ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1729 Álvaro está causando problemas

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7511

Actualizado: 2019-06-26 00:07


Ángela había planeado hacer alitas de pollo agridulces para los niños no solo porque hoy había muchos de ellos sino también porque este tipo de sabor siempre les fascinaba. Lamentablemente, primero que nada olvidó sacar el ketchup de la nevera.

Álvaro entonces caminó hasta los refrigeradores para buscarle el ketchup. Podían hacer uso de varios ellos, incorporados a una de las paredes de la cocina. Se podían contar unas diez puertas de refrigeradores. '¿Cuál de ellas debería abrir?', pensó Álvaro.

Antes de que la persona que estaba atrás suyo dijera algo, Ángela prosiguió, "Está en la parte de arriba del refrigerador hacia la derecha. Lo puse ahí a la tarde".

Ángela se preguntaba por qué Ágata no respondía aún. No giró la cabeza porque estaba demasiado ocupada fritando las alitas de pollo y debía concentrarse solo en eso ya que, de lo contrario, las alitas iban a quemarse.

Ya no aguantaba más y cuando estuvo a punto de girar la cabeza para ver lo que estaba pasando, recibió un recipiente sin tapa que tenía puré de tomate. Lo agarró de inmediato y dijo, "Ágata, es muy amable de tu parte abrirlo para mí de antemano. ¡Hubiera tenido que usar un cuchillo para abrirlo sino!".

De repente, alguien la sujetó en sus brazos fuerte y afectuosamente. Al principio estaba tensa, pero luego se sintió cómoda al sentir un aroma un tanto familiar. En voz baja Ángela preguntó, "Cuando ... regresaste?".

Entonces, ella estaba aludiendo a ... Álvaro en ese momento.

Él le besó la mejilla y respondió, "Recién vuelvo del trabajo. Cariño, ¿por qué no contestaste mis llamadas?".

Él la había estado llamado varias veces pero ella no contestaba.

Por un momento Ángela se quedó pensando, luego señaló hacia el techo y dijo, "Dejé mi teléfono en la habitación".

¡Muy bien! Álvaro pensó que ella se había enojado otra vez. "¿El cocinero tiene el día libre hoy?", preguntó Álvaro. ¿Por qué Ángela estaba cocinando?

Sin responderle, ella continuaba agregando algunos condimentos a la sartén. Luego se dio vuelta, colocó sus brazos en la cintura de él y dijo, "Quería cocinarte..."

Él, eufórico, le sonrió y la besó en los labios, "¿Por qué estás tan dulce hoy?".

Apoyada en él, le murmuró, "¡Porque ... te has portado muy

olo unos minutos, había miles de comentarios.

Algunos dijeron que Álvaro solo mostraba su afecto para provocarlos.

Otros elogiaban la cocina de Ángela.

Y también había algunos otros envidiosos de cómo se mostraban ambos en la foto.

...

Todos estaban encantados con los platos que Ángela había preparado.

Álvaro no dijo más nada. Se concentró en la comida, lo cual era una prueba de lo mucho que amaba la cocina de ella.

A los cuatro niños les encantaron las alitas de pollo agridulces. Comieron en grandes cantidades, y quedaron con los labios llenos de salsa. Ángela les limpiaba los labios, pero rápidamente se les cubrían de salsa otra vez. Entonces se rindió y decidió hacerlo después que terminaran de comer.

La cena finalizó en una agradable atmósfera.

Posteriormente, Álvaro y Ángela planearon una caminata junto a sus gemelos.

Aarón y Marta salieron de paseo con Valeria.

Ramiro y Laia caminaron junto a Benja.

Querían preguntarle a Lily para ir juntos, pero Taina se negó, "Simplemente disfruten del agradable paseo. ¡Tu papá y yo cuidaremos de tu abuela!".

Hugo agregó, "Si quieren pasar la noche solos, pueden dejar a sus hijos en casa".

Álvaro miró a los gemelos antes de alzarlos y dárselos a Hugo. Les dio unas palmaditas en la cabeza y dijo, "Su mamá y yo pasaremos la noche juntos. ¡Recuerden comportarse bien y no le hagan problemas a sus abuelos!".

Sin palabras, los gemelos levantaron la cabeza y miraron a su papá con ojos inocentes.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir