ManoBook > Romances > Vives en cada latido mío

   Capítulo 1010 No me dejes

Vives en cada latido mío Por Changdu Palabras: 6740

Actualizado: 2020-10-18 00:02


Las palabras de James fueron increíblemente duras, dejando a Julie incapaz de responder.

Él se vistió y se fue sin siquiera mirarla de nuevo.

Ese era el final de ellos dos. Una vez que este cruzara la puerta no habría nada entre ellos.

Después de un fuerte portazo, la chica se quedó sola en la frialdad de la gran habitación y sintió gota a gota cada una de sus lágrimas al tiempo que sus sollozos llenaban el silencio. Después de todo lo que había pasado, se había quedado sin nada y todo lo que anhelaba estaba más lejos que nunca.

El hombre que deseaba pasó por sus pensamientos, pero esta vez pensó en él no como un amante sino como un enemigo.

'¡Zed, todo esto es por ti! ¡Te haré pagar!', juró aferrándose a las sábanas.

Sin embargo, no tendría mucho tiempo para llorar porque su teléfono empezó a sonar, sacándola de sus pensamientos.

Era su madre. Esta mujer había llamado para preguntar cómo iban las cosas, puesto que la chica le había prometido que le daría dinero siempre que no interfiriera en sus planes. Molesta, le respondió: "¿Hess te contó algo?".

Entonces escuchó a la sanguijuela de su madre burlarse del otro lado de la línea. "¡Sabes perfectamente en lo que te metiste! Tu hermano me lo contó todo. La gente va a chismear de todos modos, y será mejor que me entere de eso por él que por un desconocido. Además, soy tu madre, ¿por qué no confías en mí?".

Con una risa, la chica rompió a llorar. "¿Madre? ¡A veces pienso que en realidad no eres mi madre! Si así fuera, ¿cómo pudiste dejar que tu hija hiciera tal cosa?", gritó entre lágrimas.

La señora no parecía perturbada en lo más mínimo por sus palabras; en cambio se burló: "Perra ingrata. ¡Claro que lo soy! ¿De quién crees que sacaste esa cara? ¿No es eso lo que te llevó tan lejos? Si te di buenos y atractivos genes, ¿no deberías hacer un buen uso de ellos?".

Julie solo guardó silencio. Ella no debió haber esperado nada menos de esa mujer. A fin de cuentas era su hija y sabía mejor que nadie qué tipo de s

o encontró ira en sus ojos.

Por el contrario, este se le acercó y le habló como si ella fuese la cosa más delicada del planeta, ante lo cual ella no pudo evitar dejar caer unas lágrimas.

El hombre se sintió peor al verla llorar. Estuvo perdido por un momento, e incluso lamentó lo que había pasado entre ellos.

"Lo siento, no era mi intención, yo... Yo...".

Su voz se fue apagando porque no sabía qué más decir a pesar de que deseaba consolarla.

Sin dejar de sollozar, ella corrió a sus brazos y hundió la cabeza en su pecho. Estaba llorando incontrolablemente al punto de que luchaba por respirar mientras que él solo se quedó en silencio, acariciándole su cabello y hombros.

No fue luego de un buen rato que Jana se calmó. "Estoy bien", dijo sin mirarlo a los ojos. "Olvidemos lo que pasó hoy. Yo…". Ella hizo una pausa, insegura de cómo continuar. "Gracias", agregó al fin en voz baja. "Si no fuera por ti, no sé qué me hubiera pasado".

Poniéndose muy serio cuando ella mencionó esto, Zed le levantó la cara hasta que ella lo pudo ver directo a los ojos. "Por favor, prométeme que no importa lo que pase, no me dejarás nunca más. No me importa que me golpees, me grites o incluso me maldigas," . Enseguida le tomó la mano y le besó los dedos. "Por favor, no te vayas. Enloquecería de preocupación si no estás a mi lado".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir