ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1775 Historia extra N.° 35 sobre Jaime Si

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8338

Actualizado: 2019-07-09 00:17


"Oye, levántate". Jaime gritó y pateó el sofá.

La mujer que dormía en él solo frunció el ceño pero no se movió.

Oliva tenía el sueño ligero. Y cuando Jaime pateó el sofa, lo interrumpió.

"La temperatura aquí apenas es de 10 a 20 grados como máximo, y sin embargo, dormiste en el sofá solo con tu abrigo. ¿Acaso quieres morir de frío, para que así mi padre me mate a golpes?", dijo Jaime. Finalmente, sus gritos despertaron a Oliva de su profundo sueño.

Se levantó del sofá y bostezó. "Jaime, no dormí en tu cama como te lo prometí. Tuve un día bastante ocupado, y todavía tengo mucho sueño. ¿Podrías dejarme sola?".

Con las manos en las caderas, Jaime exigió: "Mi padre regresará mañana. Si mueres congelada, mis días felices habrán terminado. Ve a dormir en el sofá de mi habitación ahora".

Para entonces Oliva ya estaba totalmente despierta y preguntó: "¿Qué tal si me voy a dormir al cuarto de huéspedes?".

"Tu verdadera intención es causarme problemas, ¿verdad? ¿No recuerdas lo que me advirtió mi padre?"

"Bueno, lo recuerdo. No diré nada al respecto. Si lo mantienes en secreto, él nunca lo sabrá". Desde que sus hermanas gemelas se casaron, Jaime parecía ser el bravucón de la familia.

Sin embargo le tenía miedo a su padre, así que cuando Daniel estaba en casa, no podía permitirse ser tan arrogante. Aún así, a Irene siempre le gustaba contar cosas buenas sobre Jaime a Daniel. Como resultado de haber consentido mucho a Jaime, él aún se comportaba de forma muy inmadura y, a menudo, actuaba fuera de control cuando su padre no se encontraba cerca.

Sin pensarlo dos veces, Jaime asintió, "Está bien, entonces vete ahora".

"Pero, debes levantarte temprano mañana e ir a la oficina conmigo", pidió Oliva.

"Hmm, ¡sigue soñando! ¿Por qué debería hacerte caso?" Jaime pensaba: 'Ya que papá está en un viaje de negocios, puedo hacer lo que quiera. ¿Oliva cree que le tengo miedo?'.

"Bueno. Ya veremos". Ella colgó su abrigo y caminó directamente hacia la cama de Jaime.

Él la siguió apresuradamente y la sujetó por la muñeca justo cuando estaba a punto de sentarse en su cama. Le reclamó: "¡Eres una persona tan horrible! Se supone que eres una mujer ¿No deberías ser amable y vivaz? ¡Nunca había conocido a alguien tan molesta y dominante como tú!

Oliva miró su muñeca y preguntó: "¿A qué hora vas a levantarte mañana?".

"Eso es algo que no te importa".

Aprovechando que Jaime se distrajo, Ella se sentó rápidamente en su cama.

Él apretó los d

n la frente y pensó: 'Jaime debe ser el demonio'.

Él cerró todas las ventanas con llave, así como la puerta del balcón, para que Oliva no tuviera otra opción más que quedarse dentro. Oliva pensó por mucho tiempo e intentó varias cosas, pero aún así no consiguió salir de la habitación de Jaime.

Al mediodía, dos guardaespaldas tocaron y abrieron la puerta. Fueron allí solo para llevarle su almuerzo.

Pero no prestaron atención a lo que ella estaba diciendo. Después de poner el almuerzo en la mesa, volvieron a cerrar la puerta con llave y se marcharon.

Luego, por la tarde, los colegas de Oliva necesitaban pedirle algunos documentos importantes. Pero como no pudieron localizar ni a Oliva ni a Jaime durante mucho tiempo, no tuvieron más remedio que ponerse en contacto con el asistente de Daniel.

En la madrugada, Jaime le había pedido a Irene que saliera a divertirse con sus amigas. Así que fue a una exhibición de arte con una de ellas, y no había regresado a casa cuando Daniel la llamó. Eran las cuatro de la tarde cuando recibió su llamada. No se dio cuenta de que Oliva había estado encerrada todo el día en el dormitorio de hasta que llegó a casa.

Después de que Oliva finalmente fue capaz de salir de la habitación, no dijo nada malo acerca de Jaime, pero rápidamente se apresuró a ocuparse de los asuntos de la compañía.

Cuando Jaime llegó a casa, Daniel lo llamó al estudio, donde ya estaba listo para darle una lección a su hijo con un látigo.

Daniel estaba a punto de azotar a su hijo cuando de repente Oliva lo detuvo y dijo: "Tío, sus heridas aún no se han curado y nos casaremos pronto. Si Jaime se lastima de nuevo...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir