ManoBook > Romances > Vives en cada latido mío

   Capítulo 830 Él me salvó del hambre

Vives en cada latido mío Por Shi Liu Xiao Jie Palabras: 7407

Actualizado: 2020-06-30 10:35


"Porque no tengo dinero", respondió Caleb con rapidez, mirando a Jana. "¿Acaso crees que todos nacimos en cuna de oro? ¿Cómo puede alguien como tú imaginar lo duro que se debe trabajar para tener un pan sobre la mesa día tras día? Y nunca sabrás cuánto tuvimos que pasar solo para conseguir poder y respeto porque esas dos cosas son muy comunes para alguien como tú. Muchas veces se nos ha acosado, humillado, torturado y explotado. No le importamos a nadie. A nadie...".

La voz de Caleb tembló al final, su tono cargado de emoción.

"Seré honesta", comenzó ella. "No creo que tu historia merezca la simpatía de los demás. Si el ser pobre es tu justificación para cometer un delito, ¿cómo esperas que las cosas te salgan bien? Mientras más pobre eres, más crímenes cometes. Es un círculo interminable que no te sacará de la oscuridad. Si crees que la sociedad y la gente rica te deben algo, nunca obtendrás el respeto que deseas. El mundo es duro pero es justo. Sin dolor no puedes ganar nada. Si quieres dinero y respeto, debes ganártelo con mucho trabajo y amabilidad.

Ganar sin hacer ningún trabajo es solo un disparate. No es cierto que personas como yo nacieron en cuna de oro. No tienes idea de lo que he pasado; las miserias y la humillación que he sufrido, así como tú. Por Dios, sé que eres un buen hombre. Es por eso que quiero ayudarte.

¡Deja de hacer lo incorrecto! Convence a tus amigos, diles que se detengan ahora y no pasará algo más terrible. Tienes mi palabra de que dejarás la ciudad con vida. De lo contrario... Bueno, creo que eres lo suficientemente inteligente como para saber cuáles serán las consecuencias. Tienes más cerebro que ellos, así que supongo que ya sabes quién soy. Si no, no me salvarías sabiendo que pueden malinterpretarte. ¿Estoy en lo cierto?".

Al escuchar esto, Caleb la miró con asombro ya que no se había dado cuenta de que podía ver a través de uno con gran perspicacia. Le dolió ver a Jana sonriéndole en ese momento; la miró por un largo rato con incredulidad.

"¿Nos dejarías ir... a pesar de que te hemos secuestrado y que Cliff te quería hacer cosas horribles?", preguntó Caleb, dudando de lo que acababa de escuchar.

Mientras tanto, Zed decidió decirle

ianza de Caleb.

"Adelante", dijo el hombre asintiendo.

"¿Por qué me secuestraste?", preguntó.

El tiempo pasaba y no estaba segura de cuándo llegarían los demás, por lo que tenía que empezar por las preguntas más importantes.

"Lo que dijimos antes es cierto. El empleador nos mostró una foto tuya y nos ofreció una gran cantidad de dinero por secuestrarte", respondió con una sonrisa amarga.

"¿Eso es todo? ¿Sabes quién es el empleador?". Jana estaba un poco decepcionada, pero continuó: "No me digas que no lo conoces porque estoy convencida de que eres el estratega del grupo. Cualquier plan que lleven a cabo debe tener tu permiso...".

Caleb sonrió con amargura, lanzó un suspiro de impotencia y dijo: "Juro que no conozco al empleador, Cody no me pidió que participara en el plan".

"Parece que no quieres ayudarme...", insistió Jana.

Tenía una alta estima por Caleb, así que no esperaba que él se negara a decir la verdad.

"Te estoy diciendo todo lo que sé", dijo Caleb cuidadosamente mientras la miraba. "Participé en toda planificación y ejecución, pero todo ha cambiado desde hace tres meses. Alguien muy poderoso quería que dejara a Cody y que me uniera a él, pero me negué. Sin embargo, comenzaron a alejarme desde entonces.

Si Cody me hubiera escuchado, no habría dejado que pasara esto. Debería haberlo detenido, pero ya es demasiado tarde. He sido yo quien ha puesto en riesgo a mis propios amigos...", dijo Caleb culpándose a sí mismo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir