ManoBook > Hombre Lobo > La dominación de los Lords

   Capítulo 3 Parte 2

La dominación de los Lords Por Paradoja Palabras: 10870

Actualizado: 2021-02-28 05:31


¡Lobos, que maravilla y suerte es la mia!

De todas las especies que existen en la tierra, mi favorita siempre fueron los canes, yo amo a los canes y a toda sus ramas.

Diría que mi amor por los canes es sin duda profundo.

Y al que más admiro de todos ellos sin duda son los lobos. La verdadera realeza de los canes, sin duda son ellos.

Son fuertes, rápidos, sumamente inteligentes y son considerados como uno de los mayores depredadores y cazadores de la tierra.

Los lobos siempre fueron tomados en muchas creencias como seres que representaban el poder, perfección y orgullo, como la destrucción y la decadencia del mundo.

En la mitología Nórdica, el Fenrir, un lobo gigante representaba la llegada del Ragnarök. El devoraría el sol y la luna como a los mismos dioses, llenando el mundo en la oscuridad y destrucción.

En otras mitologías, el lobo era considerado como el mensajero de los dioses, como el protector de la humanidad. También eran vistos como dioses en sí mismo, y por sobre todo algunos decían que el ser humano descendía de ellos.

Pero en ella había dos tipos de lobos, los que protegían a la humanidad y aquellos que deseaban devorarla.

Había demasiadas historias sobre lo magníficos que eran los lobos, eran tratados como deidades protectores, al igual que encarnaciones de demonios con el fin de destruir el mundo.

¿Y mi suerte ahora es ser un Lord que gobierna sobre ellos?

¿Qué podría ser mejor que esto?.. ¡No había tal cosa!

Mi excitación no podía ser detenida cuando escuche la voz robótica dentro de mi cabeza.

No quería esperar más, estaba ansioso por ver a mis lobos. Y disfrutar lo esplendido que eran.

Pero cuando estaba pensando eso, otra pregunta llego a mi cabeza.

Ya había aceptado el hecho de que fui llamado a otro mundo para convertirme en un Lord de una raza completa. Pero.

¿Quiénes eran los otros jugadores? Y ¿Qué raza gobernaban?

¿También a que mundo fui enviado?

Estas y otras preguntas comenzaron a llegar a mi cabeza, muchas cosas seguían sin ser respondidas. Es más, no he conseguido información alguna salvo de que me convertí en uno de los nueve Lord que ahora gobernaba sobre la raza de los lobos y que debía ser el único al final del juego.

Lo demás, era completamente desconocido para mí.

Y por sobre todo, aun no parece que haya llegado a mi destino.

Seguía estando en el mismo lugar, rodeado de oscuridad frente a una ventana azul.

Cuando comencé a dudar un poco sobre mi situación actual, la voz robótica volvió a sonar dentro de mi cabeza.

*Todos los procedimientos han sido completados.

Transfiriendo al Lord a sus dominios.

Y sin previo aviso mi mente comenzó a dar vueltas.

Un fuerte dolor comenzó a surgir por todo mi cuerpo, como si este estaba siendo triturado.

"AhHhHhhhH!!"

No pude evitar gritar por el dolor.

Podía sentir como si mi cuerpo era desgarrado en pedazos.

El dolor era demasiado agudo y fuerte, hasta el punto que había perdido el conocimiento.

. .

Mi cabeza daba vueltas y mis pensamientos estaban desordenados. No sabía cuánto tiempo había pasado desde que me desmaye por el insoportable dolor que había pasado.

Aun con un breve dolor de cabeza, logre abrir los ojos. Solo para ver mis alrededores completamente borrosos.

A medida que mi vista y mi mente se aclaraban pude ver que estaba atrapado dentro de un pequeño espacio. Pero a pesar de eso no sentía que estaba restringido en lo más mínimo. Con un pensamiento mío, mi conciencia salió y pude ver lo que se encontraba a mis alrededores. Al ver más detenidamente, el lugar en el que yo estaba era un enorme Tótem de unos cinco metros con la figura tallada de un lobo. Esta habilidad de mover mi conciencia era realmente extraña, pero muy conveniente. Por alguna razón no me pareció extraño que pudiera hacer tal cosa... ¿Acaso sufrí algún tipo de lavado de cerebro al venir aquí? Ya que tal cosa, si hubiera sucedido en mi mundo anterior sin duda estaría sorprendido del miedo.

"No hables, estamos frente al Lord. ¡Mantente cayado!"

Con mi conciencia fuera de mi cuerpo pude escuchar unas voces, pero para ser más exactos eran unos pequeños gruñidos.

Pero extrañamente podía entenderlos.

Mientras mi conciencia se despejada y recobraba completamente mi sentidos hice volver mi conciencia dentro del tótem, más exactamente dentro de mi cuerpo, y al hacerlo comencé a mirar a mis alrededores.

Lo que logre ver fue incontables arboles gigantes, el grosor y la altura de ellos era exagerado.

Solo suponiendo su tamaño, diría que tenían un grosor de dos metros y como cincuenta metros de alto ¡llegando al cielo!

Tal cosa me dejo con la boca abierta. Aunque en verdad no fue así.

Digo, por lo que eh logrado ver. Tanto las plantas y los alrededores no era muy diferente a la naturaleza de mi mundo, pero sus tamaños no eran para nada normales.

El parecido de este mundo con el mío eran demasiados, y pensando en eso algo llego a mi mente.

Pero espera, si es así. ¿Entonces las otras razas y los otros Lords también deberían ser de mi mundo?

No lo sé.

Esta era solo una suposición mia.

En ese momento, como si me hubiera dado cuenta de algo. Cambie el enfoque de mi vista hacia mi frente.

Allí pude ver una pequeña cantidad de lobos que se encontraban tirados al suelo exponiendo sus panzas al aire. Esto según lo que se, era una clara señal de sumisión ante sus líderes.

La vista me pareció graciosa por un momento, y también muy encantadora, me daba ganas de s

alir y acariciar sus barrigas, pero no podía hacerlo. ¿No sería extraño que lo primero que hiciera un Lord es acariciar sus barrigas? Inclusive yo me sorprendería por ello.

Había un total de nueve de ellos.

Recuerdo que antes de llegar aquí la voz en mi cabeza dijo que cada Lord empezaría con un número determinado de súbditos. ¿Pero no eran nueve demasiados pocos?

Había pensado que como el gobernante de toda una raza, el número de ellos serían unos miles, o inclusive cientos. ¿Pero nueve, acaso eso no era totalmente absurdo?

"¿Lord?"

Mientras estaba perdido en mis pensamientos, uno de los lobos que estaba panza arriba se había dirigido hacia mí, pero al hacerlo aún no había cambiado su posición.

Dejando a lado mis pensamientos por el momento al igual que mis ganas de acariciar esa peluda barriga, cambie mi atención hacia él.

Los nueve lobos eran muy pequeños en comparación a los enormes árboles que se encontraban por los alrededores. Por lo que veo a simple vista, tenían casi el mismo tamaño que un lobo gris en mi mundo anterior.

Tenía una altura promedio de 80-90 centímetros y una longitud de casi dos metros.

No eran muy diferentes de como los conocía.

*BIP*

En ese momento un pequeño sonido se produjo dentro de mi cabeza, y apareció una ventana gris frente a mis ojos.

En ella mostraba una recopilación de varias cosas igual que una ventana de un juego MMORPG.

*Raza gobernada: Lobos

*Número de súbditos: 9

*Territorios: N/A

*Puntos de habilidad: 0

*Habilidades: 3

-Comando supremo: Permite dirigir y comandar, no es posible que aquellos que son comandados a negarse ante las ordenes. (Solo eficaz con los súbditos). Usos; Ilimitado

-Descenso: Permite al Lord materializarse en otro plano dimensional con su verdadero cuerpo durante un día (solo eficaz en lugares con influencia o súbditos cercanos) Usos: 1 por cada 30 días.

-Mover la conciencia: Permite al usuario mover sus sentidos fuera de su cuerpo.

*Rama de habilidades opcionales: Bloqueado

*Rama de Evolución: Bloqueado

Eso era principalmente lo que mostraba la ventana. Me sorprendió en gran medida cuando lo vi.

En ese momento tuve el pensamiento de mirar a los nueve súbditos míos, y al hacerlo la ventana sufrió un cambio y me mostro a nueve lobos, al mirar a los que estaban en la ventana y a los que estaban frente mío. No pude evitar sorprenderme aún más, ¡eran idénticos!

Moviendo mi mano toque la imagen de uno de los lobos, en ese momento la ventana nuevamente sufrió un cambio.

*Raza: Lobo

Nombre: N/A

-Lvl: 1 -Daño: 1-5

-HP: 50/50 -Defensa: 1-2

-SP: 20/20 -Agilidad: 5

-MP: 10 -Fuerza: 5

-Inteligencia: 1

Equipamiento: N/A

-XP: 0/100

Habilidades activas: N/A

Habilidades Pasivas: N/A

Estado: Saludable. Con hambre.

Junto a su imagen, su estatus, al igual que en un video juego apareció a un lado. Mostrándome toda su información.

Comencé a hacerlo con los otros lobos, y al igual que el primero todos sus estatus no eran muy diferentes.

Todos estaban en Lvl 1.

No sabía muy bien como de fuertes podían considerarse, pero como eran lobos. Asumí que eran fuertes por naturaleza.

Había demasiadas cosas que aún no conocía, y esto era una clara desventaja. Pero solo viendo las ventanas pude llegar a unas conclusiones propias, aunque no sé si serán de esa manera. "Pueden levantarse, no hace falta estar en esa posición por más tiempo"

Al ver como mis súbditos seguían estando panza arriba, me sentía un poco incómodo. Claramente se veían adorables, pero no podían estar siempre en esa posición.

Al escuchar mis palabras, los nueve lobos no dudaron y se levantaron. Sus miradas poseían lleno de respeto al momento que me miraban, como si estuvieran viendo a un dios.

Aunque dada a mi posición actual, no creo que sea diferente de uno. Pero como dije anteriormente, mis conocimientos sobre las cosas, seguían siendo muy pobres, no diferente de no saber nada.

Los nueve lobos eran casi idénticos en apariencia, tenían el mismo pelaje gris opaco. Sus ojos eran azules con unas cataratas negras. Sus cuerpos eran robustos y parecían tener una gran cantidad de energía.

De los nueve lobos, había un total de cuatro machos y cinco hembras. Todos ellos eran adultos.

Aun no entendía muy bien cómo se supone que jugara este juego. Por lo que no sabía qué hacer. ¿Debería tomarlo como otros de los juegos que jugué anteriormente? Hacer que lucharan y ganaran experiencia. ¿Crear más soldados como en los típicos juegos de estrategias?. Pero no creo que eso sea posible, ya que no veo ninguna opción de construir un edificio y entrenar soldados.

Claramente esto era muy diferente a todo lo que eh jugado hasta el momento, por lo que no sabía cómo avanzar.

Cuando tenía estas dudas, el lobo que había hablado las veces anteriores lo volvió a hacer, su tamaño y estatus era ligeramente superior al resto, por lo que parecía ser el líder temporal. Hizo la misma pregunta que yo me hacía.

"¿Cuáles son sus órdenes Lord?" En otras palabras, ¿Qué debía hacer?

¿Estaría bien decirles que luchen con monstruos y que suban de level?, ¿si mueren los puedo revivir?

Todas estas dudas estaban volviéndome loco.

Y por sobre todo, ¿Qué pasaría si perdía el juego? No me cansare de decirlo, hay tantas cosas que no sé.

Por lo que cualquier error podía ser fatal. Debía pensar seriamente todo lo que tenía que hacer.

Creo que había leído en sus estados que tenían hambre. Creo que debía comenzar por eso primero.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir