ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 891 Crisis

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9322

Actualizado: 2019-12-19 16:16


Anthony sonrió ampliamente y comenzó a confesar a corazón abierto: "Así que, Sue, mi amor por ti es puro y sincero y he decidido estar contigo. Sé que he cometido muchos errores y que te he tratado mal y quiero disculparme por todo el daño que te he hecho. Quiero saber si todavía estás dispuesta a amarme como antes".

"Yo...", la voz de Sue se apagó y, tras una pausa, sonrió con amargura. Si Anthony le hubiera dicho esto antes, estaría encantada, sería tan feliz.

Pero no podría forzarse a darle una respuesta, pues, ahora no podía pensar con claridad. Se le pasaban miles de cosas por la cabeza, nublándole las ideas.

Miraba fijamente a Anthony y sacudió la cabeza. "No sé, no puedo pensar con claridad en este momento. Estoy un poco confundida y necesito un poco de tiempo". Mientras lo consideraba, sentía un dolor agudo de cabeza.

"Oye, no hay problema. Está bien. Toma el tiempo que necesites", la tranquilizó él, sin ningún atisbo de decepción a pesar de que lo había rechazado. No quería presionarla. Al contrario, la tranquilizó y la consoló: "Puedo seguir esperando. No importa el tiempo que necesites".

"Quiero irme a casa", dijo Sue, y salió disparada de su asiento yéndose rápido. Ya quería irse de ahí o, de lo contrario, tendría un ataque de nervios. Toda esa presión la mataba.

"Te llevaré a casa", se ofreció Anthony, casi saltando.

Al darse cuenta de que su madre también estaba ahí, la miró. Ella le devolvió una mirada de complicidad. Laura, que comprendía la preocupación de su hijo, sugirió: "Anda tranquilo. Llévala primero a ella, yo tengo que ir a comprar algo, así que puedes recogerme más tarde".

"Gracias, mamá. Vuelvo enseguida", respondió Anthony, y se fue corriendo detrás de Sue. Cuando Sue se apresuraba a irse, tropezó con la puerta y casi se tuerce el pie. Entonces, él se lanzó hacia ella con suma preocupación y la sostuvo: "¡Cuidado! ¿Estás bien? ¿Necesitas ir al hospital?".

"Estoy bien", respondió ella, sacudiendo la cabeza. Estaba realmente conmovida por ese gesto amable de Anthony. Su expresión asustada, su mirada de preocupación y los ojos cariñosos habían derretido el corazón de Sue. Era la primera vez que alguien se preocupaba de verdad por ella.

"¿De verdad? ¿Estás segura?", tanteó Anthony, todavía preocupado por ella. Solo se quedó tranquilo después de que Sue se lo confirmase repetidas veces. Él quería que se quedara más tiempo, pero, ante su insistencia, no tenía más remedio que enviarla a la casa de la familia Zhao. "Si necesitas algo, o quieres comer algo en particular, solo tienes que llamarme. Estaré de guardia todos los días a todas horas. Y una cosa más, acuérdate de seguir el cronograma que recomendaron para hacer los controles regulares del embarazo. Te acompañaré al hospital", le recordó Ant

Hablo con la señorita Sue Wang? La llamo desde la comisaría de la Ciudad Y. Anoche hubo un asesinato en Sunshine Apartment. La víctima es una mujer, embarazada de seis meses. Nuestras investigaciones iniciales apuntan a un sospechoso: Allen Wang. Necesitamos su cooperación en la investigación en curso".

¡Pum! Sue se sobrecogió con el mensaje y su mano empezó a temblar de forma incontrolada. El teléfono se le escurrió y cayó haciendo un ruido sordo. Pero aún podía escuchar la voz de la policía: "¿Hola? ¿Señorita Wang? ¿Sigue ahí?".

"Yo... Sí", logró decir, con voz entrecortada. Hizo todo lo posible para mantener la calma y respondió educadamente: "Gracias. Voy ahora mismo".

Sue se vistió distraída. Tenía tanta prisa que se olvidó de arreglarse.

Mientras bajaba corriendo las escaleras, vio que Sheryl estaba sirviendo el desayuno a la mesa. Esta la saludó: "Buenos días, Sue. El desayuno está listo. ¡Justo estaba pensando en despertarte!".

"¡No voy a desayunar!", la interrumpió Sue apresuradamente. Estaba pálida como un fantasma. Luego, rogó: "Sher, podrías... ¿Podrías llevarme a la comisaría de la Ciudad Y?".

Estaba embarazada y tenía que ser responsable y proteger al bebé. Quería que Sheryl la acompañara porque tenía miedo de que sucediera algo malo y se lastimara el bebé. Necesitaba a alguien con ella que la enviara al hospital si pasaba algo.

"¿Qué sucede?", Sheryl notaba su desesperación. Dejó el plato y corrió a abrazarla, preguntando: "¿Qué pasó? ¡Dime!".

"Es Doris... Ella...", sollozó Sue, incapaz de hablar con fluidez. Sintió que su cerebro iba a explotar. Intentó terminar la oración varias veces: "¡Ella murió!".

"¿Qué?", exclamó Sheryl, en shock y sin aliento. Doris estaba perfectamente hacía unos días. ¿Por qué había muerto de repente?

"¿Cómo? ¿Qué pasó? ¡Cuéntamelo todo!", le pidió, ansiosa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir