ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 882 Pedir un permiso

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10419

Actualizado: 2019-12-17 00:14


Se mostró una leve mirada de dolor en la cara de Sue cuando descubrió que Abby pensaba que ella tenía algunos planes malévolos bajo la manga, y para ser honesta, si había algo que Sue odiaba era que la malinterpretaran y la juzgaran mal.

"Sea lo que sea, adelante, sólo haz lo que quieras. Pero debes saber que mis intenciones son buenas y no pretendo hacerle daño a Sher, no voy a lastimarla, lo prometo", Sue explicó generosamente con una mirada sincera.

"De verdad espero que eso sea cierto", Abby respondió en un tono sarcástico, lo que implicaba que no creía nada de lo que Sue había dicho. "No olvides que Sher confía en ti más que nadie, pero yo no, así que te estaré vigilando todo el tiempo, me enteraré incluso si intentas lastimarla, te sugiero que tengas cuidado con lo que haces", ella continuó seriamente con su amenaza.

Generalmente cualquier persona se habría enojado por el reclamo de Abby y se hubiera puesto a la defensiva ante las acusaciones.

Sin embargo, Sue no sintió el más mínimo rencor por Abby, ella había hecho algo en el pasado para dañar su amistad con Sheryl y comprendió que lo que Abby estaba haciendo era debido a su preocupación por ella.

Si Sue fuera Abby, probablemente haría lo mismo por Sheryl.

"Está bien, lo tendré en cuenta", respondió Sue, dejando claro que entendía la situación y que la estaba manejando de manera madura.

Abby no dijo nada más una vez que oyó lo que quería escuchar desde el principio, después de dejar a Sue en la puerta de BM Corporation, se alejó rápidamente en su automóvil. Sue se dio una palmadita en el pecho a sí misma antes de dirigirse directamente a la oficina de Holley, ella se sentía muy orgullosa por la manera en la que había manejado la situación.

"¡Toc! ¡Toc!", Sue llegó a la empresa y se dirigió de inmediato a la oficina de su jefa. "¡Adelante!", se escuchó una voz detrás de la puerta.

Después de que Holley le dijo que entrara, Sue abrió la puerta y se metió suavemente a la oficina manteniendo sus modales y profesionalismo. Holley, quien estaba hablando por teléfono, le indicó a su visitante que tomara asiento antes de finalizar su llamada. "Sí, ya sé a lo que te refieres, discúlpame pero ¿puedo contactarte más tarde? Tengo algo urgente que tratar en este momento. De acuerdo, te lo agradezco, nos vemos", dijo ella cortésmente.

Después de colgar la llamada, Holley se acercó a Sue y le sonrió con hospitalidad. "Mi secretaria acaba de traer un poco de jugo de naranja recién exprimido, ¿quieres un poco?", ella ofreció con entusiasmo.

"No gracias, señorita Ye", Sue se negó cortésmente. De alguna manera, ella tenía la intuición de que Holley era aparentemente amable y cuidadosa, pero en el fondo tenía más secretos de los que podía revelar.

A Sue le resultaba extraño que Holley siempre llevara una gran y brillante sonrisa en su rostro, por alguna razón, ella no podía sentir sinceridad en el entusiasmo de la mujer.

"He oído mucho sobre ti y tu familia", Holley habló con voz casi enojada, tratando de simpatizar con Sue. "Lo siento, he estado muy ocupada centrándome en el bienestar de la c

xclamó con absoluta incredulidad mientras sus ojos se abrían sorprendidos al mirar a Sue. "¿Acaso estás bromeando? ¿Te quieres tomar un año libre? ¿Cuánto dura tu período de contrato?", ella bombardeó a su modelo con preguntas.

"Sé que es difícil que me conceda esta solicitud, señorita Ye, pero no tengo otra opción", explicó Sue con una sonrisa amarga en su rostro. "Estoy embarazada y quiero dedicar más tiempo para la llegada de mi bebé", añadió ella.

"¿Estás embarazada?", Holley preguntó esperando una confirmación, estaba muy sorprendida por la repentina noticia. Después de una breve pausa, ella preguntó: "¿Anthony es el padre de tu hijo?".

"Sí", respondió Sue honestamente. Ella dudó un momento y finalmente continuó diciendo: "El tiempo del contrato puede extenderse por otro año, aunque seguramente en mi caso, será imposible para mí caminar con tacones altos mientras cargue a otro ser humano en mi vientre, ¿no es así?".

"Sí, tienes razón, tu salud y la de tu bebé es primordial en este momento", Holley estuvo de acuerdo e hizo eco de la idea de Sue. Para ser honesta, Holley se tensó de emoción cuando supo que Sue estaba esperando al bebé de Anthony e inmediatamente respondió a su petición diciendo: "Dile al departamento de personal que te he dado permiso para tomar un año libre".

"Muchas gracias, señorita Ye", la cara de Sue se iluminó de alegría porque su jefa había aprobado su solicitud, realmente ella no esperaba que le dieran el permiso. "Si no necesita nada más de mí, entonces me dirigiré al departamento de personal", dijo Sue con una sonrisa de oreja a oreja.

"Espera por favor", Holley exclamó interrumpiendo su felicidad. "¿Cómo están tú y Anthony?", preguntó ella.

"Señorita Ye, no creo que eso tenga nada que ver con nuestra relación profesional", espetó Sue con un tono serio y el rostro cada vez más inexpresivo. "No sé lo que planea hacer, pero de una vez le digo que si intenta meter en problemas a Sheryl, no dejaré que se salga con la suya", ella amenazó ferozmente a su jefa en nombre de su amiga antes de marcharse.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir