ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1748 Historia extra N° 8 sobre Estrella Si

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9389

Actualizado: 2019-07-01 00:07


Me permitieron quedarme con mi madre solo por poco tiempo. Cuando me alejaron de ella, juré en mi mente que trabajaría arduamente para ganar mucho dinero cuando creciera, y así poder apoyarla por mi cuenta.

Por suerte, mi padre me quería tanto que no podía soportar verme tan infeliz como estaba, así que permitió que mamá viniera al castillo para hacerme compañía.

Durante esos días, cada vez que insistía a papá para que me dejara ver a mamá, él la llamaba.

Y aunque aún era joven entonces, era muy consciente de que él aún la amaba, y en el fondo sabía que también quería verla.

Unas pocas veces, había notado algo en los ojos de mi papá cada vez que la miraba; era tan tierno como cada vez que me miraba a mí.

Entonces, afortunadamente, mi padre por fin descubrió la verdad de la muerte de mi abuela, lo que demostró la inocencia de mi madre.

De manera que, para recuperarla, papá me envió de vuelta a la casa de ella y me pidió que lo ayudara a convencerla.

Al principio, estaba muy enojada con él y no estaba dispuesta a ayudarlo, pero me dijo que si mamá podía perdonarlo, los tres podríamos volver a estar juntos y, además, existiría la posibilidad de tener un hermano o una hermana, y todos viviríamos juntos para siempre.

Así, papá logró convencerme para ponerme de su lado.

Por eso, cada noche cuando dormía con mi madre, siempre hablaba bien de él. Le conté lo bien que me había tratado y qué gran padre era...

Un día, papá fue herido por salvar a una mujer hermosa.

Por un lado, me sentí orgullosa por tener un padre tan valiente, pero por otro lado, estaba enojada con él en nombre de mi madre.

¿Por qué había tantas mujeres hermosas alrededor de él además de mi madre?

Casualmente, alguien llamó a mi papá en ese momento. De modo que corrí tan rápido como pude para agarrar el teléfono antes de que él pudiera contestar y, tal como lo había esperado, era mi madre.

Así que le conté deliberadamente cómo papá había sido herido por salvar a otra mujer. Tuve que darle una lección al hombre porque había conspirado con esa hermosa mujer para fastidiar a mi madre.

Entonces, escuché a mi papá dar explicaciones cautelosamente a mamá, de hecho, me sorprendió su mirada ansiosa cuando intentaba aclararle todo.

Después de colgar el teléfono, él me culpó diciendo que le había causado problemas, pero fingí ser inocente y que no tenía ni idea de lo que quería decir.

A papá le costó explicarme todo, así que dejó de culparme y fue a fumar; luego yo salí alegremente de la habitación.

Con los esfuerzos de papá y los míos, mamá finalmente lo perdonó.

Luego, después de unos meses, mamá dio a luz a una pareja de gemelos de sexo mixto, esto quiere decir que tenía un hermano menor y una hermana menor.

Sentí que era la niña más feliz y afortunada en e

ena lección.

Por ello, para no molestar a mi padre con esto, rompí con él pacíficamente.

Más adelante, durante la fiesta del Año Nuevo Lunar, a la edad de veintinueve años, tuvimos una reunión familiar con muchos otros padrinos, madrinas y nuestros compañeros de juego de la infancia, como Ángela e Irene. Fue una reunión muy animada y ruidosa.

Y mi destino cambió esa noche.

Tenía la sensación de que Gonzalo Si, que era un mujeriego, intentaba acercarse a mí de muchas maneras.

Antes de eso, me había tratado en unas cuantas comidas cuando estaba en un viaje de negocios en Estados Unidos.

De hecho, se sintió bien pasar tiempo juntos y hablar con él durante las comidas. Aunque era un mujeriego, era agradable y gracioso.

No tenía la sensación de fuera poco confiable como la gente siempre decía, por el contrario, sentía que era tan considerado y digno de mi confianza. Un día estaba lloviendo después de nuestra cena y no llevábamos paraguas, de modo que se quitó la chaqueta y me cubrió bajo la lluvia.

Así que en esa reunión, cuando todos los jóvenes salieron del restaurante, no me negué a salir con Gonzalo.

Pero más tarde, una cosa que sucedió en el bar estaba fuera de mis expectativas.

Los jóvenes fueron a un bar y jugaron un juego, y el que perdía tenía que besar a una mujer. No esperaba que me eligiera, o que nos diéramos nuestro primer beso. Tampoco esperaba que me pidiera que lo llevara a casa...

Después de llevarlo de regreso a su apartamento, logró que me quedara allí; tuvimos sexo esa noche. Sucedió tan repentinamente, pero sentí que tenía que suceder entre nosotros dos.

Yo tenía veintinueve años, pero él solo tenía veintidós. Nunca había esperado darle mi virginidad a alguien que era como un hermano menor para mí.

A la mañana siguiente, salí corriendo y volé de regreso a Estados Unidos lo antes posible.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir