca de astucia que brillaba en los ojos de Álvaro, el hombre que se suponía que estaba borracho.

Al mismo tiempo, aquel hombre que tenía encima estaba encendido.

...

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir