ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 907 Una llamada

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8491

Actualizado: 2019-12-22 00:56


"Sher, ¿estás bien?", preguntó Sue, ansiosa. "¿Te duele?".

"Estoy bien", le respondió con una sonrisa tranquilizadora. Sue suspiró aliviada y dijo: "Gracias a Dios que estás bien".

Laura estaba furiosa por lo que había hecho la mujer gorda. "Anthony, llama a la policía ahora mismo. A ver si las leyes de este país pueden proteger a su gente".

Anthony asintió e inmediatamente sacó su teléfono. El hombre que estaba al otro lado retrocedió. Empezó a tirarle de la manga a la mujer y sugirió: "Tía, creo que deberíamos irnos ahora. Si la policía viene de verdad, ¿qué vamos a hacer?".

"¿De qué tienes miedo?", exclamó la mujer en un tono amargo. Agitó la mano y siguió sin remordimiento alguno: "Mataron a mi hija. Solo estoy tratando de buscar justicia. ¿Por qué está mal eso? ¿Por qué tengo que irme?".

"Pero...", replicó el hombre. Intentó convencerla nuevamente para irse, pero la mujer se negaba a escucharlo. Continuaba maldiciendo a Sue hasta que llegó la policía. La mujer corrió hacia el policía tan pronto como lo vio. Señaló con el dedo a Sue e insistió en que tomara medidas para arrestarla. "Señor, el hermano menor de esa mujer asesinó a mi hija. Mi pobre hija estaba embarazada de seis meses. Ni siquiera tuve la oportunidad de ver al bebé. Mató tanto a su esposa como a su bebé. Por favor, tiene que ayudarme".

La mujer comenzó a llorar en voz alta: "Esta familia no solo está cubriendo un crimen, sino que también está tratando de matarme. ¡Por favor, ayúdeme!".

"¿Usted llamó a la policía?", preguntó el policía, aturdido ante la situación. Miró a la mujer, que seguía llorando a un lado mientras un hombre intentaba calmarla.

Cuando lo mandaron ahí pensaba que iba a solucionar una disputa, pero ahora se enfrentaba a un crimen.

"Fui yo", dijo Anthony desde la parte de atrás, sin ningún atisbo de emoción. Una multitud de gente comenzó a juntarse alrededor debido al espectáculo de la mujer. Anthony se dirigió hacia el policía para explicarle.

"Señor, por favor, escúcheme", comenzó. Pero la mujer agarró el brazo del policía; continuaba aferrándose a él y no lo soltaba. "Mataron a mi hija. Debe hacerle justicia".

"Suélteme, primero", le dirigió una mirada impotente a la mujer y prosiguió: "Por favor, señora". Luego, se volvió hacia Anthony y dijo: "Déjeme escuchar su declaración primero. Después, haré lo que tenga que hacer como policía".

"¡Arréstelos! ¡Deténgalos a todos!", gritó la loca. "¡Quiero que se mueran todos!".

"¿Qué está pasando aquí?". El policía finalmente dejó de h

r".

"Le estás dando muchas vueltas", le aseguró Sheryl. "Sé cuidarme. No te preocupes". Después de decir eso, colgó.

Tras empacar todo lo que necesitaba para el viaje, finalmente se sentó y, de repente, empezó a pensar en Charles. Quizás participaría en este viaje también.

Unos días antes se había enterado de que el lugar al que se dirigía era el mismo donde estaba él. Se preguntó si Charles se sorprendería al verla aparecer de repente frente a él.

Pensando y pensando, tenía que tantearlo.

El teléfono no había terminado de sonar una vez y ya la atendió inmediatamente. No podía ocultar su felicidad: "¿Estás ocupado?".

"En realidad no", respondió con su voz suave. El general, se mostraba fuerte y poderoso, pero al reconocer el número, cambió a este tono afable y gentil. "¿Por qué me llamas?".

"Solo quiero saber cómo estás", explicó. "Te extraño. ¿Cuándo vas a volver?", continuó Sheryl en un tono dulce.

"En cinco días. Cuando regrese, iré a la casa de la familia Zhao para encontrarme contigo, ¿de acuerdo?".

"Está bien", asintió Sheryl. "Entonces haré todo lo posible para no molestarte por ahora. Nos pondremos al día cuando vuelvas. Adiós, cariño".

"Muy bien, cielo. Adiós". Los socios de Charles habían oído todo lo que acababa de ocurrir. Después de colgar, los miró y explicó: "Lo siento. Es mi esposa. ¿Por dónde íbamos? Retomemos donde lo habíamos dejado".

Quienes estaban en la sala se sorprendieron ante este cambio repentino en su personalidad. En el trabajo, Charles siempre era firme y fuerte. ¿Quién hubiera pensado que sería dócil como un gatito frente a un ser querido? Ese contraste con su yo habitual los pilló a todos por sorpresa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir