ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 889 Peggy reniega de Sue

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9152

Actualizado: 2019-12-19 00:02


Peggy no pudo resistirse a sonreír en grande después de escuchar a Anthony profesar su amor por Sue. Esto garantizaba su oportunidad de obtener más dinero de ellos, y por supuesto, estaba más que feliz.

Lo miró y con alegría confirmó su respuesta: "Entonces, eso quiere decir que estarás de acuerdo con mi requisito".

"Casi", Anthony asintió levemente. "Tengo una condición", agregó con tranquilidad y se aseguró de llamar la atención de Peggy.

Al escuchar el consentimiento de Anthony, ya sonreía, por lo que la sorprendió su demanda. '¿Acaba de decir que había una condición?'. Era demasiado difícil pasar por alto el cambio en su expresión. "¿Cuál es la condición?", su rostro relajado y alegre se ponía tenso, a medida que se iba dando cuenta.

"Antes mencionaste que una hija casada ya no pertenece a los padres", comenzó a decir Anthony con una miraba de frialdad. "Entonces, ¿debería pensar que Sue puede olvidarse de su relación contigo si se casa conmigo?".

Peggy parecía confundida con lo que escuchó. "¿Qué quieres decir exactamente?", preguntó con cierta preocupación. '¿De qué está hablando ahora?', pensó. Por mucho que quisiera casarla con él, no tenía la intención de renegar de Sue como hija. Por supuesto que le gustaría mantener el vínculo, de lo contrario, sería un desperdicio no conseguir algo de la fortuna de su yerno.

Trató de leer la expresión de Anthony, y parecía muy serio. Quería que Sue y Peggy dejaran de verse.

Anthony continuó diciendo: "Me gustaría casarme con Sue, no con su familia. Por supuesto, será mi responsabilidad cuidarla, una vez que se convierta en mi esposa y en la madre de mi hijo. Pero ustedes, ¿qué son en todo esto? Solo estorbos para ella". El sarcasmo de Anthony repercutió en todos. Definitivamente, fue ofensivo, y nadie quería perdonárselo.

"¿Qué quieres decir con eso?", Doris no pudo ocultar su molestia por lo que Anthony acababa de decir. "¿Por qué dices que somos estorbos para Sue?", continuó preguntando.

Eso parecía no importarle a él. "¿No es así?", respondió con un tono sarcástico. "Llegaron sin avisar y se apropiaron del apartamento de Sue sin su permiso. La obligaron a mudarse a la casa de una amiga. Ahora díganme, ¿no creen que se han convertido en un estorbo para ella? Está claro que si lo que quieren es dinero, puedo ofrecérselos", dijo en un tono condescendiente, "Pero tendrán que prometerme que después se desvincularán de ella. Ni siquiera se requiere su presencia en nuestra boda". Sonaba distante y burlón. Ciertamente, esperaba que sus comentarios provocaran a estos desagradecidos.

"¡¿Qué?!", Peggy gritó sin poder controlar su temperamento. Acababa de escuchar algo insultante que no podía dejar pasar. "¡¿Qué has dicho?!", le pr

cidido. Por favor, vete ahora con la tía", dijo con firmeza, mientras evitaba sus ojos, y los instó a que se fueran.

"No, no me iré", respondió Anthony, en desacuerdo y la tomó del brazo para detenerla. "Si nos vamos ahora, ¿qué te pasará?", dijo intranquilo. "Terminarás siendo maltratada de nuevo si no reciben el dinero".

Peggy, preocupada de que la negativa de Sue resultara desventajoso para ella, se apresuró a intervenir y le dijo a Anthony: "Solo llévatela. De ahora en adelante, ya no tengo nada que ver con Sue, espero que no olvides nuestro acuerdo. Si no recibo el dinero mañana, la perseguiré otra vez hasta que realices el pago".

"No tienes de qué preocuparte", le aseguró Anthony. "Siempre cumplo mi promesa", la instó a irse, pero Sue no quería moverse. Era tan terca.

En un arrebato de petulancia, sin rodeos, la cargó para llevársela. ¿En realidad creyó que acordaría dejarla aquí sola?

Partir sin ella no era una opción. Nada bueno podía pasarle aquí.

Sue gritaba mientras intentaba soltarse de Anthony. "¡Déjame ir!", la ignoró mientras se dirigía hacia el elevador, con ella aún luchando en sus brazos.

Cuando el ascensor se abrió al fin en la planta baja, un grupo de personas que esperaba pacientemente se sorprendió con el panorama. Sue se sintió avergonzada ante las diversas expresiones en la multitud. Entonces, tuvo que ocultar el rostro en el pecho de Anthony para esconderse.

La sujetaba con firmeza, pero era reconfortante. De hecho, podría quedarse así para siempre. A medida que se acercaban al auto, Anthony se dio cuenta de que ya se había calmado, entonces hizo una broma: "¿Te sientes cómoda en mis brazos? ¿Ahora parece que no quieres dejarlos?".

Sue volvió a la realidad de inmediato al escuchar sus bromas. "Estás hablando tonterías", le respondió en seguida.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir