ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 894 No temo a los problemas

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7566

Actualizado: 2019-12-20 00:12


Sue dejó escapar un profundo suspiro y dijo: "Conoces muy bien el temperamento de Sheryl. Si le digo de pronto que voy a mudarme, definitivamente, no va a estar de acuerdo, así que deberías darme algo de tiempo para explicárselo con claridad".

"Entonces, ¿eso significa que quieres mudarte conmigo?". Anthony sonrió de oreja a oreja al oír aquello y añadió: "Lo tomaré como un sí".

"Ahora voy", ella vislumbró a Anthony y, en su asombro silencioso, reflexionó: "Te llamaré mañana".

"De acuerdo", él se sintió tan complacido que no pudo evitar sonreír.

Mientras tanto, Sheryl había estado esperando a Sue en la sala de estar, preocupada porque su amiga nunca llegaba a casa tan tarde por la noche. Estaba a punto de llamarla cuando se abrió la puerta, y allí estaba la chica, saltando alegremente en la entrada, con aspecto de sentirse feliz.

Sheryl se acercó de inmediato a ella y la sondeó con una nota de alivio: "¿Por qué regresas tan tarde? ¿Dónde has estado? ¿A dónde fuiste con Anthony?".

"Me invitó a ir a pescar", respondió la joven con una sonrisa.

"¿A pescar?", desconcertada, Sheryl se preguntó: '¿Por qué hizo eso? ¿Está loco?'.

"Tal vez solo quiere que me calme y me relaje, y trata de apaciguar mi emoción, después de todos los problemas que he tenido". Su amiga se quedó sin palabras por un breve momento después de escuchar su respuesta.

Luego, Sue le dirigió una mirada y susurró: "¿Hay algo de comer? Tengo un poco de hambre".

"Sí... ¡Sí! Ven aquí, vamos a la cocina". Sheryl la observó con una expresión de preocupación, y luego continuó: "La abuela sabe que no tienes apetito estos días, así que ha ido al mercado esta mañana y ha comprado pollo fresco para hacer su receta de sopa. Shirley y yo nos comimos gran parte del pollo, pero queda suficiente sopa para ti. ¿Quieres comer también unos fideos?".

"¡Eso sería genial! Gracias", la chica sonrió alegremente, sintiéndose agradecida, y

unos diez minutos después, su amiga ya le había preparado los fideos, además de una tortilla y algunas verduras. El contraste de colores de la comida hizo que a Sue le pareciera exquisita y apetecible.

"¡Guau, la comida se ve deliciosa!", dijo y su boca se hizo agua, todavía más, cuando echó un vistazo a los fideos que S

dó un momento y luego confesó nerviosa: "Me mudaré a la casa de Anthony".

"¿Qué?", dijo la otra mujer, sorprendida, ya que eso estaba realmente fuera de sus expectativas.

Sue había hecho todo lo posible por mantenerse alejada de ese hombre y ahora afirmaba que se iba a vivir con él. Aquello la confundió y preguntó dudosa: "¿Planeas sacrificarte para evitar causarnos problemas?".

"No", dijo, sonriendo cálidamente y confiada: "En realidad lo he pensado y lo he considerado últimamente. Tal y como dijiste, Anthony es el padre del bebé, después de todo".

Entonces, sostuvo la mirada de Sheryl y la tranquilizó: "Además, puedo sentir su corazón y su amor por mí, después de llevarme bien con él en los últimos días, así que... he decidido dar una oportunidad a nuestra relación, y el bebé que llevo dentro también necesita un padre".

"Pero... ¿Realmente te has decidido?", Sheryl trató de medir la expresión de su amiga, ya que estaba profundamente preocupada por su bienestar, y le dijo amablemente: "Sue, no hay posibilidad de arrepentirte si decides hacerlo, pero puede que sea demasiado tarde cuando te des cuenta de que te has equivocado, así que, ¿lo has pensado bien? ¿Estás completamente segura?".

"No lo sé", la joven sacudió la cabeza con impotencia y admitió: "No he pensado demasiado en las consecuencias, pero creo que Anthony no me decepcionará y que será un esposo ideal, como una vez me dijiste", afirmó con convicción.

Sheryl arqueó la ceja y señaló: "Dije eso, pero...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir