ManoBook > Romances > Vives en cada latido mío

   Capítulo 27 Gracias a ustedes, ella todavía no está muerta

Vives en cada latido mío Por Natalí Palabras: 8364

Actualizado: 2019-08-22 00:25


"Así es, ¿cómo está mi querida hija?".

¡Qué íntima, llamándola 'querida hija'!

Al escuchar esto, Zed resopló, y con absoluta frialdad, dijo: "Gracias a todos ustedes, todavía no está muerta".

La cara de Joy palideció al instante, incluso antes de que Zed terminase sus palabras.

¿Acaso podría ser que... Zed ya lo supiese todo?

A su vez, Watson también pudo sentir la fuerte ironía en las palabras de Zed, lo que hizo que su sonrisa se congelara, pero segundos después, volvió en sí y fingió que no había pasado nada.

"¿Cómo podría ser gracias a nosotros? Debe ser porque la bendición del Señor", dijo Watson, y al escuchar eso, Joy inmediatamente lo fulminó con la mirada. En su rostro, ligeramente maquillado pero todavía atractivo, pudo verse el malhumor que sentía.

'¡Si no sabes cómo hablar, entonces no hables! Si por casualidad Zed se ofende, cuando llegue el momento, todos tendremos que tragarnos las consecuencias', pensó Joy, a la vez que le echaba un vistazo a Zed en secreto. Al darse cuenta de que este aún no había expresado su descontento, de inmediato aprovechó la oportunidad para disculparse, y con una sonrisa, dijo: "Ves, el hermano pequeño de Jana nunca ha sabido hablar correctamente. Es mi culpa por malcriarlo, sin embargo, es una persona amable. De hecho, cuando escuchó que Jana estaba en el hospital, ¡me pidió con urgencia venir a verla por su propia cuenta! En realidad, todavía está muy preocupado por ella... Así que, Zed, ¿qué tal si nos dejas entrar y verla? No dejaremos de sentirnos intranquilos hasta que la veamos".

"¿Les incomoda que Jana no haya muerto?", preguntó Zed mientras levantaba una ceja, y la frialdad en sus ojos se hizo todavía más profunda.

Ante esto, Joy hizo una pausa y fingió estar sorprendida.

"¿Qué tontería estás diciendo?", al final, Watson no pudo soportarlo más, e inmediatamente la sonrisa en su rostro se desvaneció y cambió la mirada halagadora que tenía, ahora, todo lo que expresaba su rostro era ira y descontento.

A la vez, Zed tenía una expresión de enojo en su rostro, y su tono de voz se volvió tan frío como las heladas de invierno.

"Estoy seguro de que sabes mejor que nadie de lo que estoy hablando. No me digas, ¿no sabes por qué Jana yace aquí?", mientras hablaba, esbozó una sonrisa de repente, y su voz se volvió indiferente: "¿O tal vez preferirías esperar a que estés en prisión y tener una buena conversación con la policía?".

"Tú... ¡No asumas que te tendré miedo solo porque tienes dinero!", dijo Watson.

Originalmente quiso usar palabras aún más vulgares con el propósito de insultar a Zed, pero justo cuando las tuvo en la punta de los labios, vio la expresión en el rostro de su madre, así que tuvo que tragárselas.

Por su lado, Zed simplemente sintió que toda esa situación era ridícula, que se trataba de una pareja ridícula de madre e hijo, y que toda su familia era igualmente ridícula, sin embargo, a pesar de ello, no pudo evitar sentirse lleno de gratitud hacia esa ridícula familia, después de todo, si no fuera por ellos... ¿Cómo podría haber aparecido Jana Wen en su vida?

"Zed, realmente solo queríamos ver a Jana hoy. Su padre también está envejeciendo, y a menudo recuerda los días en que ella vivía con nosotros, y desde que se enteró de que estaba en el hospital no ha dejado de estar preocupado. En un principio quiso venir a visitarla, pero debido al asunto de la última vez, hay algunos malentendidos entre ellos, así que...", Joy habló con gran emoción y esfuerzo, y Zed tampoco tenía intenciones de interrumpirla, puesto que desde la última vez, se podría considerar que Zed había visto los verdaderos colores de esta familia.

"Mira, ¿por qué no nos dejas entrar? Nos iremos justo después de ver a Jana, te prometo que será así".

En una situación como esa, Joy estaría dispuesta a incluso arrodillarse ante Zed, con tal de que este le permitiese ver a Jana, porque eso le sería suficiente para pedirle que perdonase a Watson.

Por su lado, Zed guardó silencio por un momento como si pensara profundamente en algo, luego, dijo: "Bien...", y deliberadamente dejó que su voz sonase apagada, a la vez que toda la cara de J

oy permanecía rígida de expectación.

"Jana probablemente no quiere verlos a todos. Si son inteligentes, entonces es mejor que se vayan de aquí ahora. Por supuesto, si se niegan, tengo otras maneras de hacer que se vayan", dijo Zed, aunque parecía que estaba consultando con ellos, en realidad era una amenaza totalmente implícita.

"Zed, no importa qué, Jana también es un miembro de nuestra familia, y en este momento yace hospitalizada por sus heridas, así que venimos a verla. Impedirnos que lo hagamos no parece demasiado apropiado, ¿verdad?", dijo Joy, quien se estaba exasperando por el revés inesperado de la situación, y como las palabras suaves no funcionaban, no había necesidad de pretender ser amable, además, ya que Zed no estaba dispuesto a ceder, ella podía hacer lo que quería con fuerza.

Por otro lado, la expresión de Zed era la misma que antes, y una leve sonrisa aún colgaba de sus labios.

Parecía que Joy estaba decidida a ver a Jana ese día.

"¿Oh? Sin dudas, quiero ver qué harás si no te dejo ver a Jana hoy", y al decir esto, Zed les lanzó una mirada despreocupada a los dos, dándoles a entender que no le importaba mucho lo que hiciesen.

Mientras tanto, en la habitación, Jana había pensado que, si Zed le impedía entrar, Joy se iría de inmediato, sin embargo, nunca esperó que fuesen realmente tan tercos, además, tampoco sabía por qué motivo habían ido allí hoy. ¿Quizás tenían las mismas intenciones que Shirley tuvo la última vez?

Al final, todo eso era por su tierra, ¿verdad?

Sin importar qué, para ellos, ese pedazo de tierra valía más que ella, y al pensar en esto, sintió como si una piedra estuviese presionando su corazón, lo cual le dificultó respirar.

Jana esperaba que Zed pudiera alejarlos y que sin dudas no los dejaría pasar, y al pensar en eso, se sintió un poco más tranquila.

Sin dudas, era precisamente esa sensación de seguridad lo que Zed le ofrecía, y mientras estuviera a su lado, incluso si el cielo se derrumbara, no tendría miedo.

Jana disfrutó mucho ese sentimiento, pero al mismo tiempo también sintió mucho miedo, miedo de que esta sensación de seguridad no la acompañase por mucho tiempo, después de todo, sabía claramente en su corazón que ella no era de quien Zed gustaba, y que tarde o temprano, un día, volvería al lado de Eva.

"Ya se los dije, Jana no quiere verlos, y con respecto a ese asunto, puedo tomar la decisión por ella. Si ambos aún no conocen su lugar, no me culpen por ser descortés. Por el contrario, no es bueno enumerar lo que ustedes han hecho abiertamente".

La voz profunda de Zed sonó una vez más, y el corazón de Jana tembló al escucharla.

Por lo que parecía, Joy continuaba sin darse por vencida.

"Tú...".

"¿Qué? ¡Ya he perdido mucho tiempo aquí hablando con ustedes!".

De hecho, eso era bastante cierto, ya que Jana nunca en el pasado había escuchado a Zed decir eso.

"Debo verla hoy, independientemente de si me lo permites o no, ¡tengo algo muy importante que necesito decirle a Jana!".

¡Se trataba de la voz de Watson!

Y por su tono, no parecía muy amigable.

¿Qué es lo que quisiera hacer?

Jana recordó la última vez que lo vio, cuando intentó secuestrarla, y también recordó cuán asustada estaba, por lo tanto, ¿qué pasaría si hiciese algo irrazonable y lesionase a Zed?

¿Qué pasaría si...?

Tan pronto como Jana pensó en esto, no pudo detener el tren de ideas que se le ocurrieron, así que simplemente se levantó apurada y corrió descalza hacia la puerta.

"Zed, no asumas que te tengo miedo, y tampoco asumas que tienes en tus manos con qué chantajearme. Incluso si fuese así, este asunto sigue siendo entre Jana y yo", dijo Watson.

"¡Pum!".

Al instante, se escuchó... ¿El sonido de alguien siendo golpeado? ¡No parecía ser una bofetada, más bien había sonado como un puñetazo!

¿Podría ser que Watson realmente era lo suficientemente irrazonable como para golpear a Zed?

A Jana no le importó nada más, así que inmediatamente abrió la puerta, y al instante, las tres personas que se encontraban del otro lado de la puerta, sumidos en un callejón sin salida desde hacía un rato, enfocaron su mirada en ella.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir