ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1722 Ya no somos hermanos

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8316

Actualizado: 2019-06-23 00:07


Álvaro había hecho la mayor parte del trabajo administrativo en el Hospital Privado Chengyang, como resultado, Gonzalo había estado viviendo una vida libre de presiones.

"¡No soy perezoso! Sólo quiero ofrecerle a tu esposo la oportunidad de dirigir tanto el Hospital Privado Chengyang como el Hospital Yao, sería una gran oportunidad para él...", dijo el hermano de Ángela.

"¡Gonzalo Si, sólo toma el control de nuestro negocio familiar! ¡No seas ridículo! Sé que no sientes pena por Álvaro, ¡pero yo sí!", este último escuchó las palabras de su esposa mientras salía del baño.

Álvaro sabía que Ángela había estado diciendo que no, pero eso significaba que sí durante los últimos años.

Ella se preocupaba por él, ¡aunque fingiera que lo odiaba y se negara a estar a su lado!

Gonzalo no se daba por vencido, él simplemente quería ir de viaje con su esposa más a menudo. "Ángela, ¿por qué estás siendo tan tonta? Le estoy dando a tu marido la oportunidad de ganar más dinero para mantener a su familia, ¿por qué no mejor me agradeces?", exclamó Gonzalo.

"Hermano, tú también tienes dos hijos, ¡también necesitas ganar dinero para mantener a tu familia! ¡Deja de decir cosas sin sentido! De lo contrario, le diré a papá que te niegas a hacerte cargo de su hospital, piénsalo, por favor... Si tu hijo se negara a hacerse cargo de tu compañía, ¿estarías triste?".

Para Ángela, Gonzalo era una persona rara. Bueno, no necesariamente... ya que todos los miembros de la familia Si eran un poco extraños.

Otras familias compitieron intensa y agresivamente por el derecho de sucesión, ¡y ahora Gonzalo no quería hacerse cargo del Hospital Privado Chengyang en absoluto!

Si su hermano alguna vez hubiese mostrado algún grado de voluntad para luchar por el derecho de sucesión, ella le hubiera dado de inmediato el cargo de Director del Hospital a Gonzalo.

Pero Ángela ahora estaba casada con Álvaro. Era inconveniente para ella operar el Hospital Privado Chengyang desde Ciudad J, Ángela se negaba a vivir separada de su marido.

Como resultado, ella había decidido designarle algunas responsabilidades a su hermano.

Gonzalo respondió brevemente: "¡No me pondría triste en absoluto! ¡Sólo quiero que mis hijos sean felices!".

La mente de su hermana se quedó en blanco.

Mientras su esposa reflexionaba más de lo acostumbrado, Álvaro tomó el teléfono de su mano y le habló a su cuñado: "Si no te encargas del Hospital Privado Chengyang, ¡ya no te consideraré más mi h

que Gonzalo se haría cargo del trabajo de Ángela y se convertiría en el nuevo Director del Hospital Privado Chengyang.

El mismo hospital que había estado sufriendo por no tener un administrador finalmente se estableció.

La boda de Ángela y Álvaro se iba a celebrar en el tercer mes lunar del próximo año, él había ocultado el lugar de la ceremonia para su esposa, ya que era un secreto.

En el primer mes lunar, Ángela, con una gruesa chaqueta, acudió a la prueba de su vestido de novia con su esposo y sus hijos.

Su vestido de novia fue diseñado por un diseñador internacional, ella lucía elegante y delicada en su atuendo nupcial.

Se suponía que iba a ser un feliz año nuevo lunar chino para la familia, pero algo relacionado con Marta y Aarón ensombreció la celebración.

Una mujer embarazada había ido a la casa de la familia Gu el otro día.

Lulu abrió la puerta y preguntó confundida: "¿Quién eres?".

La señora sonrió y dijo: "Estoy aquí por Aarón".

"¿Por qué? ¿Qué quieres de él?", dijo Lulu.

La señora respondió: "Aarón es el padre de mi bebé, voy a dar a luz dentro de unos meses, ¡él debería hacerse responsable de su hijo!".

Lulu estaba molesta, así que gritó: "¡Deja de decir tonterías! ¿Quién eres tú? ¿Sabes que Aarón está casado y ya tiene un hijo?".

La señora respondió con indiferencia: "Sé que Aarón está casado, pero él no ama a su esposa, ellos tienen un matrimonio miserable".

Lulu estaba irritada, "¿Acaso estás loca? ¡Sal de aquí! Mírate en el espejo, ¡no eres digna de estar aquí!".

"Tú...", la señora hizo una mueca, pero no se atrevió a ofender a la dama con ropa de diseñador delante de ella.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir