ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1741 Historia adicional N° 1 Sobre Paula Gu

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 10880

Actualizado: 2019-06-29 06:57


Con la bendición de toda la familia, Ángela estaba lista para dar a luz a su bebé.

Eso significaba que Álvaro tendría una hija muy pronto.

Miembros de la familia Si, como Gonzalo, se habían quedado en el apartamento de Ángela y Álvaro durante varios días, esperando a que naciera la pequeña.

En el día del Festival de Medio Otoño, ella comenzó a sentir un ligero dolor en su vientre.

Álvaro puso un pedazo de pastel de luna que él mismo había hecho en la boca de Ángela. Pero apenas probó el postre, ella frunció el ceño.

Ese gesto lo molestó.

Como decía un refrán, nadie es perfecto.

Álvaro también tenía defectos, a pesar de que era excelente en la mayoría de los campos.

En apariencia, figura, profesión y poder... Él era perfecto.

Sin embargo, cocinar no era una de sus especialidades.

En palabras de Ángela, él era el destructor de cocinas.

Álvaro había tratado de aprender a cocinar cuando su esposa estaba embarazada. Pero incluso bajo su guía, él aún fallaba.

Esa semana, él había trabajado muy duro para preparar la receta antes de hornear los pasteles de luna.

Por fuera, parecían deliciosas en color y forma.

Pero Ángela frunció el ceño tan pronto como dio un pequeño mordisco.

Como Álvaro no prestaba atención, Gonzalo tomó rápidamente un pedazo de pastel de luna y se lo comió. "¡Guau! ¡Álvaro! ¡Eres muy bueno! ¡Esto es realmente delicioso!", él dijo.

Al escuchar lo que dijo su cuñado, Álvaro también tomó un pedazo y lo probó con cuidado. Entonces él mismo tuvo que admitir que era realmente bueno.

Ángela frunció el ceño porque había sentido dolores de su embarazo. Se dio cuenta de que su esposo debió haber malentendido su gesto. Ella señaló su vientre y lo consoló, "¡Mira! Solo fruncí el ceño por el dolor, pero me gusta mucho el pastel de luna". Ella estaba confundida.

¿Por qué era que otras mujeres que también estaban por dar a luz, no sentían el mismo dolor que ella? Su dolor se hizo más intenso, por lo que no tuvo fuerzas para tragar el pastel de luna.

Gonzalo vio la expresión de Ángela mientras comía el resto de su pastel de luna. Se levantó de inmediato y le dijo a Álvaro con entusiasmo: "¡Tu esposa está a punto de dar a luz a tu bebé ahora!".

Él tiró el pastel de luna de su mano de inmediato y le dijo a su esposa: "¡No te preocupes, cariño! ¡Estaré contigo!".

Ángela se sintió divertida porque no estaba preocupada en absoluto. ¡Álvaro era el único que estaba demasiado nervioso!

Las inquietudes y preocupaciones de él se mostraban claramente en sus ojos. Al compararlo con su ser de siempre, parecía un hombre completamente diferente.

Ángela se puso de pie con la ayuda de Álvaro y Gonzalo. Cuando se sintió un poco mejor, aprovechó la oportunidad para comer el pastel de luna que aún tenía en su boca.

Sabía delicioso.

Gonzalo estaba listo para sostener a Ángela, pero Álvaro lo detuvo. Le lanzó una mirada y levantó a su esposa en brazos. Luego le ordenó a su cuñado: "¡Abre la puerta!".

... Gonzalo le abrió la puerta de mala gana.

De repente, Ángela señaló la mesa y dijo con voz débil: "Gonzalo...".

En ese momento, él también se había puesto nervioso. Él le cogió la mano y le preguntó: "¿Cómo te sientes?

Dime dónde duele. ¿Te duel

nvió a su hija a Taina, quien estaba esperando fuera de la sala de parto. Luego él volvió a la habitación para acompañar a Ángela.

Después de que cada miembro de la familia había abrazado a la pequeña Paula, Taina y Daisy estaban listas para llevarla a bañarse. Por el camino hacia la sala estéril, ellas vieron a dos mujeres con refinados trajes cargar a un bebé en la misma dirección.

Paula estalló en lágrimas cuando llegaron. Eso pareció haber asustado al otro niño en los brazos de la mujer, ya que comenzó a llorar también.

La habitación estéril se volvió ruidosa de repente debido al llanto de los bebés y las voces de las mujeres que intentaban consolarlos.

El bebé no dejaba de llorar, debido a que Paula tampoco lo hacía. Esto confundió a las cuatro mujeres en la habitación.

Entonces pensaron que era la voz alta de Paula la que pudo haber aterrorizado al bebé.

Ángela se recuperó del parto más rápido esta vez ya que era su segundo parto.

El quinto día después del nacimiento de Paula, Álvaro le dijo que la reina y su esposo estaban en la sala contigua y que les gustaría reunirse con ella.

Para la mayoría de las personas, el país H no era un país muy famoso. Las principales fuentes de financiamiento eran la ganadería, la industria mineral y el aceite fósil exhaustivo.

La gente del País H no tenía ningún conflicto con otros países. Además, casi no tenían relación con ningún otro país, excepto por alguna cooperación comercial.

La sala contigua se llenó de gente cuando Ángela entró con Paula. Los sirvientes de la Reina llevaban la misma ropa que la gente del País C y Shine Empire, pero su apariencia era diferente.

Como todas las honorables reinas, Josefina era elegante incluso si solo estaba en pijama.

Ella saludó a Álvaro con una sonrisa: "Hola señor Álvaro".

Los sirvientes la siguieron poniendo sus manos derechas sobre sus pechos izquierdos y bajando sus cabezas. Luego dijeron juntos: "Buenos días, señor Álvaro".

Él asintió con la cabeza y caminó hacia la reina, con los brazos alrededor de la cintura de Ángela. "Su Majestad, ella es mi esposa, Ángela. En sus brazos está nuestra hija, Paula", dijo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir