ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1723 Una inesperada visita en la puerta principal

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 11386

Actualizado: 2019-06-23 00:17


"¡Deja de decir idioteces y vete de mi casa! Incluso si realmente estás embarazada del hijo de Aarón, te aconsejo que vayas y te deshagas de él, yo cubriré los gastos", dijo Lulu, mientras empujaba a la mujer fuera de su casa.

"¿Qué está pasando Lulu?", preguntó Marta, caminando hacia la puerta.

'¡Mierda! ¿Qué voy a hacer si Marta ve a esta mujer?', dijo Lulu para sí misma. Después de darle una larga e indiferente mirada a la mujer que estaba afuera, ella intentó cerrar la puerta pero ya era demasiado tarde, Marta ya había llevado un rato parada detrás de Lulu. Ella había visto a la mujer y había escuchado cada palabra de su conversación.

Dando un paso adelante, Marta detuvo a su cuñada, abrió la puerta y se volvió para mirar a la chica que se encontraba ahí. "Judith, ¿no eres la secretaria de mi marido? ¡Qué sorpresa verte aquí!", dijo ella.

Finalmente, captando la atención que había estado buscando, Judith se enderezó a propósito para mostrar su gran barriga abultada, "Así es, yo soy su secretaria y también estoy aquí para decirte que estoy esperando un hijo de tu esposo".

Al instante, el sonido desgarrador de una bofetada se escuchó.

"¡Ay!", un estridente chillido de dolor rompió la paz de la casa.

Dejando a su hijo con uno de los sirvientes, Ángela salió rápidamente del comedor, en la puerta principal, vio que una mujer sostenía ferozmente el rostro de Lulu.

"La gente es realmente malvada en estos días, ¿una rompe hogares yendo a la casa de su amante y haciendo una escena como eata a plena luz del día? ¡Realmente no hay límite para los sinvergüenzas! Guardias, echen a esta mujer de mi casa... ¡ahora mismo!", ordenó Lulu, indicando a dos guardaespaldas cercanos que avanzaran.

"Tranquilízate cuñada, ¿qué está pasando?", Ángela se acercó a Lulu y le preguntó con suavidad. La mujer que estaba delante de ellas aparentemente estaba embarazada, las cosas podrían ponerse peor ahora que Lulu se había puesto agresiva, Ángela no quería que nada malo pasara.

"Una mujer viene de la nada a nuestra casa y dice estar esperando un hijo de Aarón, ¡qué tontería! ¡Como si alguien pudiera creer semejante estupidez!", respondió Lulu con desprecio. Ella estaba decidida a tomar la iniciativa para destruir la confianza de la mujer en la entrada de su casa porque sabía que esa persona atacaría con violencia si mostraba algún signo de debilidad.

Ángela se sorprendió por la noticia, entonces miró a la mujer embarazada, quien parecía dolida e inocente y dijo para sí misma, 'Aarón y su esposa parecían estar muy enamorados, pero... ¿cómo es esto posible?'.

Lulu se volvió hacia Marta y la agarró de la mano, luego dijo: "Cuñada, no debes molestarte por esto, yo sé que mi hermano no es ese tipo de persona que va por la vida embarazando mujeres, no tenemos idea de quién es esta mujer, ni el padre de su bebé, ¡le pediré que se vaya ahora mismo!".

... Pasaron unos segundos antes de que Marta pudiera responder a las palabras de su cuñada, pero cuando se dio cuenta de que Lulu estaba a punto de agarrar a Judith, la detuvo.

"Lulu, por favor vuelve adentro con Ángela, quiero hablar con Judith a solas", exclamó Marta.

Esta última deseaba quedarse, pero Ángela sabía que no era lo que Marta quería, así que tomó a Lulu de la mano y la arrastró hacia la sala, dándoles privacidad a las otras mujeres.

Antes de entrar en la sala de estar, escucharon o

tenerlas? ¡Quizás ella no tenía la mínima intención de hacerlo!", respondió Aarón.

'¿Ahora resulta que todo es mi culpa? Judith vino hasta aquí para pelearse y él no dijo una palabra, yo sólo me hice a un lado ¿y aún así soy la culpable?', pensó Marta. Una oleada de tristeza la recorrió mientras pensaba para sí misma, 'Parece ser verdad que él no me ama, tal como Judith lo dijo hace unos minutos. A pesar de que soy la madre de su hija, eso parece no importarle, no significo nada para él.

Él nunca se enamorará de mí sólo por un niño ...'.

Mientras su corazón se enfriaba, Marta se rió con sarcasmo, "Está bien, ¡todo es mi culpa! Es mi culpa que Judith haya venido hasta aquí para comenzar una pelea, también es mi culpa seguir casada contigo, ya que por eso tu secretaria no puede ser tu esposa, ¿estoy en lo cierto?".

Aarón miró fijamente a su mujer mientras decía esto hasta que ya no pudo más.

No sabía qué más hacer y simplemente se acercó, recogió a Judith del suelo y regresó a su auto.

"¡Aarón!", gritó Ángela. Ella no podía creer que su cuñado sólo culpara a Marta por todo y ni siquiera le diera una explicación, además, por si fuera poco, ahora se iba llevando a su supuesta amante en sus brazos, eso era demasiado injusto para su esposa.

Lulu se apresuró, agarró a su hermano del brazo y dijo: "¡Aarón abre los ojos! La mujer que estás sosteniendo ahora es la misma que intentó destruir a tu familia, ¡tu esposa está allá!".

Él le devolvió la mirada a su hermana y respondió: "Lo tengo claro, ¡no tienes que preocuparte por nosotros!". Aarón intentó con todas sus fuerzas para parecer estar tranquilo.

Pero en el fondo, deseó que fuera Marta quien hubiera venido a detenerlo. En ese caso, él definitivamente habría dejado ir a Judith y habría vuelto con su mujer, no obstante, ella no trató de detenerlo... Aarón estaba convencido de que Marta no lo amaba en absoluto.

Ángela y Lulu lo vieron alejarse, incapaces de decir una palabra más.

Después de que él y Judith desaparecieron del panorama, ellas intercambiaron miradas y se reunieron alrededor de Marta. Justo cuando estaban a punto de decir algo para consolarla, ella dejó escapar una tenue sonrisa y dijo: "No tienen que preocuparse por mí, estoy bien... de verdad".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir