ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 883 Una visita inesperada

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10891

Actualizado: 2019-12-17 12:43


"Mírate. ¿De qué estás hablando?", dijo Holley con una sonrisa seca y un toque de nerviosismo en su voz. Nunca esperó que sus pensamientos más profundos fueran revelados por Sue de manera tan directa. Se sentía incómoda porque tenía que enfrentar a sus secretos más enterrados abiertamente, realmente no era capaz de admitir que tenía las ideas tan maliciosas. Sintió que la vergüenza le invadió y la empujó a defenderse, "¿Cómo puedes sugerir eso? Siempre respeto todas las leyes y regulaciones vigentes, ¿cómo podría pensar en hacer algo ilegal solo para hacerle daño a Sheryl? ¿Verdad? Piénsalo mejor antes de hablar".

En lugar de responderle, Sue miró a Holley con una expresión fría. Tal explicación estaba lejos de ser satisfactoria para ella, por supuesto. Dada la reacción de Holley, Sue pensó que no podría obtener nada útil en ese momento, entonces decidió no perder más tiempo y terminar la conversación. "Si eso es todo, me iré ahora".

De inmediato se dio la vuelta y se alejó, lo cual enojó más a Holley.

Pensó en todo lo que había hecho para arruinar la relación entre Sheryl y Sue e iba a lograrlo, pero para su consternación, parecía que había ignorado algo mientras ejecutaba su plan, y el vínculo entre ellas dos se volvió aún más entrañable.

Y después de todo eso, Sue, que se suponía que desempeñaría un papel crucial en el plan de Holley, no parecía tener ningún interés en ayudarla a conspirar contra Sheryl. Entonces era preciso idear nuevos planes.

Mientras tanto, Sue no se dio cuenta de que una tormenta que era mucho mayor la estaba esperando en su casa.

De vuelta a casa desde la oficina de Anthony, Peggy estaba encantada, creyendo que las cosas iban a su favor, y teniendo un fuerte presentimiento de que el dinero que había estado buscando terminaría en su bolsillo muy pronto. Tan pronto como Allen la vio llegar a casa, corrió hacia ella con ansiedad. "Mamá, ¿cómo van las cosas? ¿La perra aceptó pagarnos el dinero?".

Peggy se burló, "¿Desde cuándo dependemos de esa mujer inútil para obtener el dinero que merecemos?". Y con una expresión fría, anunció con orgullo: "He encontrado una solución maravillosa. Solo espera y mira. Esta vez, no solo recuperaremos lo que debemos, sino que también obtendremos una gran cantidad".

Los ojos de Allen se abrieron, brillando por la emoción que él sentía. "¿De verdad?", su euforia se disparó cuando escuchó las palabras de su madre. Todavía mirándola ansiosamente, él preguntó: "Mamá, ¿cuánto podemos obtener el dinero?".

"No deberías preocuparte por eso. Y si alguna vez la inteligente esposa tuya se entera, ella intervendrá y exigirá una parte", replicó con impaciencia.

Pero Allen se puso de pie y defendió a su esposa: "Mamá, Doris no hará eso. Ella no es ese tipo de persona. Además, ¿te refieres a la suma que se pagará a su familia? Fuiste tú quien lo aceptó, ¿verdad?".

"Sí, fui yo", admitió ella de mala gana. Y añadió: "Pero es para mi querido nieto. Si alguna vez se atreve a dar a luz a una niña, no recibirá más amabilidad de mi parte".

"Mamá…".

Allen abrió la boca, con ganas de hablar más en nombre de Doris, pero dudó y Peggy lo interrumpió con impaciencia. "Muy bien, no te preocupes. Este dinero que ingresará será de ustedes, tú y tu

do abarrotada para que cuatro de nosotros nos apretujáramos aquí, por lo que Sue se mudó a vivir a la casa de su amiga por el momento. Ella es muy comprensiva y puede entender la dificultad de la familia. Ahora tres de nosotros estamos viviendo aquí".

"Ya veo", Laura simplemente asintió.

"¿Por qué sigues ahí parado? Llama a tu hermana y dile que venga a comer con nosotros más tarde", le ordenó Peggy a Allen bruscamente.

"Bien, bien. La llamaré ahora", dijo Allen y llamó a su hermana enseguida.

Sin embargo, cuando Sue escuchó que la invitaron a comer en la casa, pensó que era ridículo y se negó rotundamente. Pero cuando sabía que Laura estaba allí, cambió de opinión y se apresuró a tomar un taxi.

En la casa de Peggy, esta todavía tenía una sonrisa calurosa en el rostro. "Estaba hablando con Sue sobre usted el otro día. Estábamos planeando visitarle en algún momento, pero no esperábamos que viniera tan pronto. Lo siento por haberle molestado, debería haberle visitado primero".

"Por favor no diga eso. Con mucho gusto le visito a usted", respondió Laura con una gran sonrisa.

"Sí, somos una familia de todos modos. Supongo que no importa", dijo Peggy con una sonrisa propia.

Sin embargo, todavía estaba perpleja. Incluso se estrujó la cabeza, Peggy no podía entender por qué la mujer los visitó. Parecía que Laura no tenía intención de ir al grano, por lo que Peggy dejó que su impaciencia saliera a la superficie.

"Sin embargo, todavía no estoy segura de por qué ha venido", sondeó.

Después de detenerse por un momento, Laura suspiró profundamente. "Probablemente haya adivinado. He venido por el asunto entre nuestros hijos".

Con una sonrisa irónica, Laura continuó: "Anthony siempre ha sido un buen hijo. Él sabe cómo manejar su propia vida, y no tengo que preocuparme tanto por él desde que era un niño. Es solo esto... su matrimonio, que no puedo evitar preocuparme".

Al darse cuenta de que Laura quería hablar sobre el matrimonio con ella, Peggy se relajó y la tensión en sus hombros disminuyó. "Por favor no diga eso. He visto a Anthony. Él es un gran hijo, y de hecho es maduro y excelente. Creo que es un buen chico".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir